Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Alfaro le dio poco más de 20 minutos en cancha y el Apache no sólo recibió la ovación de la Bombonera: también tuvo algunas apariciones interesantes.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
16 de septiembre de 2019
ole.com.ar
¡Mirá!

De repente, la ovación. Esa ovación que es una caricia al alma. Esa ovación que hace mucho que no se escuchaba así de fuerte. Esa ovación que esta vez no es un grito de guerra porque, vamos, a Boca por lo pronto no le va nada mal. Esa ovación que, más que nunca, es para él. Porque no es para el Tevez titular. Porque no es para el Tevez figura. Es para el Tevez relegado, el que va al banco, que sufre esta suplencia, que se fue triste del superclásico. Es para el ídolo que no deja de ser ídolo.

Acaso ese apoyo de la gente, el que él respondió saludando con una mano y tocándose el corazón con la otra, fue lo mejor que se haya llevado el 10 del partido contra Estudiantes. Porque es cierto que entró, que estuvo en cancha 23 minutos. Y que hasta tuvo, en ese lapso, dos chances claras para convertir. Pero no pudo terminar el domingo como él hubiese querido: acaso conviertiendo y retribuyendo el cariño que le dieron antes de empezar.



Esta vez, de todas maneras, Carlitos entró con la idea de demostrarle a Alfaro que quiere estar, que puede estar. ¿En dónde? En los superclásicos que valen, los de la semi de la Copa. Por eso de entrada buscó el gol. Lo tuvo en la primera que tocó, cuando enganchó bien en el área y el remate, franco, se lo terminó tapando la estirada de Facundo Mura. Y después tuvo otra, todavía más clara, cuando quedó casi mano a mano con Andújar y en lugar de cruzar el remate, le quiso pegar al primer palo y se le fue afuera.




LAS MÁS LEÍDAS
de Olé
La ejemplar declaración de Scola
La ejemplar declaración de Scola
1
La respuesta de Chacho a la chicana de Diego
La respuesta de Chacho a la chicana de Diego
2
Los aplausos de un ex River al Pipa
Los aplausos de un ex River al Pipa
3
Andrada y la lucha por el récord que le falta
Andrada y la lucha por el récord que le falta
4
'Lo miraba al Chacho, fue a un teatro de revistas'
“Lo miraba al Chacho, fue a un teatro de revistas”
5





Sergio Maffei
SERGIO MAFFEI

COMENTARIOS

(0)
15/09/2019 - 23:54OléEquiposBoca
BocaCarlos Tevez
De repente, la ovación. Esa ovación que es una caricia al alma. Esa ovación que hace mucho que no se escuchaba así de fuerte. Esa ovación que esta vez no es un grito de guerra porque, vamos, a Boca por lo pronto no le va nada mal. Esa ovación que, más que nunca, es para él. Porque no es para el Tevez titular. Porque no es para el Tevez figura. Es para el Tevez relegado, el que va al banco, que sufre esta suplencia, que se fue triste del superclásico. Es para el ídolo que no deja de ser ídolo.

Un canto para Tevez
Mirá también
Un canto para Tevez
Acaso ese apoyo de la gente, el que él respondió saludando con una mano y tocándose el corazón con la otra, fue lo mejor que se haya llevado el 10 del partido contra Estudiantes. Porque es cierto que entró, que estuvo en cancha 23 minutos. Y que hasta tuvo, en ese lapso, dos chances claras para convertir. Pero no pudo terminar el domingo como él hubiese querido: acaso conviertiendo y retribuyendo el cariño que le dieron antes de empezar.

Tevez entró a los 23' de la segunda mitad.
Tevez entró a los 23' de la segunda mitad.

Esta vez, de todas maneras, Carlitos entró con la idea de demostrarle a Alfaro que quiere estar, que puede estar. ¿En dónde? En los superclásicos que valen, los de la semi de la Copa. Por eso de entrada buscó el gol. Lo tuvo en la primera que tocó, cuando enganchó bien en el área y el remate, franco, se lo terminó tapando la estirada de Facundo Mura. Y después tuvo otra, todavía más clara, cuando quedó casi mano a mano con Andújar y en lugar de cruzar el remate, le quiso pegar al primer palo y se le fue afuera.



El Apache no tuvo mucho más peso en el partido. Tampoco es que le sobró el tiempo para poder hacerlo. En ese mientras tanto, Hurtado también tuvo (y falló) dos chances claras de gol. Es decir, que ambos entraron en un terreno fértil, con un rival entregado, pero no pudieron concretar esas oportunidades. Lo más sobresaliente, al menos para el 10, terminó ese cantitito que le sacudió el alma, “ese que de la mano, de Carlos Tevez, todos la vuelta vamos a dar...”.

Después, Carlitos parece haber perdido demasiado terreno como para pensar que puede estar en la semi copera. Es cierto que Alfaro es un técnico que plantea sus partidos de acuerdo al rival, pero si Tevez no estuvo en el superclásico por la Superliga y tampoco ayer ante Estudiantes (encima con Wanchope y Zárate recuperándose de sus lesiones), el horizonte no asoma demasiado alentador para él. Le queda San Lorenzo el próximo sábado para demostrarlo. O bien la fecha ante de la semi, ante Newell’s.

Como fuera, la cara larga que mostró en el superclásico ayer, al menos, mudó en una sonrisa por el apoyo de la gente. Al fin de cuentas, juegue o no juegue, Tevez sigue siendo Tevez...

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?