Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Aunque el jugador ya se fue, la dirigencia no se quedará de brazos cruzados.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
06 de febrero de 2020
ole.com.ar
Está preparando un informe mediante el cual pedirá una indemnización mayor por el defensor de 18 años.

Santiago Ramos Mingo fue presentado por el Barcelona, que le hizo un contrato por tres años y le puso una cláusula de 60 millones de euros para jugar, en principio, en el Barsa B (que aumentará a 100 si se suma al equipo de Messi y Cía.).

Y la noticia, claro, cayó como una bomba, sobre todo porque el defensor de 18 años no quiso firmar su primer vínculo con el Xeneize y se terminó yendo libre. Sin embargo, la actual dirigencia, si bien heredó esta situación, no se quedará de brazos cruzados. Y ya está preparando un informe para ver si puede reclamar una indemnización mayor a la FIFA y al Barcelona.



Ya de por sí, correspondería que el club catalán le pague a Boca alrededor de 290.000 euros por derecho de formación: 10.000 por cada año que Ramos Mingo estuvo en el club antes de cumplir 16 (fueron dos, porque llegó el 9 de marzo de 2015, con 14 años de edad) y 90.000 por cada uno que estuvo de ahí en adelante (fueron otros tres). Pero, consciente de la joyita que se escapó y de la forma en que lo hizo, el club va a ir por más...

¿Cuáles son los argumentos? Que además de haber sido registrado en AFA como jugador de Boca (con vigencia hasta junio de 2020), a lo largo del 2019 el defensor central de 18 años recibió viáticos, alojamiento, equipamiento, comida, asistencia médica y otros conceptos, que representaron un monto mayor a lo indispensable para su práctica deportiva. Y aquí entra en juego al artículo 2° del RSTP (Regulación del Estado y Transferencia de Jugadores) de FIFA, que dice que para ser profesional un jugador debe cumplir dos requisitos: a) debe tener un contrato de trabajo escrito con un club (lo que no hay) y b) debe percibir un monto superior a los gastos que realmente efectúa por su actividad futbolística. De este ítem, justamente, se agarra el Xeneize para ir en busca de una compensación.

Por todo, y también sujeto al artículo 192 del Reglamento del Fútbol Argentino, Boca entiende que Ramos Mingo tiene un vínculo profesional con la institución. Un vínculo que el chico, intencionalmente (y mal asesorado), evitó regularizar dos veces en 2019 y una última vez el 9 de enero de este año, cuando fue citado por la nueva dirigencia y él no se presentó. De hecho, en diálogo con La Oral Deportiva, Jorge Ameal se refirió al caso: 'No puedo creer como nadie vio que podía irse a Barcelona. No recibimos un peso, pero lo vamos a pelear', avisó.



En Boca, el cordobés pasó por Novena, Octava, Séptima, Sexta, Quinta, Reserva (donde jugó 20 partidos en 2019) y hasta alternó en Primera. En la máxima categoría disputó dos amistosos: entró cuatro minutos ante Guadalajara y 21 con Tijuana en la gira que el plantel profesional realizó en EE.UU. a mediados de 2019. Y no sólo eso: fue incluido en la lista de buena fe de la Copa Libertadores 2019 y el pasado 24 de julio e integró el banco de suplentes en el 1-0 ante Athletico Paranaense por la ida de los octavos de final.

¿Qué podría pedirle exactamente Boca al Barsa o a la FIFA? Lo que exija estaría atado a posibles futuras transferencias o algún tipo de indemnización extra derechos de formación. La dirigencia ya sabe que no podrá recuperar al jugador y que no podrá recibir el valor que una venta de una joya así representaría. Pero intentará presionar de alguna manera y hasta contar con la buena voluntad del Barcelona para tener algún mínimo beneficio de esta situación, que de por sí significa un perjuicio enorme para el club: haber perdido a uno de los jugadores con más futuro de la cantera.



Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?