Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Por el momento, el puesto de centrodelantero está vacante en el Xeneize.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
20 de julio de 2020
elintransigente.com
El mercado de pases se encuentra en movimiento y si bien no hay grandes noticias para el club de la Ribera en lo que refiere a posibles incorporaciones, hay varias negociaciones iniciadas pensando en lo que viene. Para Boca, el principal objetivo del libro actual era conseguir las tres renovaciones de contrato que finalizaron en junio pasado.

Hasta el momento, embolsó dos nombres importantes: Carlos Tevez y Mauro Zárate seguirán en la institución. Ahora, el gran apuntado es Franco Soldano.


Hay que tener en cuenta que su situación es muy distinta a la de los dos anteriormente nombrados. Principalmente porque el exUnión de Santa Fe tiene un contrato vigente en el fútbol europeo. Por lo tanto, si el Xeneize busca renovar su préstamo (no es opción comprar su pase tasado en cinco millones de euros), deberá hablar directamente con el Olympiacos de Grecia. El club está dispuesto a cederlo pero con un cargo de 300 mil euros, algo que el Consejo de Fútbol no quiere pagar.

Lo cierto es que la importancia de Franco en este último tiempo se dejó ver con claridad. Tras la lesión de Zárate se ganó un lugar en el once titular y se entendió a la perfección con Carlitos. Ambos tuvieron grandes rendimientos y con su “trabajo sucio”, el capitán pudo jugar más libre. No hay otro como él dentro del plantel y Miguel Ángel Russo no quiere perderlo. Por eso, la última oferta enviada por el Consejo fue de un nuevo préstamo por un año, con un cargo de 150 mil euros. Todavía no hubo respuesta.


Las opciones
Si bien su salida sería un dolor grande para Miguel, el DT debe pensar variantes en un puesto que no logra conseguir sustituto tras la dura baja de Darío Benedetto al Olympique de Marsella. Wanchope Ábila, Jan Hurtado, Mauro Zárate, Franco Soldano y hasta el mismo Carlos Tevez intentaron jugar allí. Por eso, Boca deberá hacer el esfuerzo para conseguir un centrodelantero de jerarquía que esté a la altura de la “9” que dejó, hace ya tiempo, Martín Palermo.

Los nombres que se manejan son tres. En primer lugar, por ser del gusto de Juan Román Riquelme, aparece Guido Carrillo que sonó en varias ocasiones para reforzar al equipo. Finalizó su préstamo en el Leganés de España y debe regresar al Southampton, dueño de su ficha. En la última temporada marcó cuatro goles y dio dos asistencias en 27 partidos disputados entre La Liga y Copa del Rey. “Román me llamó el mercado anterior, siempre estuvo en mi cabeza volver a Argentina”, expresó en su momento.


Luego, un viejo conocido: Jonathan Calleri. También terminó su préstamo con el Espanyol de Barcelona, descendido a la Segunda División y su pase pertenece a un grupo inversor. La idea sería conseguir una venta y no una nueva cesión pero Boca no tiene el dinero para semejante transferencia. En 34 encuentros anotó cinco tantos y asistió en tres ocasiones. Recordemos que fue uno de los mejores socios de Tevez durante su vuelta en 2015. En último lugar, ofrecido por Independiente a causa de los problemas salariales, aparece Silvio Romero.

¿Cuánto sabes de Riquelme?