Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

El Xeneize recibirá al Deportivo Cali este jueves en la Bombonera con la obligación del triunfo para confirmar su pase a los octavos de final.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
26 de mayo de 2022
infobae.com

Boca Juniors transitó la semana con la felicidad que le brindó haberse consagrado en la Copa de la Liga. El último domingo, en Córdoba, el Xeneize goleó 3 a 0 a Tigre y se adjudicó el torneo local. Sin embargo, el plantel no puede relajarser porque este jueves volverá a disputar una “final” por la Copa Libertadores.

El equipo que comanda Sebastián Battaglia recibirá en la Bombonera a Deportivo Cali, con la obligación de obtener el triunfo. Un empate o una derrota lo eliminará del certamen más importante del continente y tendrá que conformarse con jugar los octavos de final de la Copa Sudamericana contra los punteros de las zonas previas.


Por supuesto, el gran objetivo del año en Boca Juniors sigue siendo la Copa Libertadores, por eso jugará con el mejor equipo a disposición. Vale recordar que para este encuentro, Battaglia tendrá dos sensibles bajas: Sebastián Villa, porque aún adeuda una fecha por la sanción recibida a raíz de los incidentes ante Atlético Mineiro en la edición pasada, y Luis Advíncula por lesión.



El colombiano cumplirá con este juego ante el Cali la sexta fecha que recibió y podrá decir presente a partir de los octavos de final, ya sea de la Copa Libertadores o de la Copa Sudamericana. En su lugar jugará el Changuito Zeballos, y así el entrenador mantendrá el esquema 4-3-3 que tan buenos rendimientos le viene dando en los últimos partidos. Juan Ramírez saldrá desde los relevos.

Por su parte, en lugar del peruano Advíncula, quien sufrió un desgarró y estará al menos 21 días inactivo, se ubicará como lateral derecho Nicolás Figal. El ex defensor de Independiente además de marcador central, se puede desempeñar en ese sector.

De hecho, Figal rindió muy bien cuando le tocó jugar en ese sector (contra Always Ready en la altura y frente Tigre, en la última jornada de la Copa de la Liga hace dos semanas). También jugó algunos minutos en el complemento ante Defensa y Justicia. El lateral Marceo Weigandt, aún sin ritmo futbolístico tras su cirugía en el hombro, esperará su oportunidad en el banco.

En tanto, el zaguero Marcos Rojo dirá presente tras cumplir con las cinco fechas de suspensión por haber participado de los incidentes luego del partido en los vestuarios, en una lista de castigados que incluyó a Carlos Izquierdoz, Diego González y Javier García, quienes fueron cumpliendo de a uno. El resto de los futbolistas serán los mismos que vienen de golear al Matador en el estadio Mario Alberto Kempes. Es decir que Boca Juniors formará con: Agustín Rossi; Nicolás Figal, Carlos Izquierdoz, Marcos Rojo, Frank Fabra; Guillermo Pol Fernández, Alan Varela, Oscar Romero; Eduardo Salvio, Darío Benedetto y Exequiel Zeballos.



El encuentro se jugará este jueves a partir de las 21 en La Bombonera, será arbitrado por el chileno Piero Maza y televisado por Fox Sports. El Grupo E tiene dos líderes, Deportivo Cali y Corinthians con 8 puntos, luego sigue Boca con 7 y cierra el Always Ready boliviano con 4 unidades. Boca avanzará a los octavos de final de la Libertadores si gana, pero si empata ingresará en el terreno de los milagros ya que precisará que a las misma hora Always Ready supere por tres goles de diferencia a Corinthians en San Pablo, un resultado casi imposible.

En el caso de quedar afuera de la Libertadores, ya sea con un empate o una derrota, los Xeneizes tienen casi asegurada su participación en la Sudamericana, torneo al que se clasificarán los terceros de cada una de las zonas. De todas maneras, luego de haber festejado una nueva estrella para su escudo el domingo en Córdoba, tras golear a Tigre (3-0) y adueñarse del torneo doméstico, Boca aspira a todo y alentado por 60 mil fanáticos irá en busca de un resultado que le permita cerrar de la mejor manera un mes inolvidable.

Boca intentará repetir lo que hizo en “La Docta”, con la solidez de su defensa, en ese triángulo que integran Agustín Rossi, Izquierdoz y Rojo, más un mediocampo en el que sobresalen Guillermo Pol Fernández y Alan Varela, mientras que de a poco empieza a tomar importancia el paraguayo Oscar Romero. En ofensiva Boca tendrá a su goleador Darío Benedetto, al recuperado Eduardo Salvio y a Zeballos, menos veloz que Villa pero con mucho más desequilibrio en el mano a mano, a lo que se suma una pegada respetable.

Su rival, Deportivo Cali, que con un empate pasará a octavos de final, es la contracara, porque llega a La Bombonera con una semana de descanso, debido a que su última presentación fue el triunfo sobre Always Ready, al que goleó 3-0 la semana pasada. El entrenador de los colombianos, el ex arquero venezolano Rafael Dudamel, tiene una duda en la defensa entre mantener a Miguel Ángel Mina o bien incluir al argentino Guillermo Burdisso, quien tuvo un paso por Boca hace algunos años con un nivel discreto. Boca depende de sí mismo y eso es lo mejor que le puede ocurrir a un equipo que se acostumbró a ganar y sacar adelanta partidos complicados y con pronósticos previos adversos, uno de los puntos altos en la gestión de Battaglia, quien está construyendo una carrera interesante sostenido en su pasado como el futbolista más ganador de la historia del club y en un presente exitoso.

Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram
¿Cuánto sabes de Riquelme?