Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El Xeneize volvió a jugar mal, volvió a perder y, por primera vez, le convirtieron más de un gol.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
21 de noviembre de 2020
goal.com
El miércoles, a Porto Alegre contra Inter...

"Dale, dale, dale, Bo...". Van 20 minutos del segundo tiempo y los parlantes de La Bombonera emulan a la perfección lo que hubiese sido el grito de los hinchas. El anémico Boca del primer tiempo dio paso a un mejoría en el complemento, pero que, finalmente, no fue suficiente. Lo que hasta hace dos semanas era todo alegría, ahora es todo preocupación: el Xeneize perdió su segundo partido consecutivo justo antes de que comience la seguidilla por la Copa Libertadores.

La planilla dirá que de los 11 futbolistas que salieron al campo de juego para enfrentar a Lanús, apenas dos que forman parte del equipo ideal que está en la cabeza de Miguel Ángel Russo: Esteban Andrada y Lisandro López. El resto, todos suplentes. Algunos de ellos, con muy pocos minutos a lo largo del año, como Leo Jara, Mauro Zárate, Gonzalo Maroni, Sebastián Villa y el debut como titular del Pulpito González. Pero excusas al margen, el muletto volvió a estar muy lejos de lo esperado ante un rival al que derrotó hace apenas un mes.

Los problemas que aparecieron ante Talleres, se profundizaron ante el Granate. Si ante la T había faltado juego asociado para volver a depender de los embates de algunas individualidades, ante el conjunto de Luis Zubeldía se sumó otra inquietud que, hasta ahora, no se había presentado: la defensa. Es cierto que fue el sector que más se resintió, pero los dos goles visitantes, producto de grandes desatenciones defensivas, encienden las alarmas. Claro, por primera vez, los de Russo recibieron más de un gol en 90 minutos y eso es noticia. Zambrano, Jara y Mas tuvieron una noche para el olvido y expusieron al imbatible Esteban Andrada.

Arriba, entre tanto, quedó claro por qué juegan los que juegan. El ingreso de Edwin Cardona fue lo que sucitó la mejora colectiva, pero Villa falló a la hora de finalizar sus intenciones, Maroni se quedó solo con su buena voluntad y Wanchope, que tuvo dificultades para que le llegue la pelota durante todo el cotejo, pudo aprovechar recién un rebote sobre el final. Zárate, entre tanto, merece un análisis más profundo: el delantero volvió a estar desde el arranque después de nueve meses y no hizo prácticamente nada como para contradecir la decisión que el entrenador adoptó desde principio del 2020. Estuvo entre los jugadores que menos tocaron la pelota y apenas tuvo dos remates al arco. Demasiado poco para su jeraquía.

A Boca le llegó el peor momento en el peor moento posible. El martes viaja a Porto Alegre y el miércoles juega el primer chico ante Internacional, por los octavos de final. Una semana después, disputará la vuelta. El desafío, entonces, será que estos resultados no afecten la moral ni la confianza que al DT tanto le costó construir durante los primeros meses y la post pandemia.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?