Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

La historia de Emiliano Insúa: se formó en Boca, lo compró Liverpool y ahora lo enfrentará con el Racing de Gago.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
14 de mayo de 2022
tycsports.com

El defensor central, una de las piezas claves de Pintita, surgió en las Inferiores del Xeneize pero, antes de dar el salto en Primera División, fue fichado por los Reds.

Apenas un puñado de hinchas de Boca saben que uno de los caudillos de Racing, con el que chocará este sábado por la semifinal de la Copa Liga Profesional, defendió la camiseta azul y oro hace ya largas temporadas. Se trata de Emiliano Insúa, pilar en la defensa de Fernando Gago, quien no llegó a debutar en La Bombonera pero bien sabe lo que es vestir los colores del club desde muy chico.

Hermano de Emanuel, también con pasado azul y oro y actualmente en Vélez, Insúa talló su fútbol aguerrido en las Inferiores del Xeneize. Era un proyecto interesante de la cantera, pero no llegó a hacer su estreno en Primera División –tan solo sumó dos compromisos en Reserva-, ya que Liverpool posó sus ojos en él y decidió ficharlo a préstamo en la temporada 2006/07, a cambio de 100 mil euros.

Si bien era una cesión por solo 18 meses, jamás regresó a Brandsen 805. Ambos equipos llegaron a un acuerdo para el intercambio de la mitad de su pase por el de Gabriel Paletta. "Me gustaría volver y sacarme la espina que me quedó de debutar en Boca. Hice diez años de Inferiores y nunca pude jugar", contó tiempo atrás Insúa, a quien el técnico Rafael Benítez lo describió como “un buen jugador, con un gran potencial”.



En sus primeros dos años de adaptación a Inglaterra, Insúa acumuló minutos en la Reserva de los Reds, con la que se consagró campeón en 2008. Luego fue escalando en la consideración del DT y disputó varios encuentros con el equipo principal. El primer gol de su carrera fue nada menos que ante Arsenal en Wembley.



Más allá de su garra y compromiso en la primera línea, el argentino fue perdiendo terreno poco a poco y en 2011 fue cedido a Galatasaray de Turquía, donde no pudo explotar todas sus condiciones. Su vuelta a Liverpool al año siguiente no fue como esperaba: sin chances de jugar, se marchó libre a Sporting de Lisboa y allí se dio su punto de despegue en Europa.

Tan destacada fue su labor en Portugal que rápidamente despertó el interés de Diego Simeone, quien lo incorporó a las filas de Atlético de Madrid en 2013. Aunque en su paso por la capital española tampoco tuvo demasiado protagonismo y es por eso que decidió aceptar la propuesta de Rayo Vallecano.



Una buena temporada en Vallecas lo catapultó a la liga alemana, más precisamente a Stuttgart, conjunto con el que descendió y también ascendió a la Bundesliga. En los últimos años de su trayectoria, Insúa también registró pasos por Los Ángeles Galaxy de la MLS y Aldosivi, donde fue dirigido por Fernando Gago, el técnico que decidió llevarlo a Racing.

A Avellaneda llegó por la puerta del fondo y silbando bajito. Un refuerzo que no convencía de todo al pueblo académico. Sin embargo, en un par de meses se convirtió en una pieza clave de la zaga central junto a Leonardo Sigali, que este sábado en Lanús intentarán frenar los avances de Boca y soñar con el pasaje a la final del torneo doméstico.





Riquelme en YouTube
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?