Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Contó cómo fueron las charlas que tuvo con Juan Román Riquelme y fijó el principal objetivo que tiene el club.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
21 de enero de 2022
lanacion.com.ar

El goleador brindó una conferencia de prensa este viernes y no le escapó a ningún tema.

Darío Benedetto fue presentado este viernes formalmente en Boca, luego de haber presenciado durante la mañana el entrenamiento del plantel por segunda vez. El futbolista se había hecho los estudios médicos el jueves, observó esa misma tarde la práctica luego de saludar a cada uno de sus compañeros y al cuerpo técnico, y selló el contrato en la previa del juego que los xeneizes tendrán en La Plata con la Universidad de Chile. Todo “a las corridas”, como dijo el Pipa.

De camisa blanca y jeans, el goleador se sentó a las 16 en la conferencia de prensa junto al presidente del club, Jorge Amor Ameal, que fue quien lo presentó, y Raúl Cascini, integrante del Consejo de Fútbol del club, quien solamente acompañó físicamente y sonrió, como la mayoría de los presentes, cuando Benedetto manifestó: “Estoy bien. Vengo de un viaje largo, haciendo muchas cosas en pocos días para poder venir. Quería entrenar hoy mismo pero Cascini no me lo permitió. Venía jugando con el Elche el campeonato y la Copa del Rey en España, y entrenando a la par del equipo aunque tenía pocos minutos. Estoy listo para sumarme enseguida”.



Sobre su regreso a Boca, el número 9 confesó: “Recibí un llamado de Román el año pasado cuando estaba en Francia y le dije que tenía la posibilidad de ir a la Liga de España, de sentir lo que era estar ahí. Cuando no me sentí importante en el equipo, lo llamé y le dije que estaba dispuesto a volver. Ni lo pensamos con mi familia”.

“Sé las exigencias de la camiseta y Boca es candidato a pelear siempre. La Copa Libertadores va a ser el principal objetivo, lo sé. Al club ojalá que pueda darle el título, porque soy hincha y por todo el cariño que me dan. Espero poder transmitir lo que aprendí en Europa, donde siempre había hinchas de Boca a los que encontraba en los estadios”, agregó el futbolista.



“Sabemos muy bien los objetivos que tenemos, principalmente el de la Libertadores. Quiero disfrutar el momento, volver a vestir la camiseta y adaptarme a lo que necesita el técnico. Hay algunos compañeros a los que ya conozco, que ya estaban acá cuando me fui, y a muchos los tengo que conocer”, apuntó, siempre sonriente y con respuestas concretas.



Habló de su actualidad, muy confiado: “Tomo la responsabilidad y ojalá que lo pueda demostrar partido a partido. Tengo que demostrar que estoy físicamente y futbolísticamente para tener mi lugar. El entrenador va a tener que decidir. Yo tuve tres años muy buenos en el club, pero no puedo quedarme con eso...”

También tomó distancias de las comparaciones con Martín Palermo. “Es muy fuerte la comparación con Palermo, al que siempre lo vi como un referente. Es un placer que los hinchas me comparen... Pero es un ídolo, y yo no pienso en eso... Ojalá que pueda hacer algo parecido. No tengo en la cabeza la idea de ser ídolo. Mi idea es lograr lo máximo que se pueda”.



El delantero, nacido el 17 de mayo de 1990 en Berazategui, jugó 76 partidos y anotó 45 goles en su primer ciclo, lo que lo convirtió en el mejor promedio de gol en el conjunto xeneize luego del retiro de Palermo, el máximo anotador histórico. Además, ganó tres títulos: el Campeonato de Primera División (2016-17), la Superliga (2017-18) y la Supercopa Argentina (2018).

Consultado sobre cómo se sentía en este reencuentro con el club de sus amores, el Pipa se describió “muy emocionado” y puso en foco en los fanáticos: “El hincha de Boca siempre te sorprende, lo sigue haciendo hasta el día de hoy”. Y recordó lo mejor de su paso por Europa: “Los primeros meses en Marsella fueron buenos, pudimos ganarle al PSG luego de nueve años... Pasados los seis meses y clasificados a la Champions, el equipo cayó un poco, se peleaba por poco, vinieron refuerzos, me sentí un poco inquieto… Y me fui a España.”



En este reencuentro con la camiseta azul y oro, Benedetto buscará la titularidad por la que, desde que asumió Battaglia, han peleado Luis Vázquez, de 20 años, y Nicolás Orsini, de 27. El primero aportó goles, buen juego y sacó provecho de una lesión que marginó durante meses al ex atacante de Lanús. “¿Si podemos jugar juntos con Vázquez? Creo que sí. Yo veía todos los partidos de Boca, y estuvo haciéndolo bien. Es goleador. Es la misma competencia que teníamos con Wanchope (Ábila) y otros compañeros hace unos años. Me sirve a mí, a mis compañeros y al técnico tener opciones, y que haya una sana competencia. Con mi experiencia puedo ayudar a darles confianza a los chicos, que Boca tiene varios en la parte ofensiva”, describió.

Riquelme en YouTube
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?