Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

A 23 años de la firma de su contrato final con Boca, repasamos ese día en el que Maradona volvió al club y sorprendió a todos en la conferencia de prensa. ¡Mirá!

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
23 de abril de 2020
ole.com.ar
'Espero que esta vuelta sea la definitiva, la mejor y la última. Voy a dejar todo en la cancha'.

Fue el 22 de abril de 1997. Después de varias idas y vueltas, muchos desencuentros entre las partes e incluso diferencias por la marca de ropa que vestía al equipo, Diego Maradona se sentó en la vieja sala de conferencias de la Bombonera junto al presidente Mauricio Macri, hicieron unos chistes hasta que llegaron las carpetas con los papeles y finalmente puso la firma en su contrato con Boca​. La última. La definitiva. La que condujo al final de su carrera, unos cinco meses después.





Con camisa y corbata negra, Diego agradeció a Macri, 'con quien tuvimos diferencias pero hizo todo para que yo volviera al club', luego dio una conferencia de prensa de 15 minutos y se dirigió a la oficina de presidencia del club junto con los dirigentes. Unos minutos después, salió por la puerta principal de Brandsen junto con su mujer Claudia, donde había hinchas con banderas y un sector de la barra alentando su regreso. De ahí se fue al Vilas Racket a entrenar y jugar un rato al tenis.

'Siento una gran emoción al volver a pisar este estadio. Vuelvo porque quiero a Boca, porque quiero jugar y deseo que mis hijas me vean correr en la cancha”, fueron las primeras palabras de Maradona en su regreso, siempre contento y de buen humor. Y, para sorpresa de muchos, agregó: “Quiero ser campeón con Boca y jugar el próximo Mundial en Francia. Pero sé que hoy tengo pocas posibilidades'.







Después, metió la cabeza en el equipo y en su regreso a las canchas. “No soy el salvador de Boca, porque Salvador hay uno solo y se llama Bilardo. Vuelvo porque estoy motivado y quiero trabajar a consciencia para que este sea el mejor de mis regresos. Voy a conversar con el Bambino Veira y si por mi fuera tengo ganas de jugar ya, pero hay que esperar'.


El último partido de Diego había sido el 11 de agosto de 1996 contra Estudiantes, cuando venía de errar cinco penales consecutivos y se replanteaba la posibilidad de retirarse. Porque enseguida, con Boca fuera de la pelea, viajó a Suiza para internarse en una famosa clínica para tratar su adicción a las drogas. Pero a los dos meses apareció de nuevo por un entrenamiento. 'No sabía cómo vivir sin el fútbol', contaría tiempo después.

Lo quiso Peñarol, en febrero empezó a negociar con Boca y en abril llegaría el momento de la que sería la última firma. Para la vuelta, contrató al ex velocista Ben Johnson​ para la puesta a punto e hizo una preparación especial en la Universidad de York, en Toronto.







Y el reestreno después de 332 días finalmente se dio el 9 de julio en un amistoso contra Newell's, triunfo 2-0 con un gol suyo de tiro libre y otro de Gabriel Cedrés. Y oficialmente volvió el 13 de julio contra Racing​, por la 16ª fecha del torneo Clausura, en un 3-2 con un doblete de Rambert y otro de Fabbri.


Serían apenas siete partidos oficiales de Maradona en ese regreso en 1997, hasta su último histórico partido del 25 de octubre ante River en el Monumental, en el que jugó 45 minutos y le dejó su lugar a Riquelme​.



Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?