Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El campeón necesita mucho más a Marcone o un armador de juego como Cardona que otro 9 que no está probado en el club como los demás y que llegaba para pelear un puesto.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
13 de agosto de 2020
tycsports.com
No es una mala noticia para Boca que finalmente Silvio Romero haya arreglado su continuidad en Independiente.

Al contrario. En realidad, el último campeón del fútbol argentino queda mejor armado sin él que con él. No es que el cordobés sea un mal jugador, pero su llegada implicaba la salida de Marcone, también la posible búsqueda de otros horizontes por parte de un competidor directo como Abila y esto podía afectar más a Boca que las soluciones que podía brindar un goleador que no está probado.

A ver: la de Boca es una camiseta muy especial, que requiere de cierta adaptación, y que se ha comido figuras indiscutidas de otros equipos importantes. Le pasó alguna vez al Beto Acosta, intratable en San Lorenzo, que llegó y no fue ni la mitad. Si Boca fue a buscar a Romero -más allá de considerar su presente- fue porque estaba en la mesa de saldos de Independiente con un cartelito de oferta que invitaba a comprarlo (su baja cláusula de rescisión). Pero no puede decirse que Romero fuera el salto de calidad que hubiera aportado, por caso, un Cavani. Hubiera llegado para competir con el resto.

Por caso, ¿es Romero más que Wanchope? Abila tiene una cuenta pendiente, y es que las lesiones no le permitieron la continuidad necesaria y varias veces por esa razón quedó afuera de partidos clave. O llegó al límite. Pero es un hombre que le ha hecho goles a River, uno incluso en la final de 2018. Si no fue titular en el ciclo Russo tiene más que ver con una elección táctica que con sus números. El técnico prefirió potenciar a Tevez poniéndole a Soldano de ayudante de campo para que hiciera el trabajo sacrificado de marcar la salida de los rivales y pasar la línea de la pelota: el título y el rendimiento de Carlitos le dieron la razón. ¿Romero está para hacer eso? Ahora, además, Russo tiene al regresado Bou, que puede cumplir la misma función de Soldano, que ya sabe lo que pesa la camiseta y que también ha hecho goles en clásicos. Y está Zárate, una variante de diferentes características pero que aporta desequilibrio individual y pelota parada.

Al margen de todo esto, desprenderse de Marcone para incorporar a Romero habría sido un error de planificación. Sin un 5 alternativo para el titular, que es Campuzano, el plantel habría quedado desbalanceado. La posición del volante central es de roce constante, y estar en la lucha implica exponerse a tarjetas y a lesiones -sobre todo luego de un parate tan pronunciado. Mucho más que a Romero, Boca necesita a ese 5 de experiencia que tiene hambre de recuperar un lugar y también un armador de juego como Cardona: no hay uno solo como él en el grupo, sobre todo ante la inminente salida de Bebelo Reynoso. El colombiano, más allá de los destratos sufridos en la última época de Guillermo, también sabe lo que es ponerse la camiseta y brillar en un superclásico.

No, no es para lamentar. Romero era un excelente negocio para Boca si lograba sacarlo por poco más de un millón de dólares y sin desprenderse de nadie. El campeón necesita enriquecerse, y con cualquiera de las salidas que implicaban la llegada del 9, sin dudas se hubiera debilitado.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?