Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Bianchi, Basile, Russo, sus comienzos, las conquistas internacionales, las lesiones, su vuelta al club y mucho más.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
03 de mayo de 2020
tycsports.com
Sebastián Battaglia, el hombre de los 18 título en Boca en un mano a mano imperdible.

Cuando mirás para atrás y recordás el pibe que fuiste allá en Santa Fé ¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza? Veo un chico que sabía lo que quería, que buscaba una posibilidad de estar en un equipo que compita en AFA. En ese momento yo jugaba en clubes de mi ciudad que competían en la Liga Santafecina, había tenido varias pruebas y nunca quedaba. Además estudiaba y ayudaba a mi viejo a repartir diarios los fines de semana. Siempre fui un apasionado del fútbol que buscaba ser jugador profesional.


¿Cuándo te regalaron tu primera pelota? La verdad no tengo un recuerdo nítido pero seguro me la regaló mi papá y después siempre vinieron regalos de fútbol. Durante cumpleaños, navidad y todos los eventos que se regala algo siempre fueron relacionados a la pelota que es lo único que me gustaba.


¿Cómo estaba compuesta la familia Battaglia en ese momento? Mi papá, mi mamá y dos hermanos más chicos, un varón que me sigue en edad y mi hermana es la más chica de la familia.

¿Qué fue Ciclón Racing en tu vida? Fue el equipo donde terminé jugando. Eramos un grupo de chicos que fue cambiando de lugares para jugar. Arrancamos en el baby, después fuimos a un club que se llamaba Luz y Fuerza y después todo el equipo completo pasó a Ciclón Racing. Ese fue mi último club hasta llegar a las inferiores de Boca, la verdad fue un lugar muy importante.

El mito dice que cuando viniste a Capital tenías todo arreglado para fichar en San Lorenzo ¿Verdad o mentira? En realidad yo primero fui a probarme a Central y después a Newell`s. En San Lorenzo supuestamente habíamos quedado con un par de chicos y mientras esperábamos por el tema de la pensión, porque mi viejo no podía mantener un departamento en Buenos Aires, apareció Boca y no dudé. Enseguida le dije que sí a lo que era Boca en ese momento.

¿Es cierto que tuviste un paso por Badajoz? En realidad cuando llegó Bianchi hice la pretemporada del año ´98, yo ya había debutado con García Cambón, debuté muy chico con 17 años. En ese momento Alfredo Berti estaba lesionado del tobillo, por eso Carlos me vino a hablar. Yo tenía la posibilidad de irme a Badajoz a préstamo sin cargo y sin opción y él me dice que vaya para tener más competencia. La decisión fue ir pero cuando llegué allá el técnico no me quería porque era muy joven. Estuve solo un mes en España y me volví. Terminé jugando acá los últimos cinco partidos del campeonato que ganamos en el ´99.

¿Recordás tu primer contacto con el Virrey? En realidad el primer contacto fue con el Profe Santella, Carlos Isquia y el Toti Veglio porque Bianchi estaba comentando el mundial de Francia ´98 y se sumó más tarde con nosotros pero en esa pretemporada fue el primer encuentro y de entrada la impresión fue la mejor.

¿Cuándo te diste cuenta que estabas para cosas importantes en Boca? No tengo por ahí un recuerdo de un hecho puntual. Sí me acuerdo que todo se dio muy rápido. Yo siempre luché para estar en el equipo que iniciaba el partido, en el titular por llamarlo de alguna manera. De a poquito me fui ganando un lugar y las cosas se fueron dando. La verdad se dio una cosa muy linda que fue ganar muchos campeonatos.



Pocos recuerdan que la noche del 3-0 a River por la Copa del 2000 te hicieron el penal y le diste el pase de gol a Martín ¿Cómo lo viviste? Esa noche fue impresionante. Si hay alguno de los partidos en toda mi carrera que me gustaría volver a vivir es ese. Yo arranqué en el banco de suplentes esperando la oportunidad de entrar hasta que me toca con el partido ya ganando 1-0. Primero me hacen el penal para el 2-0 y después la chance de darle el pase a Martín, digamos que fui un actor de reparto importante. Fue un noche soñada con un final de película.


Después de empatar 2-2 en la Bombonera en esa primera final de Copa contra Palmeiras los daban por muertos ¿Eso los fortaleció? Nosotros igual fuimos con confianza porque ellos tenían que ganarnos para poder ser campeones, no existía eso del gol de visitante que valga doble, eso pudo haber cambiado el planteo del partido porque ellos habían hecho dos acá. Teníamos fe que no perdíamos y así fue y en los penales por suerte pudimos festejar nosotros.

¿Qué significó ganar esa primera Libertadores en Brasil para vos? Fue el comienzo de algo muy lindo. Boca hacía mucho tiempo no la ganaba y era como un anhelo que tenía el club. El grupo estaba muy bien, se había formado una mentalidad muy buena y a partir de ahí se empezó a generar algo internacionalmente. Se comenzó a respetar a Boca en todos los lugares donde íbamos. Fue muy importante haberla ganado.

¿Cuándo y cómo te enteraste que ibas de entrada contra el Real Madrid? En los entrenamiento uno va viendo como el técnico arma el equipo pero para mí haber ido de inicio en ese partido fue impresionante. Era el más joven y el apoyo de mis compañeros fue fundamental. La verdad, el partido salió redondo para nosotros

En el Madrid jugaban Casillas, Roberto Carlos, Guti, Raúl y Figo entre otros ¿Te reís cuando dicen que no era un equipo tan fuerte? Real Madrid era un equipazo en ese momento. No sé quién puede pensar lo contrario. A nivel plantel, institución, todo. Después de eso nunca perdieron una final hasta hace poco. Al que dice eso habría que ponerlo en el lugar de competir contra ellos y ver cómo le va.

Tenías poco más de veinte años y eras campeón del mundo a nivel clubes ¿Cómo se hace para mantener los pies sobre la tierra? Vivir eso a mi edad fue tocar el cielo con las manos pero yo nunca fui de creérmela en ningún momento ni en ninguna situación. Siempre trate de mantener una humildad que me ha caracterizado a lo largo de mi carrera.

¿Qué sentiste en el vestuario de Brasil cuando Serna, Bermudez y compañía mandaron a los dirigentes al psicólogo? Fue una situación difícil. Yo seguía siendo de los más chicos del plantel y no me involucraba mucho. Se vivía una situación un poco tensa y en ese momento se atravesó de una forma que quedó en el recuerdo. Mi cabeza estaba metida absolutamente en que las cosas pudieran salir bien en el partido.

¿La revancha con Cruz Azul fue el día que más sufriste en una cancha? La verdad que fue un partido muy difícil, hubo otros que también se sufrieron como el de América de México en el 2000, pero este era en casa. Esa noche se pudo ganar en los penales. Todos pensábamos que con el triunfo en México iba a ser más tranquilo pero no, ellos eran un equipo fuerte y duro y sobretodo lo demostraron acá en Buenos Aires.



¿En la final contra Bayer Munich les metieron la mano en el bolsillo? No sé si tan así pero hubo fallos del árbitro donde quedó claro que no midió de la misma manera. Hubo un par de jugadas donde nos castigó mucho a nosotros y con ellos no se manejó igual.

¿Qué te dejó el año del Maestro Tabárez en Boca? Con el Maestro se armó una linda relación en el grupo, fue un hombre que nos ayudó muchísimo. Tiene un cuerpo técnico impresionante y nos dolió mucho haber perdido la posibilidad de darle un título en aquél partido con Independiente. El gol de Pusineri nos sacó las chances después de una remontada espectacular que tuvimos en ese campeonato.

¿Cómo los convenció Bianchi en el 2003 que podían repetir lo del 2000? Nos convenció sin dudas con trabajo y siendo inteligentes. Teníamos un grupo de jugadores bárbaros y él siempre nos enseñó a ponernos objetivos y luchar con humildad para conseguirlos. Tenía una mentalidad muy ganadora y volvió a formar un gran plantel porque éramos pocos los que quedábamos del 2000.

¿Ese fue tu mejor año en Boca? No sé si fue mi mejor año. He disfrutado distintos momento, distintas etapas, con diferentes edades y diferente madurez. Ese 2003 fue un gran año donde después tuve la chance de irme a España.

¿Cómo fue patear ese penal definitorio contra el Milan con Dida enfrente? Cuando Carlos empezó a preguntar quién quería patear yo me postulé. No los puso el. Fue preguntando quién va el primero, el segundo y así. Cuando llegó el momento yo quise patear y por eso lo pedí.

¿Te salvó tu amigo Casini esa noche? Fue increíble, el Milán erró un montón de penales, el Pato estuvo impresionante atajando, los muchachos que patearon convirtieron, no diría que me salvó Casini, sí que fue una definición para terminar de lograr el campeonato muy valioso.

¿Qué fue Villarreal en tu carrera y en tu vida personal? Fue un paso de aprendizaje. Si bien ni me fue como yo esperaba llegué a un equipo que estaba creciendo pero después aparecieron inconvenientes que hicieron que yo termine volviendo a Boca al año y tres meses de estar ahí.

¿El Boca de Basile jugaba mejor que los de Bianchi? Yo creo que no. Fueron etapas diferentes con jugadores distintos. Se lograron cosas muy importantes. La realidad es que todos fueron grandes planteles, cada uno con su estilo. Lo más importante más allá de jugar bien o no es estar convencido de lo que el técnico te dice y hacerlo.



Con toda tu trayectoria en el 2007 Russo termina jugando la Copa Libertadores con tres pibes en la mitad de la cancha; Ledesma, Banega y Nery Cardozo ¿Te molestó? No, para nada, la verdad que estando en el plantel yo digo que hay que ser positivo siempre. Si el entrenador entendía que había compañeros que estaban mejor no tenía problemas. Yo trataba de hacer lo mejor desde el banco y desde el momento que me tocaba entrar a la cancha. Creo que en ese momento Nery, Ledesma y Banega estaban muy bien y se terminó ganando otra Copa Libertadores que no es poca cosa.


¿En ese torneo se vio el mejor Riquelme? Se vio un gran Román, no sé si el mejor de su carrera. Yo creo que en el 2000 y 2001 también tuvo grandes torneos. Yo lo vi no solo en Boca, también en Villarreal y la Selección, lo que hacía adentro de la cancha era impresionante. Esa copa es cierto que tuvo gran preponderancia en el equipo. Fue tremendo lo que hizo.

¿Qué fueron las lesiones en tu carrera? Las lesiones son duras y difíciles pero siempre puse la cabeza en buscar recuperarme. Lo importante era estar de la mejor manera a la hora que me toque volver a jugar. Son cosas que te llevan y te quitan tiempo. Cualquier jugador quisiera siempre estar adentro de la cancha siempre.

¿Por qué costó tanto volver al club ahora en otra función? Costó porqué quizás debía ser a su debido tiempo y en el momento indicado. Ahora se dio todo como para volver a estar desde otro lugar y con un proyecto que acaba de arrancar de cero. Entiendo que todo llega a su debido momento y de a poco todo se acomoda.

La última ¿Cómo se vive sabiendo que sos el jugador con más títulos en la historia de Boca? La verdad que lo vivo con mucha tranquilidad y con mucho orgullo. Tengo que estar muy agradecido de lo que viví y a los grupos que me han tocado estar. Sin los compañeros, cada cuerpo técnico y todos los que ayudan no se puede lograr nada. Ojalá alguno me pueda superar en algún momento porque quiere decir que se va a volver a tener una etapa ganadora, ojalá pronto Boca vuelva a ganar cosas importantes.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?