Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Dejó de ser sólo el hermano menor de Gustavo para convertirse en un Nº 9 con identidad propia; la historia de un delantero que no desaprovecha las segundas oportunidades.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
16 de junio de 2016
lanacion.com.ar

El 16 de septiembre de 2014, Walter Bou tuvo la posibilidad de colarse en la historia de Gimnasia. El Lobo visitaba a Estudiantes por la Copa Sudamericana, en la primera serie internacional entre ambos.

Su equipo perdía 1-0 y precisaba un grito para clasificarse por gol de visitante. Centro desde la izquierda, de esos tan venenosos que parecen enviados por una serpiente. Puerta del área chica y arquero casi en la línea del arco. Un trámite para cualquier goleador. Él, en ese momento, no tenía ese mote. Cabeceó apenas desviado y su equipo quedó eliminado. Pero el destino le dio una nueva oportunidad. Y hoy tendrá una segunda chance nada menos que en Boca.

'Hice hasta reserva en Boca, jugué algunos partidos... Ahora quiero jugar en la Primera de Boca, antes no pude llegar, pero ahora estoy confiado en dejar todo por la camiseta de Boca. No sé cómo explicar lo que sucedió en ese momento, me comunicaron que no podía seguir', recordó Bou. Y agregó, ya con unos cuantos entrenamientos encima bajo las órdenes de Guillermo Barros Schelotto: 'Todo esto es muy lindo, también por la situación en que está Boca, en donde se encuentra en la Copa Libertadores'.

Pero hoy todavía recuerda aquél dolor de cabeza por ese gol errado ante Estudiantes. ¿Por qué? Debió bajar a la Reserva; empezar de cero. Esa jugada lo condenó. El año pasado disputó sólo un puñado de minutos en primera división. Walter, de 22 años, no pataleó. Evitó polémicas y, en silencio, comenzó a destacarse. A tal punto que finalizó el 2015 como máximo artillero del certamen, con 12 tantos.

El cuerpo técnico encabezado por Pedro Troglio todavía lo observaba de reojo. Antes, en la consideración de ellos estaban Nicolás Mazzola, Federico Rasic, Franco Niell y Facundo Castillón. Las suspensiones por el bochornoso clásico de verano le abrieron un resquicio y Walter se filtró. Tardó 57 minutos en meter su primer gol y convirtió dos en su debut como titular. Nunca más salió. Cerró el campeonato con siete tantos, en 15 encuentros. Revancha N° 1.

Su muy buen torneo lo devuelve a Boca, club que lo desechó hace dos años y medio. Ahora llega con otra estirpe. La infancia en Concordia, las aventuras en la pensión xeneize e incluso los días a la sombra de su hermano son piezas de un rompecabezas antiguo. Hoy tiene otra espalda, forjada por sus últimos pergaminos.

¿Cómo juega el menor de los Bou (Gustavo tiene 26 años)? Víctor Bernay, ayudante de campo de Troglio y quien más trabajó con Walter en el último tiempo, lo describe para LA NACION: 'Es un futbolista que tiene gran dinámica y eso hace que pueda actuar como referencia o como segunda punta; sabe jugar de frente, aunque no tiene problemas en oficiar de pivote porque tiene buen pase. Y lo más importante es que siempre tiene presente el arco: arma muy rápido el remate a portería y eso lo hace un delantero interesante'. ¿Todos elogios? No. Bernay también se anima a marcar su principal déficit: 'Tiene que mejorar en el juego aéreo. Si bien tiene capacidad de salto, podría pulir el gesto técnico'.

En el último torneo en Gimnasia, con Gustavo Alfaro, terminó jugando como doble 9 con Rasic. Se entendieron bien y Walter también desequilibró por momentos moviéndose por los extremos. 'Mi puesto es de 9, pero no tengo problemas en jugar por todo el frente de ataque o con otra referencia de área', reconoce Bou, para quien será un sueño jugar al lado de Carlos Tevez.

Su llegada al equipo del Mellizo lo ubica ante un lindo desafío personal, ya que deberá pelear por un puesto con futbolistas de la talla de Pavón, Benedetto, Carrizo, Lodeiro, Palacios y Chávez. En el repaso falta Tevez, el primer titular. El resto, deberá luchar por ser titular. Él igual no se achica: 'Voy a dejar todo para dejar una huella en Boca', dijo. Una frase contundente, pero en un tono suave, sin hacer demasiadas estridencias. Así es él. Introvertido y retraído. Un ser casi huraño. Eso sí: lo que tiene de tímido lo tiene de profesional.

Y ojo que Bou no desaprovecha segundas oportunidades. Revancha Nº 2 en marcha.



Riquelme en YouTube
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?