Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme


Después de viajar por todos los estados imaginados, Darío Benedetto disfruta días de revancha en su segunda etapa en Boca.

Compartir en Facebook Compartir en WhatsApp
30 de septiembre de 2022
msn.com

Grita goles decisivos para sostener el sueño xeneize de la doble corona. Ahora el Pipa les saca la lengua a todos.

Cuando se confirmó su regreso al fútbol argentino, cuando dejó el Elche para volver a ponerse la camiseta de Boca, se imaginaba que el mejor 9 xeneize desde que se retiró Martín Palermo provocaría una revolución. Sin embargo, le costó...

Aunque de entrada impuso su sello goleador, luego sufrió Benedetto un momento de sequía combinado con molestias musculares. Y perdió influencia en el ataque de Boca.

Encima el Pipa también protagonizó escándalos extrafutbolísticos. Sentenció a Agustín Almendra, un compañero que había tenido una discusión feroz con Sebastián Battaglia, el DT en ese entonces... Llegó tarde a un entrenamiento, no avisó y lo sancionaron... Con otro compañero, con el peruano Carlos Zambrano, se peleó a trompadas en el entretiempo contra Racing y el club lo suspendió por dos partidos... Además, se filtró un video en el que insultaba a la dirigencia (con el vicepresidente Juan Román Riquelme incluido) en una arenga previa de Libertadores enojado por una discusión que habían tenido por los premios...

Eso sí, el golpe del final para Benedetto pareció que era la noche que en la Bombonera falló dos penales, uno en los 90 minutos y otro en la serie decisiva. Justo por él, justo por quien se imaginaba como Salvador, Boca era eliminado en su casa por Corinthians de esa Copa Libertadores que ya es una obsesión porque hace 15 años que no la gana. Un puñal brutal que significó además el despido de Battaglia. Se intuía que con el Pipa no había marcha atrás.

Hasta que surgió el quiebre, el nacimiento de la recuperación. El gol contra River en el Superclásico con victoria 1-0 en la Bombonera. Y al partido siguiente otro grito, sobre la hora, para vencer 1-0 a Lanús. Dos triunfos vitales por la Liga. Y esta semana, el miércoles, una definición para ayudar en el 3-2 ante Quilmes y colaborar en la clasificación a semifinales de la Copa Argentina. Todo mientras River sufre, padece…

Benedetto volvió a ser Benedetto. Lo disfruta este Boca que es máxima candidato a ganar la liga y también la Copa Argentina. Sería un doblete para sumar a la conquista de la Copa de la Liga Profesional dibujada en el primer semestre del año. Sería redondear un 2022 casi perfecto.

Es que faltó esa Libertadores que los xeneizes otra vez perseguirán con obsesión en 2023. Y ahí estará el Pipa. Este Pipa. El de los 60 goles en 111 partidos con la camiseta xeneize, el que se encuentra en el puesto 23º en la tabla histórica de goleadores del club. El mejor 9 xeneize desde que Palermo dijo adiós. El que supo reinventarse cuando su situación parecía irremontable.



¿Cuánto sabes de Riquelme?