Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El máximo ídolo se lució en las semifinales de la Copa Libertadores 2001.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
28 de junio de 2020
elintransigente.com
Un 28 de junio de 2001, Boca se consagró campeón de la Copa Libertadores.

Tras vencer por penales a Cruz Azul de México, en la Bombonera, Carlos Bianchi volvió a festejar un título continental y consiguió el histórico bicampeonato como ocurrió en el club de la Ribera durante 1977 y 1978. Pero, más allá de sufrir en las últimas fases, se impuso de gran manera en los partidos anteriores de la competencia con un gran Riquelme.


En esta edición finalizó como líder del Grupo 8 con 15 puntos. Sumó cinco victorias y una derrota, convirtiendo cinco goles y recibiendo sólo dos. Y superó a Cobreloa de Chile (10), Deportivo Cali (9) y Oriente Petrolero (1). En cuartos de final venció por un 4-3 global a Junior, imponiéndose con un contundente 3-2 en Barranquilla. Mientras que en octavos, el Xeneize goleó por 4-0 a Vasco da Gama y pasó sin dejar dudas.


La semifinales ante Palmeiras

Si bien Boca se impuso ante el equipo mexicano, durante el último partido de la competencia, una de las series más complejas fue ante Palmeiras de Brasil. El equipo de Celso Roth era, sin duda alguna, un viejo conocido. En la edición anterior, se habían visto las caras en la final y a través de los penales, el equipo de Carlos Bianchi logró campeonar. Por eso, para los brasileños era una revancha. Pero la historia, se volvería a repetir.


La serie comenzó en La Bombonera, como aquella vez en el año 2000. Y el resultado fue el mismo: 2-2 con goles de Guillermo Barros Schelotto y Antonio Barijho para el local, Alex y Fábio Junior para la visita. Pero en la vuelta, disputada en el Palestra Itália, una increíble actuación de Juan Román Riquelme. El nacido en Don Torcuato ya era uno de los referentes del equipo, no solo en el vestuario, sino también por su nivel futbolístico.



El “10” se adueñó de la pelota en Brasil y marcó una gran diferencia. Protegió el balón, pasó rivales, hizo jugar al equipo y comandó todos los ataques. A los pocos minutos la intentó filtrar, cometieron un error en defensa, Chaco Giménez la robó y disparó. El arquero respondió pero la pelota le quedó servida a Wálter Gaitán que marcó el 1-0. Minutos más tarde, Román marcó un golazo: la tomó en mitad de cancha, gambeteó a dos rivales y definió cruzado, al ras del piso, entre dos defensores.

El partido se complicaría con el pasar de los minutos. Fábio Junior y Jorge Bermúdez en contra, marcaría el 2-2. Alexandre y Matellán fueron expulsados. Y otra vez penales, como en el Morumbí. Al igual que en aquella final del 2000, Óscar Córdoba brilló atajando dos penales (Alex y Basilio) mientras que Riquelme, Delgado y Bermúdez convirtieron los suyos (Traverso erró). Arce no pudo convertir y el Xeneize pasó a una nueva final que luego ganaría, consiguiendo el bicampeonato.




Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?