Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Los dos tuvieron un balance económico superavitario y ganaron el campeonato económico.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
16 de noviembre de 2017
clarin.com
Los hinchas de uno y otro club están acostumbrados a ir a festejar conquistas deportivas al Obelisco, un ícono de la Ciudad de Buenos Aires. Así que está claro que ni unos ni otros irán a celebrar por un balance económico positivo, por más que se trate de números récord para ambas instituciones.

Aunque sí sirve de sustento y base para poder armar planteles competitivos que después logran dar vueltas olímpicas en el campo de juego: Boca y River, los dos colosos del fútbol argentino, ganaron el campeonato económico y tienen un motivo para festejar.

Los números de Boca

De acuerdo a lo que marca el ejercicio 113 de la institución, comprendido entre el 1° de julio de 2016 y el 30 de junio de 2017, Boca tuvo un aumento patrimonial de 407 millones de pesos.

En el balance de Boca se destaca que el 75% de la utilidad es el resultado positivo originado en la compra y venta de futbolistas. El 25% restante es netamente operativo y marca un incremento exponencial al compararlo tanto con el ejercicio anterior como con todos los balances de la última década, según marcaron desde el club de la Ribera.

Otro de los aspectos más destacables es el crecimiento de los ingresos comerciales , que a través de los sponsors y licencias se duplicaron en los últimos dos años. Y que los activos aumentaron un 10 por ciento.

Pero la compra-venta de jugadores, que durante el último ejercicio significó un superávit de 300 millones de pesos que ingresaron a las arcas del club, es el indicador más potente para que el balance haya sido record. En el primer semestre de 2017, a la tesorería de Brandsen 805 entró una fortuna debido a las ventas de Carlos Tevez (al Shanghai Shenua, de China, por 11 millones de dólares); de Rodrigo Bentacur (a la Juventus de Italia, también por 11 millones de dólares); del juvenil Facundo Colidio, quien no llegó a debutar en Primera (al Inter de Italia a cambio de 5 millones de dólares); de Andrés Chávez (al Panathinaikos de Grecia, por 1,6 millones de dólares); y un porcentaje de la venta de Leandro Paredes de Roma a Zenit de Rusia (5.850.000 de dólares).

“Todos sabemos que cuando el club está ordenado los éxitos deportivos son más probables”, sostuvo el presidente de Boca, Daniel Angelici, al momento de anunciar ante la Asamblea de Representantes de Socios el número que arrojó el balance.

Desde la oposición, si bien consideran que los números son buenos, objetan que esto depende exclusivamente de la venta de jugadores. “A pesar de haber recibido un club con 60 mil socios y ahora tener 190 mil asociados, de recaudar cuotas sociales un 1400% más que al inicio de la gestión, cuando en el mismo período la inflación fue del 400% y por abonos se recauda un 700% más, si no se venden jugadores no hay superávit”, expresó José Palazzo, vocal titular de la mesa directiva de la Asamblea de Socios de Boca, en representación de la minoría. Y agregó: “Las principales decisiones políticas administrativas y hasta deportivas en Boca las toman los gerentes. La mayoría de los integrantes de la Comisión Directiva no participa de ninguna decisión. En Boca se gasta todo lo que se genera”, apuntó el dirigente opositor.

Al margen de esta crítica, Angelici habló con el aval de los números del nuevo ejercicio económico. “Estamos frente al mejor balance en la historia del club. Estos resultados económicos nos permitieron: ser uno de los pocos equipos que no tiene deudas con la AFA, ni financieras; estamos completamente al día con los sueldos de jugadores, cuerpo técnico y trabajadores; y sobre todo nos permitió alcanzar logros deportivos, como la estrella 66 (el último torneo local) y nos permite soñar con muchos más éxitos para el próximo año”, aseguró el presidente de Boca.

Los números de River

En Núñez también hay motivos para sonreír en cuanto al aspecto económico. El balance dio un superávit de 310 millones de pesos, un 51% superior al del año pasado. Por ende, el ejercicio comprendido entre el 1 de septiembre de 2016 y el 31 de agosto de 2017 es 'el más importante en los 116 años de historia' de la institución millonaria, según informaron sus dirigentes. Además, vino con yapa: se eliminó el 100% de las deudas financieras.

El año pasado, River había tenido un saldo a favor de 205 millones de pesos, es decir que la ganancia se aumentó en 105 millones. El balance es el último de la actual Comisión Directiva (el 3 de diciembre habrá elecciones), que en 2013 tomó el club con un patrimonio neto negativo de 200 millones de pesos. Hoy, el patrimonio es positivo y asciende a 900 millones de pesos. También había un pasivo de 580 millones. Y si bien en la actualidad el pasivo es de 1.100 millones, un poco menos de la mitad (500 millones) representa la deuda exigible.

“El pasivo no puede tomarse en forma aislada. Hay que analizarlo dentro de un contexto y tener en cuenta los activos del club, que en este momento son de 2.025 millones de pesos. Eso da un patrimonio neto de 900 millones a favor. Además, se eliminó todo el pasivo financiero, que era un gran mal para el club”, le explicó el tesorero Andrés Ballotta a Clarín.

Desde la oposición, de todos modos, salieron a cuestionar el elevado monto del pasivo. “Desde 2014 River es un club mucho más endeudado que lo que históricamente fue. El pasivo a valores constantes y en términos relativos está en sus peores niveles', expresó Antonio Caselli, uno de los candidatos opositores. Pero desde el oficialismo remarcan que River llegó a pagar 12,5 millones de pesos por mes en intereses. Y eso ya es historia. El tesorero Ballotta comentó: “En 2013 el pasivo era dos veces más grande que el ingreso anual. Hoy es un 50 por ciento y está controlado”.

Para paliar esta situación River recurrió, en la actual gestión, a un fideicomiso privado. Y tomó préstamos de bancos, a bajas cuotas de interés, para saldar las cuentas con la Asociación del Fútbol Argentino. Hoy, además de eliminar esa deuda con la AFA, dejó el fideicomiso y las cuentas en los bancos en cero. Para terminar de efectuar estos pagos fueron clave los US$ 18 millones que ingresaron por la venta de Sebastián Driussi al Zenit de Rusia, en julio, y los US$ 12.528.000 por la rescisión unilateral de Lucas Alario, quien se fue al Bayer Leverkusen alemán, en agosto.

Otra de las cosas que Ballotta destacó fue que el club pasó en cuatro años 'de estar casi en cesación de pago a que se esté balando de una remodelación del estadio Monumental”. En ese sentido, desde el oficialismo subrayan que cuando la actual Comisión Directiva asumió la conducción del club en diciembre de 2013 algunos le recomendaban a D’Onofrio que River entrara en concurso de acreedores, pero el titular de River se opuso.

“Es inadmisible que el superávit lo estén pagando los socios con el brutal aumento de la cuota social y los abonos. Hace veinte años, los ingresos por socios eran el 10% de los ingresos totales, y hoy son cercanos al 30%”, se quejó Caselli. Desde las oficinas de Udaondo y Figueroa Alcorta aseguraron en cambio que el ingreso por socios apenas representa un 15 por ciento de la totalidad de los ingresos.

El cambio en la economía del club se produjo a través de un plan que incluyó varias etapas. En el primer año, se apostó por un fideicomiso privado y una refinanciación de las deudas con los proveedores. En el segundo año, se mejoraron los ingresos a partir de la profesionalización de las áreas, sobre todo en Marketing. Así, se reinstaló la marca River en el país y en el mundo. Para ello, fueron clave los éxitos deportivos: primero el torneo local y la Copa Campeonato con Ramón Díaz, y luego las Copas Libertadores, Sudamericana, Suruga Bank, Recopas y la Copa Argentina con Marcelo Gallardo.

Además, hubo un gran incremento de la masa societaria y la creación de “Tu Lugar en el Monumental”, con los abonos incluidos. “Nos propusimos vivir de los ingresos genuinos del club”, afirmó Ballotta. En el tercer año cancelaron la deuda con la AFA y en el cuarto año eliminaron los pasivos financieros, el fideicomiso y los préstamos de diferentes bancos.

También fueron fundamentales los aumentos por venta de entradas, publicidad, ingresos de televisión y venta de jugadores. En este último ítem, en este balance hubo una entrada de 691 millones de pesos. mientras que River compró por 400 millones. Por ende, en ese rubro también tuvo un saldo positivo de 291 millones. Así, como en Boca, ese aspecto tuvo un peso fundamental para que los números fueran positivos y se ganara el famoso campeonato económico.

¿Cuánto sabes de Riquelme?