Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

La particular historia del autor del gol que le dio el pasaje a las semifinales al equipo de Barros Schelotto.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
21 de mayo de 2016
clarin.com
Dice que perdieron la cuenta sobre cómo iba la serie de penales. Y que por eso su festejo no resultó tan eufórico.

“Estábamos todos en la mitad de la cancha. En un momento uno dice: ´si ataja Agustín, ganamos´. Lo atajó y salimos corriendo, hasta que nos frenó el juez de línea. Ahí nos perdimos, nos confundimos todos. Fui confiado a patear, tranquilo. La verdad es que no sabía que si hacía mi penal pasábamos de ronda. No me di cuenta, estaba mareado ya. Cuando entró lo festejé normal, lo miré a Agustín y le dije que ahora le tocaba hacer su parte. Me di cuenta que pasamos porque se me vino la Bombonera encima gritando. Ahí lo veo a Pavón corriendo, giro y estaban todos corriendo para abrazarme. Es increíble, pero gracias a Dios me tocó patear el que nos dio la clasificación”.

La historia parece broma. Por eso cuando Federico Carrizo se la cuenta a Clarín brotan las risas. Resulta increíble, pero es real. La definición por penales que llevó a Boca a semifinales de la Copa Libertadores tuvo un desenlace que nadie imaginó. Y lo tuvo al Pachi pateando el penal decisivo.

-¿Por qué perdieron la cuenta?

-No sabía cuántos habíamos pateado. Estábamos entre nerviosos y concentrados. Lo único que importaba era que los de Boca entren y los de Nacional no, ja. Salió todo bien y pasamos. Después fue un desahogo enorme.

-Te tocó entrar en un momento complicado. ¿Te sentiste afuera?

-No. Estuvimos tranquilos durante el partido. Sabíamos que el gol iba a llegar y el técnico en el entretiempo nos tranquilizó, nos dijo que teníamos que volver a jugar, que no estábamos haciendo lo que sabíamos. Siempre confiamos en que lo íbamos a revertir. Cuando lo empatamos todos creímos que lo podíamos dar vuelta, pero la expulsión nos frenó un poco. Hicimos un buen segundo tiempo. Estábamos a un solo gol y no nos desesperamos. Y la gente ayudó.

-¿En qué ayudó la gente?

-Es un plus la Bombonera. Siempre te sacan algo más. Te empujan desde afuera y adentro lo sentís.

-¿Fue otra muestra de carácter?

-El grupo viene superando pruebas. No es fácil cuando hay tantas lesiones porque te van bajoneando. Pero el equipo siempre salió a dar la cara. Somos un grupo sólido y unido que perdimos jugadores que nos dan un salto de calidad muy grande y que venían siendo titulares. Pero el que entra sabe que tiene que rendir igual.

-Guillermo destacó tu gol en La Paz contra Bolívar como un quiebre para Boca. ¿Lo vieron así?

El gol contra Bolívar fue muy importante para todos porque veníamos de varios partidos sin hacer goles y sabíamos que no podíamos perder ese partido. Fue un gran impulso. En ese momento le dije a Tevez que me deje patear el tiro libre porque me sentía con confianza, había practicado y a Carlitos le gustan más los que están más cerca del arco. Este era lejos. Entró y sirvió, eso es lo más importante.

-¿Sos extremo o mediocampista?

-Me gusta jugar de extremo. Es la posición que más me gusta pero también puedo hacerlo más cerrado, con un retroceso para dar una mano a la mitad de la cancha. Me siento cómodo arriba, con el perfil cambiado para cerrarme y tener la cancha de frente. Es una ventaja también tener como técnico a alguien que jugó mucho tiempo en ese lugar de la cancha, porque te aconseja, te da secretos de cómo encarar a los defensores o se da cuenta si tienen un punto débil. Esos detalles los sabe alguien que conoce el puesto.

-En su momento te tocó irte del club. Volviste y Guillermo te tiene en la consideración. ¿Te sentís titular?

-Me siento bien, con confianza y agradezco mi chance. Pero es Boca y hay que rendir todos los días. El paso por Cruz Azul fue importante para mí aunque no me tocó jugar tanto. Me sirvió de experiencia. Ahora estoy enfocado y quiero seguir creciendo con el resto del equipo. Ojalá las cosas se nos sigan dando en las semifinales.



¿Cuánto sabes de Riquelme?