Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Tras los halagos del vicepresidente, Frank Fabra, Sebastián Villa y Edwin Cardona involucionaron y entraron en conflicto con el club o desean ser transferidos; el valor del pensamiento del ex 10.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
17 de septiembre de 2021
lanacion.com.ar

La frase “¿y si te llama Román?” se puso de moda luego de que Juan Román Riquelme asumiera como vicepresidente de Boca y armara el Consejo de Fútbol.

Claro, el peso de su nombre hacía pensar que su voz atraería a cualquier nombre hacia la camiseta azul y oro. Sin embargo, lejos de que ese llamado siempre sea con éxito, hay otra situación que tampoco parece hacer efecto: integrantes actuales del plantel conviven día a día con el directivo y sus elogios parecen haber perdido efecto con el transcurrir del tiempo.

Claro que siempre se caerá en un lugar común: aun siendo uno de los clubes con mejor economía, la situación del país traslada las cabezas rumbo al exterior, por más que la competitividad sea menor en otra liga. Ni que hablar si se trata de un jugador extranjero. Y Boca tiene varios que aspiran a irse pronto. Incluso, aunque Riquelme los haya apoyó fuertemente en sus momentos.

La frase “¿y si te llama Román?” se puso de moda luego de que Juan Román Riquelme asumiera como vicepresidente de Boca y armara el Consejo de Fútbol. Claro, el peso de su nombre hacía pensar que su voz atraería a cualquier nombre hacia la camiseta azul y oro. Sin embargo, lejos de que ese llamado siempre sea con éxito, hay otra situación que tampoco parece hacer efecto: integrantes actuales del plantel conviven día a día con el directivo y sus elogios parecen haber perdido efecto con el transcurrir del tiempo.

Claro que siempre se caerá en un lugar común: aun siendo uno de los clubes con mejor economía, la situación del país traslada las cabezas rumbo al exterior, por más que la competitividad sea menor en otra liga. Ni que hablar si se trata de un jugador extranjero. Y Boca tiene varios que aspiran a irse pronto. Incluso, aunque Riquelme los haya apoyó fuertemente en sus momentos.

Es el caso, por ejemplo, de Frank Fabra. En las últimas horas, su representante, Martín Aráoz, puso sobre la mesa la posibilidad de emigrar. Fuera de la cancha, el lateral izquierdo parece manejar la misma falta de motivación con la que se lo observa cuando suma minutos: no bien asumió Sebastián Battaglia la dirección técnica tras la salida de Miguel Ángel Russo, el colombiano perdió el puesto a manos de Agustín Sandez y, a la vez, Valentín Barco está al acecho.

Cuando Guillermo Barros Schelotto era el entrenador, Fabra fue uno de los destacados, por ejemplo, en aquella Superliga 2017/2018 obtenida antes del Mundial de Rusia. Cuando solamente era un hincha más, el ex Nº 10 supo ponerlo en el altar: “Es muy importante para el equipo. Es el jugador más claro y desequilibrante en el ataque. Cuando tiene un buen día, puede hacer más lío que Pavón”.



Obviamente, los tiempos fueron cambiando. Tras el receso por la pandemia fue uno de los más apuntados: distraído, fue responsable de muchos goles de rivales. Por eso, su actualidad está en el banco de suplentes y su agente reflejó la reflexión del fin de ciclo. “Evidentemente, le vendrían bien nuevos aires a él y a Boca. No nos pidió que le busquemos club, pero mucho tiempo en un lugar va desgastando [lleva más de cinco años]. Por ahora, va a seguir aportando lo suyo, pero quiere tener una chance en Europa”, dijo Aráoz en TyC Sports. Aún sabiendo que Riquelme lo bancó alguna vez, su desgano es notorio y esas palabras de hace años no hicieron un clic.

Como en otros: Sebastián Villa es otro que decepcionó al ex futbolista. Pasó del cielo al infierno. “No tengo dudas de que el mejor jugador de Argentina es él. Tuvimos que escuchar por mucho tiempo que definía mal las jugadas. Hoy los c... a baile y a goles a todos”, lanzó Riquelme cuando el atacante colombiano era figura, hace apenas un puñado de meses.

A la vista está que era el más mimado. Y, entonces, el futbolista actuó con la moral alta: enojado por no ser transferido a Brugge, de Bélgica, no fue a entrenarse por 40 días. Los abogados del club trabajaron en la sanción cuando retornó: sin goce de sueldo hasta que comience octubre. Ahora hace una pretemporada personal después de tantos días afuera –que incluyeron un viaje a su país– y se verá si Battaglia lo utiliza.

Otro caso es Edwin Cardona. Sí: tres colombianos. Una debilidad del ex capitán. Incluso, el líder del Consejo salió a apoyar al número 8 minutos después de que fuera irresponsable y ejecutara de emboquillada en la definición por penales del primer cruce por eliminación directa con River de la gestión, por la Copa de la Liga Profesional 2021: el arquero lo adivinó, dejándolo casi en ridículo, por más que Boca terminara siendo el vencedor.



“Eso les pasa a los que están locos. Cardona es un genio del fútbol. Se iluminan y, cuando les salen bien las cosas, queremos abrazarlos. Esas cosas les salen a muy poquitos jugadores. Si hacía el penal, madre mía...”, lo protegió Riquelme.

No obstante, ya se puede palpar que el Consejo no hará uso de la opción de compra (5 millones de dólares) que impone Xolos, de Tijuana. Su decisión de no subir al avión sanitario desde Brasil –donde disputó la Copa América– para irse a su país cayó mal: rompió la burbuja y se perdió los octavos de final de Copa Libertadores ante Mineiro, serie en la que el equipo fue eliminado.

A la lista se puede sumar, incluso, a Guillermo “Pol” Fernández, aunque Riquelme nunca habló de él mientras estuvo en el club. Sí es cierto que, con los micrófonos cerrados, en el Consejo lo catalogaban como “la estrella del equipo”. Y seguramente lo sabía el propio volante. No obstante, el jugador no quiso renovar el préstamo y ya no fue tenido en cuenta hasta volver a México. El pensamiento del dirigente que brilló en sus tiempos como futbolista, por ahora, no conmueve.

Riquelme en YouTube
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?