Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
La conmovedora historia de Franco, el joven que sufre distrofia muscular y pudo ver a su máximo ídolo
clarin.com

La conmovedora historia de Franco, el joven que sufre distrofia muscular y pudo ver a su máximo ídolo

¿Cuánto sabes de Riquelme?

Tiene 20 años, vive en Malvinas Argentinas y la fundadora de una ONG que lo ayudó cuenta cómo se dio el encuentro.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
21 de octubre de 2021
clarin.com

Qué le dijo el astro de Boca.

No hay expresiones que puedan describir lo que siente un fanático cuando se le presenta la oportunidad de conocer a su ídolo más grande. Sea en el ámbito que sea, la ansiedad por relatar la anécdota, la fascinación por preservar un trozo de papel firmado con el autógrafo o simplemente la postal que congela y atesora ese momento, son emociones que duran para siempre en el recuerdo de un admirador. En este caso, la historia tiene como protagonista a un hincha de Boca que, tras seis años de espera, logró cumplir el sueño de conocer a Juan Román Riquelme.

Algunos creerán que fue fácil, otros imaginarán que el recorrido para alcanzar esa meta fue planeado con pocos días de anticipación. Lo cierto es que Franco Borgia (20), quien sufre distrofia muscular y necesita asistencia para realizar distintas tareas diarias, lleva anhelando interactuar con el ex futbolista y actual vicepresidente del club de la Ribera desde 2015, y su familia fue de gran ayuda para que este pedido se transforme en una realidad.

Dicen que lo bueno tarda en llegar y por eso la perseverancia es lo que más caracteriza a Borgia, porque finalmente el encuentro se concretó el viernes 8 de octubre. El joven, vecino de Malvinas Argentinas, viajó junto a sus parientes, desde Los Polvorines hasta el predio de Ezeiza donde concentra el equipo de la azul y oro. Allí apareció Riquelme para abrirles las puertas del entrenamiento y emocionarse hasta las lágrimas con el relato de vida.



"El miércoles 6 recibí un mensaje de Cristián, el hermano de Román, preguntándome si el viernes de esa semana podíamos llevar a Franco a Ezeiza para que conozca a su ídolo. A partir de ese día, mi hijo ya no podía dormir del entusiasmo y la ansiedad que tenía mientras yo me preguntaba "¿será verdad"?", explica la mamá de Franco, Silvana Díaz.

Desde allí, la organización familiar para que el adolescente tenga el día perfecto junto al ex mediocampista de Boca Jr. fue una travesía que debió concretarse en 48 horas. "Es todo un tema trasladar a Fran y a su silla de ruedas porque tenemos que asistirlo en todo momento. Por suerte nos acompañó mucha gente que fue partícipe para que esto suceda y de retratar ese momento".

Y agrega: "Aún hoy sigo conmovida de la cantidad de ayuda que recibimos para que el sueño de Franco se haga realidad. Jamás imaginamos tanta emoción principalmente porque sin conocer a mi hijo, nos dieron mucha bendición y fuerza".



Cada festejo de cumpleaños que pasaba, Franco anhelaba una sola cosa luego de apagar las velas azules y doradas: conocer a Riquelme. No le alcanzaba con verlo por televisión o destacándose en un partido local, tampoco con tener todo el cuarto decorado de los colores Xeneizes ni con preservar una fotografía de Román. Él solo quería mirar a la cara a su personaje favorito.

La campaña empezó en agosto de 2015 a través de una carta que realizó la tía de Borgia. En esta, la mujer se dirigía a Riquelme y le explicaba que, pese a que la familia paterna de Franco hinchaba por River Plate, su sobrino era un fiel seguidor de Boca Juniors. "Su sueño es conocerlo a usted... Franco no tiene el desarrollo físico de un niño "normal" y su promedio de vida no es largo, espero que le hayan conmovido mis palabras y la historia de Franco y pueda hacer algo por él".

Además, en dicho escrito, la tía también comentó acerca de la patología que sufre el joven y los diferentes altibajos que recibió la familia ante el diagnóstico. "Su cerebro no funciona muy bien, fue a una escuela normal en silla de ruedas debido a que la enfermedad le dificulta caminar" y añadía que, con el tiempo, Franco tuvo que tomar clases domiciliarias y tratamientos en el hogar porque salir implicaba una asistencia enorme.



Si bien esa carta no llegó al destinatario oficial, en enero de este año un nuevo proyecto para consolidar el deseo de Franco reapareció a través de un video. La fundación pilarense "Ir" fue la encargada de apoyar otro de los pedidos de Borgia y grabar las palabras del joven: él mismo sostenía que su "último sueño" era conocer a Román.

La fundadora de la institución, Inés Ricci, apareció en la filmación para incentivar el reclamo."Vamos a ver si alguien nos escucha o comparte el video. Ahora el último de sueño que le queda cumplir a Franco es conocer a Riquelme, ¡Vamos todavía, necesitamos su ayuda!".

Y finalmente sucedió, porque después de años de espera, el encuentro entre Franco y Román fue una realidad que selló con abrazos, fotografías y la entrega oficial de una camiseta para el adolescente fanático del club. El artífice de que esto se lleve a cabo fue José Luis "Pitu" Gómez, un ex lateral de Chacarita.

"Un día se acercaron y me comentaron que había un nene que hacía seis años estaba esperando conocer a Riquelme. Como yo tengo gente cercana a él, me propuse hacerles llegar esta información y así contacté con Cacho, el papá de Román y con Cristián. Hice llegar el mensaje a cuatro personas distintas y finalmente respondieron para que Franco cumpla su sueño", detalla Gómez sobre el emotivo encuentro.



Aquel 8 de octubre llegó y la sensibilidad fue el protagonista por excelencia de aquella tarde. No solo porque Franco tenía frente a sus ojos a su máximo ídolo a quien le entregó un dibujo personalizado que había realizado a sus cuatro años, sino también porque el propio Riquelme se conmovió con el encuentro. "No llores que me vas a hacer llorar a mí", exclamaba el ex 10 de Boca Juniors.

Mientras la familia le comentaba a Román la alegría de Franco cada vez que lo veía jugando o la ansiedad que sintió al enterarse que iba a visitarlo, Riquelme le alcanzó una camiseta especial a Borgia con su nombre y el número 10 en la espalda. Además, le prometió que el día que le hagan el partido de homenaje -el cual fue suspendido ante la llegada de la pandemia- iba a entrar a la cancha con él.

En cuanto a cómo surgió el fanatismo por Román en la vida de Franco, Silvana recuerda que empezó a los 7 años. "Yo siempre le pregunté cómo conocía su historia o cómo sabía tanto sobre su época de jugador y me acuerdo que mi hijo me respondió que googleaba todo sobre su vida y se miraba cada uno de los partidos donde él participaba".

Y cerró: "Fueron tantos años de espera que cuando llegó el día no lo podía creer. Pasaron más de diez días, pero me sigo emocionando de ese momento, con las fotos y principalmente con haber podido cumplirle el sueño a Fran, fue muy lindo ver cómo lo recibió Riquelme".

Riquelme en YouTube
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?