Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El 5 de Boca recordó la vez que no la pasó para nada bien con el entrenador.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
07 de abril de 2020
ole.com.ar
Además, el colombiano se refirió a la sensación de ser campeón, de sus compatriotas y de los consejos de un ídolo del club... Mirá acá los detalles.

Este Boca campeón tiene muchísimos méritos. Y varios, por supuesto, son gracias a la mano de Miguel Ángel Russo, quien desde su llegada cambió algunos hábitos que el equipo arrastraba desde el 2019. No tocó demasiadas piezas, pero sí acomodó a su gusto.


Y dentro de esa reorganización, Jorman Campuzano sea tal vez el componente que más le da la razón al entrenador: el colombiano entró y no salió nunca más, fue clave en el mediocampo del equipo y le ganó el puesto a Iván Marcone. 'Venía aprendiendo con Alfaro a jugar de doble 5 pero no estaba acostumbrado. En mis cuatro años de carrera nunca había jugado con ese sistema, siempre fui 5 solo. Quería aprenderlo igual para crecer. Después llegó Russo y me dio la confianza', contó el volante de 23 años. Aunque eso no fue lo único que dijo de Miguel...




Por el contrario, Campuzano recordó la vez que no la pasó para nada bien con el actual DT de Boca. 'Yo lo conocía al profe Russo. Lo sufrí. Perdí en Colombia una final con él', confesó en una nota que el club le ofreció a los socios mediante una Gacetilla. Ahora bien, ¿a qué se refiere? A la final de la Superliga 2018 que enfrentó a los campeones de los torneos de 2017 y que el Millonarios de Russo (se quedó con el Clausura) le ganó al Atlético Nacional (obtuvo el Apertura) de Campuzano, el que en definitiva terminó siendo el segundo título del entrenador en tierras cafeteras.

Claro que desde ese momento Russo supo que se volvería a cruzar con Campuzano. Y así fue. 'Desde el primer día Russo nos dijo que todo iba en la confianza y que fuéramos una familia, que nos apoyáramos los unos a los otros y eso es lo que se está viendo en la cancha', relata Jorman, quien a los 15 años vivió debajo de un puente en Bogotá y sin comida, y todo por ir detrás de ir detrás de su sueño, el de jugar al fútbol... 'Me siento identificado con lo que vivió Carlitos (Tevez), todo lo que sufrió y que lo muestra en su serie. Desde el primer momento que salió me la vi y estoy esperando que saque la segunda temporada', agregó quien lleva 33 partidos en Boca y un gol, a Godoy Cruz en la Copa Superliga, en el último partido antes del parate.

Ver esta publicación en Instagram

⚽️💯

Una publicación compartida de Jorman Campuzano21 (@jormancampuzano21) el



Y su sueño se cumplió. 'El campeonato que logramos es algo que nadie va a borrar de su mente. Lo que vivimos esa noche… Todavía al día siguiente me tocaba y no lo podía creer ¡Salir campeón con Boca!', contó quien también formó parte de su selección. Y completó: 'Cuando escuchamos el pitazo final, todos nos quedamos mirando a los lados sin saber que había pasado y cuando arrancó a correr el primero… Bueno, una locura ¡Hicimos historia! Una historia que nunca se va a olvidar en los hinchas ni en nosotros'.


Campu relató que está solo en la Argentina ('mi padre, mis dos hermanos y mi mamá están juntos en mi pueblo en Colombia. Estamos en contacto sobre todo lo que está pasando a nivel mundial') y que pese a la preocupación por lo que sucede con el coronavirus, su cabeza está en entrenarse lo mejor posible hasta que todo pase. 'Para nosotros es un poco complicado no tener contacto con la pelota y con el campo, pero yo creo si eres un jugador profesional estás 100% dedicado al fútbol. Trabajas en tu casa, así sea con un plato o una cuchara', contó.

Ver esta publicación en Instagram

💪 💯 @melianhn

Una publicación compartida de Jorman Campuzano21 (@jormancampuzano21) el



Además, Jorman reconoció cómo es la relación con los otros colombianos de Boca. 'El más recochero, en el sentido de hacerte bromas, es Frank (Fabra). Yo soy más de mechar chistes. Y Villa es más de enojarse de nuestras bromas, jaja. Cada quien tiene un poquito para hacer reír', contó. Y siguió: 'Me gusta muy poco buscar 'guerra' en esos pequeños challenges. Porque la verdad que van a salir bailando y ya saben cómo baila Seba (Villa) o Frank (Fabra) y la verdad que no quiero pasar pena bailando en ninguna red social, jaja'.


Obviamente, como suele pasarle a los colombianos que llegan a Boca, el sello que dejaron Óscar Córdoba, Jorge Bermúdez y Mauricio Serna es muy fuerte. 'El Patrón es un modelo a seguir para nosotros los colombianos. Ha logrado muchas cosas con la institución y siempre está ahí dándonos consejos. La primera llamada que recibí de él: un regaño cuando perdí el vuelo. Me hice responsable de eso', dijo y a la vez reconoció cómo es su relación con Sebastián Battaglia, el DT de la Reserva... 'Todos están muy pendientes de nosotros: Román (Riquelme), el Chelo (Delgado), Cascini y hasta el profe de la Reserva, que es el que más títulos tiene de la institución, están pendiente de todos nosotros y nos dan consejos', cerró. Pavada de consejos, ¿no, Jorman?





¿Cuánto sabes de Riquelme?