Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

A 20 años de las tres jugadas del Virrey que cambiaron la historia.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
20 de junio de 2020
lanacion.com.ar
Boca venció a Palmeiras por 4-2 en la serie de penales tras igualar sin goles.

El vestuario visitante del estadio Morumbí parecía ajeno al bullicio que impactaban las tribunas superiores. Los jugadores de Boca fueron entrando en una fila casi perfecta, sin salirse del carril de su conductor, Carlos Bianchi, siempre el primero en ingresar en los camarines. Nadie dijo nada, apenas unos susurros. El 'traje del partido' de cada futbolista estaba colgado de un gancho de la pared. Nadie sabía nada. Sólo unos pocos intuían la jugada, como el preparador físico Julio Santella y uno de sus ayudantes de campo, Carlos Ischia. Sólo ellos. No bien los jugadores empezaron a cambiarse y tomaron la camiseta, se dieron cuenta que debajo había una nota. En realidad, fueron 18 fotocopias prolijamente pegadas con cinta blanca que correspondían a una entrevista publicada por LA NACION dos días después del 2-2 de la primera final de la Copa Libertadores en la Bombonera. Hablaba Luiz Felipe Scolari, entrenador de Palmeiras, y el título decía: 'Ya nos sentimos campeones'.


Eso fue potenciando el ánimo de los jugadores, la temperatura interior fue subiendo. Sintieron la provocación, lo tomaron como un desafío y dijeron: '¿Y éste quién se cree que es?' . Ya no escuchaban a los 72.000 hinchas de Palmeiras que los esperaban escalones arriba en el Morumbí. ¿Cuándo se le ocurrió esa jugada emocional a Bianchi? 'No bien lo leí. Yo quería jugar la revancha ya, al otro día. Ellos tenían un muy buen equipo y evidentemente estaban muy confiados. El medio campo de Palmeiras tenía a Sampaio, Galeano, Alex y Rogerio, era de primer nivel, pero yo también confiaba en las condiciones nuestras. No llegábamos como queríamos por lesiones, pero Boca tenía lo suyo también', contaría Bianchi bastante tiempo después. El DT xeneize más ganador de la historia ya en ese momento era lector de la edición impresa del diario LA NACION y Olé, entre otros. Incluso en la actualidad no solo le gusta consumir noticias de la Argentina papel en mano, también recibe por intermedio de un amigo tres diarios de Francia: Le Figaro, Le Parisien y L'Unión (de Reims).


Boca dio la vuelta olímpica en Brasil un 21 de junio de 2000, luego de empatar 0-0 e imponerse en los penales por 4-2, tras la gran actuación de Oscar Córdoba, que desvió los remates de Asprilla y Roque Junior. Así, el club de la Ribera volvió a ganar el trofeo después de 22 años. Bianchi y los jugadores confiaban, pero también se sentían en jaque ante determinadas opiniones. El Virrey había sido criticado por una respuesta tras la primera final: 'Recuerdo que una vez Boca fue al ataque en Palmeiras y no le fue nada bien... [N. de R: se refería a Palmeiras 6 vs. Boca 1, cuando César Luis Menotti era el técnico, por la Libertadores 94] . Yo conozco todos los puntos fuertes y los débiles de Boca. Y sé cómo debo parar al equipo en una circunstancia como ésta. Después hay que ver cómo llegamos. Palmeiras cuenta con sus jugadores al cien por ciento. Boca no... Voy a tratar de poner un equipo que esté preparado para correr, sobre todo, o para estar en el nivel del ritmo que va a imponer Palmeiras. Si ellos pueden, nosotros también. Guardamos todas nuestras posibilidades para la revancha'.



Boca iba a atacar en Brasil (de hecho, le anularon mal un gol a Palermo a los tres minutos por un off-side inexistente de Arruabarrena) pero iba a elegir cuándo. Y cuando fue campeón, el técnico se acordó de las críticas que le marcaban que 'Boca jugaba con un sistema viejo, obsoleto para el nuevo orden del fútbol'.

'Cuando yo me siento a comer, como lo que me ponen', suele decir Carlos Bianchi cuando habla de fútbol y de los sistemas tácticos. Y agrega: 'Los sistemas siempre los definí en función a los jugadores que tenía, me acomodaba a las situaciones'. Es una forma de explicar que él siempre se adaptó a las características que tenía para delinear el modelo de juego que elegiría para sus equipos. Esa semana de junio estaba a 90 minutos de ser campeón de América con Boca, pero igual recibía críticas. No del mundo Boca, pero sí de algunos sectores del periodismo. La ida con Palmeiras no había salido como hubieran preferido los xeneizes y ese 2-2 había dejado una sensación extraña en la Bombonera. Arruabarrena había hecho dos goles, pero los tantos de Pena y Euller le habían agregado suspenso a una final que, incluso en los días previos al desquite en San Pablo, se esperaba con tensión.



Boca jugaba 4-3-1-2. '¿Y la Juventus de Zidane cómo jugaba?' , comparaba con el equipo italiano por esos tiempos Bianchi porque muchos veían lo moderno en los espejos europeos. Tras la revancha, el Virrey apeló a la ironía por las críticas recibidas y una jugada de Felipão Scolari que había dicho -un día antes- que estaba todo arreglado para que gane Boca: 'Ganamos jugando al fútbol. Para los que decían que utilizábamos un sistema viejo y para los que hablan porque tienen horas para hablar; demostramos que fuimos campeones jugando al fútbol. Coronamos dos años bárbaros', se desahogó.



Los datos de Ischia a Córdoba y el oficio de quienes rodeaban a Riquelme

La jugada motivacional fue clave en la final. Pero también las planificaciones vinculadas con el juego, cómo respondió ese equipo de Boca ante las lesiones y ausencias de figuras de peso durante todo el recorrido de la Copa Libertadores. Y las indicaciones de Carlos Ischia a Oscar Córdoba para irle pasando, uno por uno, las informaciones de hacia dónde patearían los ejecutores de Palmeiras mientras iban caminando desde el círculo central al punto penal. Ischia se paró detrás del arco y le iba diciendo al arquero colombiano los datos estudiados: sólo no acertó el lado para dónde tirarse en un penal.

Las atajadas de Córdoba en la final fueron un trabajo en equipo, pero la 'decisión' de Bianchi en San Pablo no fue haber puesto como titulares al tridente que más lo representaba en su ciclo desde 1998 (Riquelme, Barros Schelotto y Palermo) sino ubicarlos en un contexto. El 4-3-1-2 no se modificaría y los laterales Ibarra y Arruabarrena seguirían pasando al ataque, pero en la línea de volantes necesitaba reforzar la marca, el oficio y el despliegue físico: así fue que quienes rodearon al enganche ese día fueron José Basualdo, Cristian Traverso y Sebastián Battaglia. Tuvo en cuenta el partido de ida, pero también la experiencia en la revancha en México, ante América.


Boca, en todo el semestre, había sido golpeado por las lesiones. Mauricio Serna se rompió los ligamentos de la rodilla izquierda; Palermo se recuperaba de otra rotura de ligamentos (volvería recién en cuartos de final, ante River), Riquelme también padeció lesiones, Guillermo Barros Schelotto, Marcelo Delgado.



Un equipo con más de 20 titulares

Una de las mayores virtudes de Bianchi como DT era que trataba con la misma importancia al suplente que al titular. Impulsor de las conductas de equipo, de que para lograr un objetivo se iba a necesitar de todo el grupo, estaba atento a la evolución de cada jugador porque todos cumplían un rol. Algunos jugaban más, otros jugaban menos, pero el Virrey se las arreglaba para mantener a todos motivados. Los jugadores sabían que las oportunidades estarían, pero ellos deberían estar preparados para cuando esa chance les llegue.

El gol de Samuel a América de México, el de Palermo a River, las atajadas de Córdoba en la definición por penales ante Palmeiras. Riquelme jugó bien de principio a fin. Pero, ¿cuántos recuerdan que Antonio Barijho hizo goles importantes, sobre todo a América de México, y fue titular en 9 de los 14 partidos de la Libertadores? ¿Y que Julio Marchant fue la figura de un éxito importante ante Peñarol 3-1, en la Bombonera? ¿O que el Vasco Arruabarrena hizo 5 goles, una marca extraordinaria para un lateral? ¿En la retina de cuántos se valora que un juvenil Omar Pérez fue el más destacado en el primer éxito como local, ante Universidad Católica, por 2-1? Ni siquiera había sido titular. Estaba lesionado Riquelme, La Paglia arrancó el partido como enganche y a los 4 minutos del primer tiempo salió lesionado. Entró Omar Pérez y fue el jugador más destacado de esa noche.

En la etapa final del recorrido, el medio campo titular de Bianchi era ofensivo: Marchant, Traverso y Gustavo Barros Schelotto, más Riquelme. Cagna se había ido a Villarreal, Serna estaba lesionado y Basualdo estaba en bajo nivel, aunque a Pepe solía utilizarlo desde el arranque en los partidos como visitante. El Patrón Bermúdez fue figura en el 0-0 ante Peñarol, en Uruguay; Arruabarrena hizo dos goles en la primera final, y tomaron más relevancia por el resultado decisivo en San Pablo. Nicolás Burdisso, Fernando Navas, José Pereda y Aníbal Matellán también tuvieron la oportunidad de ser titulares en el recorrido.

Hasta Alfredo Moreno, otro producto de la cantera que ese año había mostrado su carta de presentación ante River, en Mar del Plata, se dio el gusto de hacer cinco goles en un mismo partido, en la goleada ante Blooming 6-1. Pero hubo más actores que tuvieron su espacio y lucimiento en el recorrido, desde el propio Mellizo Gustavo hasta un Chelo Delgado que aportó su jerarquía y un Christian Chaco Giménez muy valorado por el DT 'porque siempre te aseguraba jugar los partidos con once futbolistas'.



El gol del ciclo (Samuel) y el cambio de la Copa (Battaglia)

La noche del 7 de junio de 2000 en el Distrito Federal era inestable. América veía que su sueño era posible. Ganaba 3 a 0 a nueve minutos del final y parecía estar más cerca del quinto gol que del cuarto, eso lo decía todo. O casi. Los 120.000 hinchas mexicanos habían abandonado su postura hospitalaria, transformando el partido en una guerra contra cualquier argentino que se les cruzara. Caían botellas de vidrio, entre otras cosas. Hasta que apareció el cabezazo de Walter Samuel. El gol del 1-3 y que posibilitó la clasificación a la final por el 4-1 conseguido en la Bombonera. Tanto en la cancha como en las repeticiones de la TV, se vio a Bianchi festejando en cámara lenta: 'Pensé que Samuel estaba amonestado. Por eso era una mezcla entre festejar el gol y.' Porque el segundo central xeneize, en la locura de la celebración, en esa carrera loca, se había sacado la camiseta.



Boca la había pasado mal en los 2.250 metros de altura del Distrito Federal y el América, además, era un muy buen equipo. Quizás por eso, después de la primera semifinal, se dio esta escena en el playón de la Bombonera. Tras sacarle tres goles de diferencia en un estadio xeneize que era una fiesta, todos celebraban yendo más allá que la revancha. Todos menos. Bianchi. 'Nos estábamos retirando en el playón del estadio cuando le digo: '¿Qué te pasa, Carlos? ¿No estás contento?' . Él me miró y me contestó: 'Y. me hubiera gustado un golcito más'. ¡Fijate qué claro que lo tenía!', explica ahora Julio Santella, histórico preparador físico del Virrey.

Ese cabezazo fue el gol del ciclo. Porque ese Boca de Bianchi nunca había estado contra las cuerdas como esa noche. Ningún otro equipo lo puso así, tan en jaque, por rendimiento y resultado. Bianchi había hecho un cambio a los 26 minutos del primer tiempo (Battaglia por Marchant), algo inusual en él. Sin ese gol de Samuel no hubiera venido lo que sucedió después: las finales ante Palmeiras y Real Madrid, en Japón. Por eso, en el vestuario, el DT le dijo al plantel: 'Ahora no nos para nadie. Está en nosotros demostrar que somos los mejores. Hoy nos la pusieron muy difícil, pero seguimos en carrera porque somos un equipo solidario. Todos para uno y uno para todos. Esa es la verdadera fortaleza. Así se ganan los títulos', los arengó, convencido.

'Quedate tranquilo Martín, te espero en la final de la Copa Libertadores y la ganamos.' Estas fueron las palabras textuales que Bianchi le dijo a Palermo el 15 de noviembre de 1999 cuando lo visitó en La Plata, un día después de que se conoció la grave lesión del goleador en el torneo Apertura: rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. El por entonces hombre del mechón rubio abrazó al técnico y lloró. Todos aseguraban que necesitaría ocho meses de recuperación y, se sabe, volvió antes. Luchó contra el reloj. 'El creyó en mí y me dio ánimo cuando estaba por el piso. Se lo agradezco, de todo corazón', le reconocería Palermo al DT después, en una entrevista con LA NACION , y también les dio muchos méritos al doctor Jorge Batista y el kinesiólogo Rubén Araguas, claro, quienes lo acompañaron clínicamente en todo el proceso de recuperación.



La goleada de Boca ante River 3-0, en el desquite por los cuartos de final, quedó marcada para los hinchas en el gol de Palermo, el día del regreso tras la dura lesión, y en el caño de Riquelme a Yepes. Desde lo futbolístico, hubo un cambio superador esa noche: el ingreso de Sebastián Battaglia resultó decisivo para destrabar una serie que, hasta ese momento, iba a los penales.

Segundo tiempo, 29 minutos. Bianchi decide el ingreso de Battaglia por Gustavo Barros Schelotto. El Virrey siempre confió en el despliegue del hoy DT de la reserva xeneize, un futbolista completo porque tenía quite y recuperación, un timing defensivo para saber leer jugadas en los cruces y relevos, y también se desprendía con criterio y llegaba a pisar el área rival, además de tener un interesante juego aéreo para convertir goles de cabeza. No por nada Alfio Basile lo resumió muy bien cuando lo dirigió en su Boca, entre 2005 y 2006 'el equilibrista', lo llamaba. Justamente a partir de ese despliegue fue que Trotta le cometió el penal a Battaglia (que luego convertiría Riquelme para el 2-0) en la Bombonera:

'Entro por el Mellizo Gustavo y me paro de volante por la izquierda. Carlos (Bianchi) me había pedido, como siempre, que fuera ordenado. Y que trate de sumarme al ataque cuando vea la oportunidad. No es lo mismo esa libertad que estar jugando como Nº 5. A los 39 minutos del segundo tiempo, estábamos atacando por la izquierda. Viene un rechazo corto y la pelota me queda a mí. La freno, veo que me viene a marcar Pereyra y en un ataque de habilidad se me ocurre tirarle un caño. Lo paso en velocidad, entro al área, punteo la pelota y Trotta me cruza. Penal', describió el mes pasado el ex mediocampista a LA NACION . Y el propio Battaglia es quien en el epílogo rompe líneas y termina asistiendo como un wing izquierdo a Palermo en la jugada del 3-0: 'Fue la gran explosión de todos. Un montón de situaciones que hicieron que el final fuera de película. Fue realmente impresionante. Esa jugada desató el delirio', resumió Battaglia.



El 21 de junio de 2000 Boca volvió a levantar la Copa Libertadores tras 22 años. Tuvo varios protagonistas decisivos, clave. Desde las atajadas de Córdoba, la presencia defensiva que transmitían entre Bermúdez y Samuel, el rol clave que les depararía el destino a Traverso y Battaglia, el fútbol de Riquelme, la dupla de delanteros y amigos, Guillermo y Palermo. En realidad, fue un equipo con más de 20 titulares. Y un conductor que supo rearmarse ante la adversidad y poner al equipo por encima de todos. Un Bianchi auténtico y exultante que se fue del Morumbí con esta frase: 'Les dije a los jugadores que disfruten el momento, que lo festejen porque esto no se consigue todos los días. Hicieron un gran esfuerzo para lograrlo. Los jugadores son los más importante que tiene el fútbol, sin un grupo inteligente no se hubiera llegado a esto. A mí también me gustará festejarlo con la familia, con los míos. Es que yo tuve mucha suerte en ganar dos Copa Libertadores y no sé si se va a repetir. ¡Déjenme disfrutar!'.

Algunos puntos de referencia de Boca en esa Copa Libertadores

El equipo que debutó ante Blooming, en Bolivia (4-4-2): Oscar Córdoba; Hugo Ibarra, Jorge Bermúdez, Walter Samuel y Aníbal Matellán; José Basualdo, Cristian Traverso, Sebastián Battaglia y José Pereda; Guillermo Barros Schelotto y Antonio Barijho.



El equipo que levantó la Copa ante Palmeiras, en Brasil (4-3-1-2): Oscar Córdoba; Hugo Ibarra, Jorge Bermúdez, Walter Samuel y Rodolfo Arruabarrena; José Basualdo, Cristian Traverso y Sebastián Battaglia; Juan Román Riquelme; Guillermo Barros Schelotto y Martín Palermo.

Los goleadores: Antonio Barijho (6), Alfredo Moreno (6), Rodolfo Arruabarrena (5), Juan Román Riquelme (3), Jorge Bermúdez (2), Julio Marchant (2), Guillermo Barros Schelotto (1), Gustavo Barros Schelotto (1), Marcelo Delgado (1), Cristian Traverso (1), Martín Palermo (1) y Walter Samuel (1).

Las asistencias: Juan Román Riquelme (8), Guillermo Barros Schelotto (5), Marcelo Delgado (3), Sebastián Battaglia (2), Omar Pérez (1), Julio Marchant (1), Hugo Ibarra (1), Antonio Barijho (1), Jorge Bermúdez (1) y Cristian Traverso (1).




Los que más jugaron: Oscar Córdoba (14), Walter Samuel (14), Jorge Bermúdez (14), Hugo Ibarra (13), Sebastián Battaglia (13), Cristian Traverso (13) y Rodolfo Arruabarrena (13). Fuente Opta.



La estadística en esa Copa. Partidos Jugados: 14 / Ganados: 7 / Empatados: 4 / Perdidos 3 / Goles a favor: 30 / Goles en contra: 16

Las estadísticas de Bianchi hasta ese momento como DT de Boca. Había asumido el 2 de julio de 1998: Partidos dirigidos: 132 / Ganados: 79 / Empatados: 32 / Perdidos: 21 / Goles a favor: 251 / Goles en contra: 116 / Porcentaje de puntos conseguidos: 67,9.

¿Cuánto sabes de Riquelme?