Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Thiago Galhardo, el goleador que la rompe en Brasil y con peculiar apellido para los Xeneizes, palpitó el duelo por los octavos de la Libertadores.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
11 de noviembre de 2020
ole.com.ar
“Quiero jugar estos grandes partidos”. Mirá lo que dijo

Thiago Galhardo, delantero de 31 años que probablemente esté transitando su mejor temporada, no sólo es el goleador del Inter sino de todo el Brasileirao (con 15 tantos, de los cuales cinco fueron de penal). Aunque no ha convertido aún en esta Copa Libertadores, el nueve llega en su mejor momento al cruce con Boca por los octavos de final y es una de las mayores amenazas para la defensa de Russo.



Galhardo, apellido que resuena en el mundo azul y oro no sólo por lo futbolístico sino también por la similitud de la pronunciación con el del DT del Millo (MG), le pone un poco más de mística al encuentro. "Siempre quiero jugar estos grandes partidos... Boca en la Bombonera o River en el Monumental", comentó el nueve en una entrevista con LANCE! Y agregó: "Es el sueño de un niño poder estar allí".

Aunque todavía faltan dos semanas para el cruce con el Xeneize (el partido de ida es el 25 de noviembre a las 21.30 en el Beira Rio), el brasileño adelantó: "Obviamente que pensamos en pasar, sabemos que es un duelo muy difícil, pero haremos lo mismo de siempre: jugar de igual a igual, de local o visitante".

La reciente salida de Eduardo Coudet al Celta hizo que el buzo del DT que enfrente a Boca lo lleve puesto Abel Braga. Pero quedará vigente uno de los mayores aportes que hizo el argentino: convertir a Galhardo de mediocampista ofensivo a un delantero goleador. "En Inter jugamos con dos delanteros uno al lado del otro, y Chacho (Coudet) dio mucha libertad para que uno entrara y el otro saliera", dijo la figura, que además ratificó que dicha adaptación fue más fácil gracias a la ayuda del ex técnico de Racing y Rosario Central y jugadores como Andrés D"Alessandro, del que aprende día a día.



Respecto de Coudet, Galhardo reveló algunas intimidades de las prácticas dirigidas por el argentino: "Fuera del trabajo, Chacho es un tipo totalmente extrovertido y juguetón, aceptaba las bromas y se burlaba de nosotros. Pero dentro del campo, es pura intensidad, tanto en los entrenamientos como en los partidos". Y destacó el trato que mantenía con sus dirigidos: "Siempre dejó muy claro que todos los jugadores son importantes y que los entrenaría a todos por igual, sin distinciones".

La realidad del Inter es inversa a la de Boca: mientras que el Xeneize es el vigente campeón del fútbol argentino y la última Libertadores la consiguió en 2007 (con el actual Russo), la urgencia del conjunto brasileño es el Brasileirao, campeonato que no gana desde hace 41 años (aunque va muy bien encaminado: puntero a mitad de competencia), más que la copa continental, que la segunda y última la conquistó en 2010, siendo más cercano al título de su rival directo. Sobre esta situación, el delantero que sueña con estar en la Selección de Brasil remarcó: "Un equipo de la grandeza del Inter quiere ganar cualquier competencia que juegue".

La revelación del Inter lleva 21 goles y nueve asistencias en 39 partidos y es toda una preocupación para Boca. "Cambio mis goles por cualquier título, no tengo esa vanidad individual, aunque pienso en marcar en la Libertadores, porque nunca lo hice", concluyó Galhardo. ¡Atenti Russo!

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?