Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

De vacaciones con su familia, el Cata siente que 'el equipo se acostumbró a ganar' y pide no conformarse.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
26 de diciembre de 2015
ole.com.ar
'Boca es el más grande y te exige campeonatos'.

-¿Es más fácil irse de vacaciones y disfrutar de la playa después de dar dos vueltas olímpicas seguidas?

-Sí, porque en un momento parecía que iba a ser difícil. Llevaba un año y algo desde mi regreso y no había podido volver a ganar. Se hizo difícil, pero al final fue una alegría enorme. Es un sueño volver a ganar un título en Boca.

-¿Cuál fue el momento en que se puso difícil?

-Se iba a complicar cuando perdimos con San Lorenzo, pero después vino el superclásico y ese triunfo nos dio un envión anímico importante. Fue clave para pensar que se podía.

El mar va y viene a su espalda, es turquesa, cristalino, calentito. La arena es harina de la más pura, fina, blanca. Está con su familia, su mujer Celeste y sus hijos Tomás y Catalina. Es un pedazo de Paraíso en Turcas y Caicos, unas islas del Caribe que dependen del Reino Unido. Así y todo, el Cata Díaz no termina de relajarse, de desconectarse, casi no hay risas en su discurso y sí mucha seriedad para tomarse cada uno de los temas, durante la charla con Olé.

-En tu primera etapa en Boca, llegaste y a los pocos días estabas ganando tu primer título. Ahora fue más difícil...

-Desde el primer día empecé a ganar, así fue en el primer ciclo, a partir del 2005, con el Coco Basile. A los pocos días estaba ganando una Recopa y fueron dos años con seis títulos, hasta la Libertadores 2007. Ahora, pasó un año y algo... Pero pudimos ganar dos. El fútbol argentino está distinto, creo que es más difícil. También pasa que se matan con Boca y se complica mucho, pero estoy seguro de que estos dos títulos son el comienzo de algo bueno.

-Te acostumbrás a ganar y no parás. ¿Es así?

-El equipo se acostumbró a ganar. A conseguir resultados y a ganar títulos. Ganar trae ganar. Lo decía el Cholo Simeone en el Atlético de Madrid: un triunfo trae otro triunfo y un título trae otro título más. Es así.

-Y el primer desafío del 2016, que es la Supercopa ante San Lorenzo, puede darles un título.

-Es un partido solo pero puede darnos un título. Tal vez pueda parecer que es un título sin valor, pero no es así, porque para llegar ahí, a tener la posibilidad de jugarlo, tenés que haber recorrido un largo camino. Tuviste que pasar muchas cosas para llegar. Va a ser otro año difícil y, si bien estamos más tranquilos, no tenemos que conformarnos. Boca implica conseguir títulos, ganarlos. Es el más grande y te exige eso.

-Si no llegaban a darse estos dos títulos, ¿podías plantearte no seguir?

-No, no. Si bien es desgastante jugar en Boca cuando no se consiguen cosas, quería seguir. Cuando empezó este ciclo con el Vasco y se logró esa regularidad de resultados, sabíamos que iban a venir los títulos.

-Firmaste por dos años más, hasta mediados del 2018, cuando estés por cumplir 39...

-Firmé siendo consciente de que puedo estar de la mejor manera, aunque en mi cabeza siempre está ir partido a partido. Jugar bien y demostrar. Trabajo, sacrificio, es lo que hice durante toda mi carrera. La clave es estar mentalizado y prepararse bien. Ser exigente conmigo mismo. Por eso hablo de que es partido a partido. Si te tocó jugar un partido bueno, el siguiente debe ser igual o mejor.

-Ya te empiezan a preguntar por el retiro, ¿te molesta que pase eso?

-En mi cabeza no está, no me imagino terminar de jugar al fútbol. Firmé por dos años y sé que voy a estar bien para los dos años. No me agarró eso de pensar que falta poco para largar. Ojalá falte bastante.

-Schiavi estuvo en Boca casi hasta los 40 años...

-Yo quiero llegar de la mejor manera. Uno sabe cuando está bien y lo que puede rendir. Solo vas a dejar si no te salen las cosas. Pero ojalá pueda llegar bien hasta los 40.

-¿Cuánto influyó en tu decisión de seguir el buen año que tuviste y el reconocimiento del hincha de Boca? Fuiste ovacionado en varios partidos del torneo.

-Eso es importante. Recuerdo que con Olimpo, en la primera fecha, cuando terminé jugando de lateral derecho, la gente se volvió loca, ja. Y hubo otras -no tengo presente cuándo- en las que pasó lo mismo. Yo trato de dejar todo, sacrificarme, y la gente me brinda su cariño, su aliento. Y eso me hace poner muy contento. Sentirte querido por el hincha de Boca no tiene comparación.

-Ya sabés lo que es ganar una Libertadores.

-El desafío nuestro es pelear todo lo que juguemos. Sabemos que la Copa es difícil y hay que ir tranquilo. A la vez, va a haber un torneo corto y tampoco podés descuidar los primeros partidos. Son cosas importantes y hay que trabajarlas.

-El mensaje del Vasco es no conformarse.

-Seguro. No debemos conformarnos. Va a ser una competencia difícil, pero el campeonato que ganamos nos da confianza y la continuidad del trabajo que se está haciendo con este cuerpo técnico también nos va a venir bien.

-¿Con Tevez va a ser un poco más fácil?

-Es difícil decirlo, pero Carlitos nos cambió mucho. No es lo mismo tener a cualquier otro jugador que a él en el equipo. Para el rival no es lo mismo. Es determinante para el grupo, por la presión que saca y lo que genera en la gente.

-Seguro que hay hinchas de Boca en cualquier playa del mundo, ¿qué te dicen cuando los cruzás durante las vacaciones?

-Hay en todos lados, es increíble. Por eso yo les decía a mis compañeros, durante el campeonato, lo que es ganar un título con Boca. Genera que se acerquen y te agradezcan. Te dicen: 'Gracias por los títulos, gracias por seguir poniendo huevos'.

-¿No te cansa un poco?

-Es un gusto para mí salir a la Bombonera. Era mi ilusión de chico y la sigo cumpliendo. Es un gusto vivir día a día los entrenamientos, ponerme la ropa de Boca, sentir eso...

-¿Y cómo te desconectás durante las vacaciones? ¿Qué cosas hacés?

-Descansar, entrenar, correr. Estar tranquilo con mi mujer y mis hijos.

-¿Te entrenás mucho?

-A la mañana salgo a correr con mi hijo y vamos al gimnasio. Después desayunamos. Pero yo nunca me relajo al 100%. No dejo de entrenarme, de ir a correr... Me gusta volver bien de las vacaciones, porque después me siento más cómodo. Si no hacés eso, cada vez te cuesta más y en el fútbol competitivo, si no estás bien, entra a jugar otro. Estar bien físicamente el arma que tengo para estar bien en la cancha.



Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?