Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Su hija cumplió 18 años y el ex presidente de Boca tuvo, así, su primera aparición pública desde que se fue del club.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
21 de abril de 2020
ole.com.ar
¿Qué hay de su vida hoy? ¿Festejó el título? ¿Es verdad que quiere volver a ser presidente?

No había tenido apariciones públicas. De repente, desde que se fue de Boca, poco se supo de él. Daniel Angelici vivió su salida del club en el anonimato. Y si bien en este tiempo fue recibiendo varias críticas sobre su gestión, algunas subliminales y otras bastante más directas, no salió a responder. Pero en estas horas, de alguna forma, tuvo su primera aparición. No fue en los medios, sino por el cumple de su hija Daniela, la novia de Agustín Obando, que festejó los 18 años y publicó una foto con familia y también con su papá, el ex presidente, el hombre que eligió el silencio para atravesar este tiempo lejos de la vida que tuvo durante ocho años...




¿En qué anda hoy Angelici? Por lo pronto, pasa el aislamiento en su quinta de Pilar, su refugio en el mundo. Desde allí, está planificando potenciar su participación en el mundo de la política nacional. Hoy se encuentra muy metido en la interna de la UCR y en su intención está el deseo de volver a ser presidente... pero en este caso del distrito capital de ese partido, ya lejos del fútbol. Tras el desgaste de ocho años de gestión como presidente y el impacto de la última elección, el Tano decidió enfocarse decididamente en su otra pasión y en sus emprendimientos personales, que en este momentos están bastante afectados por la pandemia.




¿Cómo asimiló la salida de Boca? En realidad, si bien no podía ser reelecto como presidente, las elecciones lo golpearon fuerte, más allá de que ya se la veía venir. Tenía muy claro que el único que podía cambiar el rumbo en las urnas era Riquelme y por eso hizo todo para tenerlo de su lado. De todos modos, la derrota lo sacudió anímicamente, sobre todo porque no se fue del club de la manera que él quería, sino todo lo contrario.


Entre sus íntimos, su análisis es que hizo una buena gestión institucional (considera que dejó un club económicamente saneado y financieramente sólido, con obras como las del predio de Ezeiza que quedarán para siempre) y una buena gestión deportiva. Pero también sabe que en ese ítem cometió errores que fueron decisivos en momentos claves. Más allá de que tampoco tuvo a la suerte de su lado, entiende que el hecho de no haber podido ganar la Copa Libertadores (cayó en dos finales, 2012 y 2018, la que lo marcó), fueron los golpes de nocaut. Y en particular, las derrotas con River terminaron por opacar un proceso en el que, entiende el Tano, mereció más, a pesar de sus equivocaciones.

'Él tiene claro que cometió errores. Sobre todo, en este último tiempo, cuando dejó a ir a Benedetto o a Nández. Pero no era una situación fácil. Después, trajo los técnicos y las figuras que que los hinchas querían. Pero todo quedó en la nada por no haber ganado la Copa. Y la verdad es que algo se hizo mal para que eso no haya ocurrido habiendo llegado a dos instancias de semifinales y a dos finales', cuentan quienes lo trataron en este tiempo.



¿Y el título de Boca que le arrebató a River en la última fecha? ¿Lo festejó? Por lo pronto, no se sintió parte. 'Lo celebró porque es hincha de Boca. Eso no lo va a cambiar nada, menos una elección', cuentan desde su entorno. Pero en ese sentido, que Carlos Tevez, el jugador que él tanto bancó en las malas y con el que tiene una relación personala, haya sido la gran figura del campeón (y autor del gol de la definición) le provocó una gran alegría. De todos modos, sabe que la medalla le corresponde a la nueva gestión, sobre todo por la elección del nuevo entrenador (Miguel Russo) y porque cuando finalizó su mandato, el equipo no estaba primero. Por el contrario, venía en caída.

Después, técnicamente, todavía mantiene un lazo con el club: más allá de ser el presidente de su Agrupación (Dale Boca), sigue siendo el vicepresidente 1° de AFA. Como nunca renunció a ese cargo, hasta que se realice la elección de las nuevas autoridades, que estaba previsto para mediados de mayo, sigue siendo parte del edificio de la calle Viamonte, al que llegó por ser presidente de Boca. La renovación de los mandatarios de la nueva Asociación del Fútbol Argentino se pospuso por la pandemia, pero una vez que se realice, recién ahí su cargo quedará sin efecto.




Al mismo tiempo, quienes lo conocen dicen que está esperando la auditoria que está realizando el actual gobierno xeneize para, llegado el caso, recién ahí hablar con los medios. Por ahora, primero en cuarentena (porque su hija Daniela volvió de Europa y entonces todos tomaron esa prevención) y luego bajo el aislamiento obligatorio, se mantuvo expectante de ese análisis. Escuchó las críticas que recibió de la actual dirigencia por no haber encontrado el club 'en las condiciones económicas que habían dicho', según repitieron en este tiempo el actual presidente Ameal y Cía., pero evitó salir a confrontar por el momento.

Acá está Angelici. Un día volvió a aparecer. Aunque por ahora sigue como se fue: en silencio...

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?