Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

A lo Bilardo vs. Brasil, el DT tiró una frase que despertó a sus jugadores en el entretiempo en Santa Fe.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
01 de marzo de 2020
ole.com.ar

Y enseguida vino la goleada que puso a River en aprietos. ¿Qué dijo?

'Miguel, ¿hubo shampoo en el entretiempo?”. La pregunta al hueso del Turco Alaluf, cronista de El Show de Boca y periodista histórico que sigue al club, retumbó en la cancha de básquet de Colón, cerquita de los vestuarios. La consulta fue por dos motivos: primero, porque el equipo mostró en el ST una cara totalmente distinta a la del inicio del partido. Y segundo, porque algunos jugadores dieron indicios de lo que pasó en el vestuario, de lavada de cabeza del DT. ¿Qué les dijo Miguel?





Entre otras cosas, “si no corremos, vamos a perder”. Así de simple y contundente, a lo Bilardo en el entretiempo de Argentina-Brasil en el Mundial 90 (”Si se la siguen dando a los de amarillos, perdemos”). Y fue el inflador anímico de un equipo que en la primera mitad parecía abatido, pesado y lento, que perdía todas las dividas.


“En el entretiempo hablamos lo que hablamos siempre, estábamos muy quietos. Teníamos el control pero no la velocidad necesaria con la pelota. Es todo de los jugadores”, quiso sacarse méritos el entrenador, y a la vez poner el foco en los futbolistas. Aunque Fabra, por su parte, reconoció la importancia de esa charla cuando el partido todavía estaba sin goles: “En el primer tiempo nos costó, pero después salimos con más actitud a ganar el partido. Afortunadamente el técnico nos habló muy bien y cambiamos la actitud. Él hablo de eso, de que hay partidos que uno no puede estar bien con la pelota, pero que la actitud no se negocia. En el segundo tiempo se notó el cambio de actitud y pudimos ganarlo”.




Y obvio que se notó: Pol Fernández levantó y fue quien abrió el camino para que la noche terminara en goleada, Tevez se metió al área y facturó, el medio recuperó la pelota y ya no hubo vuelta atrás. Esto es, en buena parte, el crecimiento que Russo (en menos de dos meses) le dio al plantel. No sólo la enseñanza deportiva, también la anímica. Hoy Boca cree en Boca, aunque el shampoo, cada tanto, no vienen mal. ¿No, Miguel?

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?