Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El club está armando la nueva ingeniería financiera post pandemia y la idea es aplicar un tope salarial para que los nuevos contratos no superen el millón de dólares.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
16 de mayo de 2020
ole.com.ar
Tevez y Zárate, los primeros casos...

Hay algo que no se puede soslayar, se hable de lo que se hable: la pandemia vino a cambiar el planeta en general y el mundo de la pelota en particular. Al menos en los primeros tiempos, ya nada será como era antes. Se vislumbra en los protocolos para volver a jugar y se comprueba en las dificultades para poder pagar. O sobrevivir, si de términos económicos se trata. Ningún club está exento a ese impacto. Por eso, la capacidad de recuperación dependerá de la planificación, el ingenio y hasta la organización interna que tenga cada dirigencia en la utilización de sus recursos. Y en ese sentido, previendo el escenario que se vendrá, Boca​ ya está armando una ingeniería financiera que incluye un punto esencial: topes salariales para los nuevos contratos de sus futbolistas.





El plan no busca aprovecharse del efecto COVID-19, sino de normalizar, en este antes y después, una situación que el fútbol mismo (argentino y mundial) había deformado. 'No se pueden seguir pagando los sueldos de antes. Quedó claro ahora, cuando los clubes se encontraron sin recursos para cumplir, que muchos firmaron contratos imposibles. Por eso, hay que cambiar el paradigma. Y eso vamos a buscar en Boca', le contó a Olé alguien cercano a la mesa chica de la dirigencia. El club, en ese sentido, no estaba fuera de la generales de la ley. Sus jugadores mejores pagos, acaso representados en las figuras de Carlos Tevez y Mauro Zárate​, tienen vínculos de otra economía y curiosamente, ambos se vencen ahora en junio. Lo mismo sucederá con otras renovaciones, o igualmente, con los refuerzos que lleguen al club de aquí en adelante.

¿Cuál es ese tope se impondrá? En principio, la idea es que no supere el millón de dólares. Justamente, es la cifra que Boca, bajo la gestión de Jorge Ameal, no traspasó en las dos incorporaciones que hizo este año: Pol Fernández y Carlos Zambrano. A partir de ahí, y ahora con la pandemia como un aliado involuntario para terminar de impulsarlo, se empezó a marcar una nueva pauta de regularización salarial. Después, sobre esa base, habrá cuestiones no menores para discutir. Por caso, otro tope: el del dólar. En una economía como la Argentina, en la que el dólar billete tiene una amplia diferencia con el dólar oficial, generalmente ahí está uno de los principales conflictos. Y será sin dudas uno de las variables de ajuste en las futuras negociaciones.




En ese sentido, ahí se abrirá otro debate complejo: el sí o no al dólar libre. Para muchos, soltar la cotización es 'un suicidio'. Uno de los que piensa de esa forma es el presidente Ameal: 'No firmo dólar libre ni con una escopeta', suele decir Jorge Amor, entre sus pares. Pero para otros, es la única arma de seducción para contratar súper estrellas o jugadores que vengan, por caso, del fútbol europeo (algo a lo que Boca tiene más acceso por chapa y recursos). Es decir, respetar un salario máximo en el monto (en este caso, un palo verde), pero con distintas jerarquías salariales para los diferentes niveles de jerarquía futbolística. Para algunos un tope más alto, para otros un tope más bajo...

Este nuevo modus operandi, de alguna manera, Boca tiene pensado ponerlo en práctica justamente con su último ídolo. Como adelantó Olé, le ofrecerá renovar a Tevez, pero con una fuerte rebaja en su salario (del índole del 70% con respecto al contrato top que tuvo hasta diciembre de 2019). Hoy Carlitos está recibiendo un salario menor, casi de 'juvenil', como él dijo hace poco, pero porque ya cobró todo lo que corresponde a la parte de la prima. Pero a la hora de negociar su continuidad para retirarse con la azul y oro, la referencia será la fortuna que ganaba cuando retornó de China.

¿Y en el caso de Mauro Zárate, que también está muy por encima del nuevo tope? Va a suceder algo parecido. Al referirse a MZ, Ameal​ fue bastante claro: 'Tenemos que estudiar el presupuesto de los tiempos que vienen. No es el problema Zárate, es un tremendo jugador, pero tenemos que estudiar todo', dijo en estos días. Es decir, para que el delantero siga, también deberá aceptar un quite similar al del capitán.



'La búsqueda de Boca​ es la misma que debe tener o que va a tener todo el fútbol argentino. La diferencia es que acá hay contratos muy importantes. Y situaciones que hay que regularizar y emprolijar, para que todo sea más normal', contó otra persona cercana a la dirigencia, buscando también despegarse del gobierno anterior.


En el horizonte cercano, además de la situación de Tevez y Zárate, el club deberá resolver las renovaciones de Franco Soldano, Marcos Díaz y Junior Alonso. Y ahí, en esos nombres, fundamentalmente con aquellos que se pueda acordar una continuidad, el club empezará a aplicar su nueva metodología. Sí, la pandemia también atacó la economía de los clubes. Y Boca​, que maneja números que van más allá de la media, ya empezó a jugar otro juego: el juego del millón.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?