Excelente anécdota entre Riquelme y Gaitán