Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Todos los días el fútbol da muestras de ser un deporte tan impresivible como apasionante, por sus historias y vicisitudes, y porque nada está garantizado de antemano.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
13 de mayo de 2022
es-us.deportes.yahoo.com

Anoche, el Monumental estaba vestido para una fiesta en la que River era el gran favorito.

Sin embargo, un Tigre que en las últimas jornadas había tambaleado y que finalmente avanzó de fase casi con lo justo se adueñó de la noche de cuartos de final de la Copa de la Liga 2022. ¿Y quiénes fueron los principales protagonistas de la gesta que golpeó con dureza a los Millonarios? Nada menos que dos jóvenes nacidos y criados en Boca: Mateo Retegui y Facundo Colidio.

Retegui fue el que dio el primer aviso, muy temprano en el partido, cuando hizo volar a Armani para taparle un zapatazo de 30 metros. Acto seguido, desvió con la cabeza un centro de Zabala con tanta dirección que le fue imposible al arquero de River llegar a sacar la pelota. Fue el 1 a 0 para Tigre y transcurrían apenas 4 minutos. El hijo del Chapa -referente del hockey sobre césped argentino- realizó un primer tiempo notable, con un desgaste físico descomunal.

Nacido en 1999, el oriundo de San Fernando realizó las divisiones inferiores en Boca, club en el que debutó profesionalmente el 17 de noviembre de 2018, de la mano de Guillermo Barros Schelotto como DT, ante Patronato, cuando ingresó a 10 minutos del final del partido en reemplazo de Carlos Tevez. Sin embargo, la superpoblación de figuras en el conjunto xeneize lo obligó a buscar otros rumbos: en la temporada 2019/20 estuvo a préstamo en Estudiantes y la siguiente fue a Talleres de Córdoba. Para este 2022, la llegada de Darío Benedetto y el buen presente de Luis Vázquez (más la presencia de Orsini, contratado seis meses antes), obligó a Retegui a encarar un nuevo destino, y allí apareció el Tigre de Diego Martínez para convencerlo de que podía tener un lugar. Si bien tuvo que luchar el puesto con Pablo Magnín (el 9 del ascenso), anoche en el Monumental, el entrenador confió en él para ser titular y respondió con una actuación determinante.



Mateo Retegui en el vestuario de Tigre tras la victoria ante River

Al término del encuentro, sorprendió que en las declaraciones a la televisión, Retegui se enteraba de boca de los periodistas que Argentinos Juniors sería el rival para las semifinales. Claro, cuando Retegui se encaminaba al campo de juego para comenzar el partido con River, todavía se estaba definiendo por penales el choque entre los de La Paternal y Estudiantes, en La Plata. “Estoy muy contento porque le ganamos a uno de los rivales más difíciles y al que mejor juega”, dijo Mateo, que se encontró con su papá, el Chapa, y le obsequió la camiseta. Antes, subió una historia a su Instagram en la que está con varios compañeros, casualmente con pasado en Boca como él: Ezequiel Fernández, Oscar Salomón y Agustín Obando (faltaban Colidio y el arquero suplente, Roffo).

La joya de la cantera

El caso de Facundo Colidio es bien diferente al de Retegui. El santafecino, de 22 años, interceptó un pase de Paulo Díaz, luego lo desairó con un amago y definió ante la salida de Armani para enmudecer al Monumental y sellar el 2-1 de la clasificación.

Surgido de Rafaela, ingresó en las inferiores de Boca a los 14 años y deslumbró enseguida, a tal punto que en 2017 el diario inglés The Guardian lo incluyó en una lista de los 60 sub 18 con mejor proyección en el mundo. Pero en ese mismo mercado de pases, se fue a Europa. Estaba en el radar de Juventus, Manchester City y Atlético de Madrid, entre otros. Pero se lo llevó el Inter. Su venta, a cambio de cerca de US$ 9.000.000, generó un escándalo en Boca, donde se cuestionaba que se vendiera a la joya de inferiores que no habían podido disfrutar ni un minuto en primera.

“Baby Dybala” y “El nuevo Mauro Icardi” fueron los primeros apodos que escuchó no bien empezó a jugar en tierras italianas. Pero la ilusión de una rápida carrera estelar duró demasiado poco. Al igual que lo que le ocurrió en Boca, Colidio jamás llegó a jugar en la Serie A. Disputó 112 partidos con la camiseta de Inter y anotó 26 goles. Pero todos en divisiones menores.

Luego estuvo dos temporadas en el Saint Truden, de la primera división de Bélgica, donde jugó 26 encuentros, anotó 3 goles y dio 6 asistencias. Y a comienzos de este año recaló en este Tigre que reforzó el plantel del ascenso con estas joyitas de pasado xeneize. Y, lo que son las vueltas de la vida, fueron protagonistas excluyentes de la eliminación de River.

Riquelme en YouTube
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?