Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El director deportivo del Xeneize hizo un balance del mercado de pases del club de La Ribera.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
19 de septiembre de 2019
elintransigente.com
Con el objetivo de conquistar la séptima Copa Libertadores de América de su historia, Boca Juniors fue uno de los grandes protagonistas del mercado de pases. El Xeneize, que durante enero también incorporó varias estrellas, en julio y agosto sumó a jugadores de primer nivel como Daniele De Rossi y Eduardo Salvio, entre otros nombres. En una entrevista con Marca, Nicolás Burdisso, manager del club, profundizó sobre la ventana de transferencias.

En primera instancia, el exdefensor hizo un balance del libro de pases de su entidad. “Nosotros hicimos un cambio radical, en algunos aspectos del perfil futbolístico y humano del grupo. Estoy muy contento no sobre todo por jugadores de nombre, si no por jugadores de menos nombre que hemos estado luchando para traerlos. Alexis Mac Allister llegó este libro de pases, fue el primer jugador que en mi gestión pedí para comprar y el precio era muy alto. Pudo venir a préstamo pero es un jugador de jerarquía internacional. Lo está demostrando y lo va a demostrar. Lo mismo con Marcone y Lisandro López. Obviamente, ni hablar de jugadores como De Rossi y Salvio, pero también grandes apuestas porque jugadores como Hurtado nosotros le seguimos durante mucho tiempo en la selección Sub-20 y en su club. Ahora hay que acompañar los procesos y obviamente que si es con resultados positivos mejor”, aseguró.

Después, el director deportivo aclaró: “Las contrataciones hoy están supeditadas casi exclusivamente a que puedan jugar Copa Libertadores, pero no, nosotros teníamos las ideas claras antes del mercado de julio sobre todo, para Europa. Sabíamos de antemano donde teníamos que actuar. El mercado de diciembre fue diferente porque empezamos a trabajar diez días antes de la apertura del libro de pases y el panorama era diferente. Más allá de todo pudimos poner a disposición del entrenador un equipo muy competitivo y lo dicen los resultados. Estamos en semifinales de Libertadores y punteros en el campeonato”.

Consultado acerca del hecho de que la mayor parte de los refuerzos vienen del extranjero, Nicolás fue contundente. “Más que apostar por jugadores de fuera del país, la idea era apostar por jerarquizar el equipo. Cuando uno piensa en mejorar a un equipo que había llegado a una final de Libertadores, automáticamente tienes que mirar hacia fuera. Fue el inicio de un proceso, intuímos y creímos junto al entrenador y al presidente que había muchísimas cosas por cambiar, había jugadores que habían terminado un ciclo y cuando nos pusimos a trabajar en el poco tiempo que teníamos para actuar miramos en Europa y las posibilidades que se podían abrir, y en Argentina las posibilidades que podían mejorar al equipo”, puntualizó.

En tanto, el exzaguero se refirió a la incorporación del italiano Daniele De Rossi. “La negociación no fui yo el que la fomentó, fue Boca. El deseo y la ilusión de él por jugar en Boca. Yo fui el conector, el que trató de acercar las partes. De contarle a Daniele la parte extrafutbolística que es la parte que muchas veces preocupa mucho. Hay muchísimos jugadores en Europa que me han comentado la inquietud de cómo es Boca, de cómo se vive, lo que es jugar con esa camiseta en ese estadio, y Daniele lo cumplió. Pude convencerlo desde el punto de vista humano. Lo que es el club y la cultura del fútbol argentino creo que es una marca registrada en todo el mundo y es algo que tenemos que aprovechar”, resaltó.

Posteriormente, Burdisso confesó que muchos de los nombres que aparecían en el radar de Boca Juniors eran solo rumores. “Como pasa en otros grandes clubes, siempre se abre el abanico de nombres y vos sólo estás trabajando con uno o dos. Eso confunde mucho a veces a la gente. Yo he sido muy claro desde el día que llegué, siempre que trabajo soy muy claro, sobre todo con los nombres que la gente se ilusiona. No es bueno jugar con la ilusióin de la gente, y menos con la de Boca. Por eso cuando se dio la oportunidad en su momento de traer jugadores de gran nombre como Salvio o De Rossi, o como en su momento Marcone, dijimos: ‘sí, estamos en tentativas’. En otras situaciones simplemente dejamos que el tiempo pasara”, explicó.

Finalmente, el manager hizo hincapié en que, a su modo de ver las cosas, no falló en la ventana de transferencias: “No me ha tocado casi a ningún jugador no poder convencerlo, si no que por circunstancias no se pudo dar. Tenemos una realidad económica que es bastante diferente a la realidad europea o mexicana, eso hace que cuando uno se siente hablar llegue un momento se quede sin argumentos a nivel económico. Y después son los momentos, a veces son jugadores que quieren volver, que quieren venir Argentina y jugar en Boca, pero el club no los deja. No es justo decir hoy un nombre, faltó este o el otro, porque tengo que salvaguardar por encima de todas las cosas la integridad del equipo que tengo hoy”.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?