Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El colombiano siente que perdió terreno, que la competencia hoy es mucha y de jerarquía, e incluso por todo ese combo hasta pensó en irse.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
06 de septiembre de 2019
ole.com.ar
Mirá cómo está la situación del delantero.

La llegada -que no fue- de Franco Cervi estaba supeditada a un par de cuestiones: una, la lógica, las ganas de venir del mediapunta del Benfica, que en definitiva fueron determinantes para que no se hiciera el pase, y la otra, un poco más curiosa, Sebastián Villa. El colombiano siente que perdió su lugar, que la competencia es cada vez más pesada, que está incómodo en la cancha, al punto tal que por todo este combo hasta pensó en irse, lo que sin dudas habría acelerado los tiempos de Cervi u otro delantero.



Cuando llegó en agosto del 2018, Villa fue de menor a mayor porque delante suyo tenía nada menos que a un Cristian Pavón imparable. Así y todo, el punta que venía de ser campeón en Deportes Tolima jugó 18 partidos -nueve de titular- con Guillermo Barros Schelotto en el banco y marcó dos goles (Vélez y Racing). Incluso, jugó de arranque nada menos que en la final de la Libertadores en Madrid ante River en diciembre. Y tras la salida del mellizo y la llegada de Gustavo Alfaro, el hombre Focus no sólo siguió manteniendo su nivel, sino que además lo mejoró.

El colombiano encabaja bárbaro en la nueva propuesta de Alfaro, en esta posición que el DT denonima 'lateral-volante' y es por eso que arrancó este 2019 de titular, jugando mucho y con buenos rendimientos. Además, paralelamente a esto, se le sumaba que Pavón ya no era el mismo, que tenía la cabeza fuera de Boca y que no se sentía cómodo en esta nueva función. Con Lechuga, y hasta ahora, Villa lleva 24 PJ -15 de titular- y un gol a San Lorenzo en la Bombonera.



Pese a eso, de a poco el colombiano de 23 años empezó a bajar su nivel e incluso Alfaro comenzó a buscar alternativas dentro y fuera del plantel. Sin embargo, el detonante fue la llegada de Eduardo Salvio y por dos razones: primero porque le jugó en contra desde lo anímico a Villa, ya que la competencia que traían era de mucha jerarquía y segundo porque Toto se adaptó bárbaro y rápido a lo que le pedía el técnico, convirtió tres goles en siete partidos e inmediatamente le arrebató el puesto.

La realidad es que Villa ya no se siente tan cómodo con la función que tiene que cumplir con Alfaro, al punto tal que ésta y la llegada de Salvio, sumado a que Cervi anduvo revoloteando en los últimos dias, hicieron que llegara a pensar en irse. Porque además, y si bien es cierto que por su manera de plantear el juego el Míster puede poner de titular a un jugador que es suplente y viceversa de un día para el otro, lo que pasó en el Monumental fue fuerte para Villa: no sólo no jugó de arranque (entró en el ST) estando Salvio lesionado (e incluso Zárate), sino que aparte su lugar primero lo ocupó Nicolás Capaldo, volante central, y luego Franco Soldano, delantero...

Por lo visto, la lucha de Villa tendrá un par de capítulos más...



Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?