Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
Russo 2021: Boca le renovó el contrato al entrenador que siempre fue la primera opción de Riquelme
lanacion.com.ar

Russo 2021: Boca le renovó el contrato al entrenador que siempre fue la primera opción de Riquelme

¿Cuánto sabes de Riquelme?

Llegó la ratificación. Muy esperada y, por supuesto, lógica.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
05 de noviembre de 2020
lanacion.com.ar
Ya se palpaba en los meses de inactividad por la pandemia que Miguel Ángel Russo continuaría siendo el técnico de Boca al momento de la finalización de su contrato, a fin de año.

Sin embargo, esta tarde el club hizo oficial desde sus redes sociales la noticia que tanto festejan los hinchas.

"Miguel Russo, campeón con el club de la Copa Libertadores 2007 y este año de la Superliga 19/20, firmó su nuevo contrato y seguirá como técnico del equipo en 2021. ¡Que sigan los éxitos!", posteó la institución de la Ribera la oficialización del nuevo vínculo. De esta manera, el entrenador, de 64 años, renovó por una temporada más y puso la firma junto a los tres laderos de Juan Román Riquelme en el Consejo de Fútbol: Raúl Cascini, Jorge Bermúdez y Marcelo Delgado. La sonrisa de Miguel fue indisimulable pese a tener puesto el barbijo.



"No digo nada nuevo al decir que tengo ganas de quedarme. Formalizaremos tranquilos y con las formas que vean desde el club. Pero estamos bien", había dejado entrever el técnico durante la conferencia de prensa del viernes.


Y es que Boca le da continuidad al hombre que quiere que se haga cargo del primer equipo. El que Riquelme tenía claro antes de las elecciones de diciembre en el que se terminaron imponiendo sobre Daniel Angelici: "Si ganamos, el técnico ya lo tenemos", decía el ídolo en la previa a los comicios. En el que confían y que tantos resultados le dio al club hace trece años y en lo más reciente, arrebatándole el campeonato local nada menos que a River y con unos números impactantes: 15 encuentros oficiales sin derrotas, 12 triunfos, 32 goles a favor y sólo 4 en contra, con 11 vallas invictas.

Además, por ahora bien parado en la Copa Libertadores, la gran obsesión del xeneize. Y eso no es un dato más. Porque Boca le pone a Russo los nuevos papeles en la mesa cuando el equipo todavía no encaró los octavos de final frente a Inter, de Porto Alegre. Todo un mensaje de tranquilidad, confianza y buen ambiente puertas adentro: no necesita ser campeón de América para ser profundamente analizado y ratificado en el cargo. Dirigentes, hinchas y jugadores lo quieren ahí.

El placer de seguir acompañándose mutuamente es algo que, por ejemplo, la anterior gestión no pudo lograr: todos los técnicos que pasaron durante los ocho años de Angelici no lograron convencer al punto de poder hacer oficial una noticia semejante. Y es que el mandato del Tano había arrancado en 2012 y entre sus gustos para ocupar la dirección técnica había un sólo hombre: Guillermo Barros Schelotto. No obstante, tras haber sido campeón del Apertura 2011 de manera invicta (y con River en la B Nacional), Angelici se inclinó por renovarle el contrato a Julio César Falcioni.



Por las malas actuaciones posteriores y pese a haber llegado a la final de la Copa Libertadores 2012 que perdieron ante Corinthians, de Brasil, en el último partido del Emperador se gritó fuerte en la Bombonera por Riquelme, que había tenido una mala relación tanto con el entrenador como con el presidente. Eso activó el despido de Falcioni y la llegada de un Carlos Bianchi que ya no era el mismo de la época gloriosa. Todo fue postergando la llegada del Mellizo: cuando se fue el Virrey, a Angelici no le quedó otra que acordar el arribo de Rodolfo Arruabarrena. Casi por descarte. ¿Por qué? Los Barros Schelotto seguían dirigiendo a Lanús, institución en la que permanecieron más de tres años.

En los primeros meses de 2016 el Vasco no cosechó buenos resultados y terminó despedido. Y recién ahí se le abrió la puerta al DT que deseaba Angelici. Por eso arreglaron un contrato por dos años, hasta que luego de la caída en Madrid frente al clásico rival no hubo lugar a una renovación. Incluso. Nicolás Burdisso, ex director deportivo, no pudo darle lugar al proyecto presentado: Gustavo Alfaro acomodó el barco durante 2019 (no se le renovó), pero las elecciones de diciembre le impidieron contratar a Sebastián Becaccece, el hombre que creían indicado para seguir reacomodando el rumbo de Boca.

Boca está feliz. Miguel Ángel Russo sigue un año más y, con la espalda ancha y la confianza del Consejo de Fútbol, va en busca de volver a poner al club en lo más alto del continente.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?