Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El central tiene varias razones para ponerse la azul y oro: de contrato, familiares, sentimentales y hasta por la Selección.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
06 de enero de 2021
ole.com.ar

Sin embargo, fue clave la permanente comunicación con Riquelme. Te contamos los detalles.

Fue la bomba del primer día hábil del 2021. Inesperada hacia el afuera por el contexto, un post superclásico caliente y en la previa de dos semis que pueden definir otra final entre Boca y River por la Copa. Pero al fin y al cabo, la chance de que Marcos Rojos se pueda poner la azul y ora no fue tan sorpresiva puertas adentro. ¿Por qué? En principio, por varias razones que hacen que el defensor quiera pegar la vuelta definitiva al fútbol argentino y también, por una fundamental y no tan conocida: sus frecuentes charlas con Riquelme.

Desde que Román lo llamó en junio del año pasado para ver qué iba a hacer con su futuro en plena pandemia, cuando ya la continuidad del defensor en Estudiantes asomaba difícil, el hombre fuerte del Consejo de Boca fue haciendo un trabajo constante y silencioso para repatriarlo. En ese momento, Rojo le dijo que no a la chance de pasar a Boca, porque entendía que no era el momento y que no le podía hacer eso "a la gente del Pincha, que me recibió como un ídolo".



Sin embargo, dejó la puerta abierta. "Ahora es no, pero después, nunca se sabe. No quiero decir que no voy a ir, porque después pasa otra cosa y...", dijo. Y Román lo anotó. Y desde entonces, tuvieron charlas frecuentes. Como le dijo en estas horas a Olé una persona cercana al defensor. "Habla con Riquelme seguido. Y aunque todavía no hay nada cerrado, sí hay charlas avanzadas".



Esas charlas tienen que ver con las señales de Rojo para regresar a jugar al país (igual pasó las Fiestas acá) y ponerse la de Boca, un club que ya lo había buscado en el 2019, cuando Nico Burdisso, por entonces manager xeneize, lo llamó para ponerse la azul y oro. "Fue compañero mío en la Selección y me ofreció ir porque yo no estaba jugando, pero le dije que quería seguir acá", contó el central en su momento. Pero esa situación cambió. Y ahora Boca es una chance muy factible, muy cercana, por varias razones.

Su situación contractual

Rojo, quien llegó al United en 2014, había renovado contrato con ese club en marzo del 2018 hasta junio del 2021, con opción a una temporada más. Por lo tanto, en seis meses se vencerá ese vínculo original y ya está claro que ninguna de las dos partes utilizará esa cláusula de extensión. El club ingles, porque ya desea prescindir del jugador (de hecho, lo quiso negociar siempre en este último tiempo) y el defensor, porque ya quiere ir a un equipo en busca de continuidad.

Por lo tanto, como su vínculo se vence dentro de seis meses, el jugador ya está en libertad para negociar su próximo destino y eso es lo que está haciendo junto con su representante, el inglés Kristian Bereit. Por todo, la chance de llegar a Boca con el pase, facilita la negociación. De hecho, como el United ya no lo va a utilizar y el jugador se marchará en poco tiempo, lo que se está hablando es la posibilidad de que se desvincule ahora, para poder jugar en el arranque de la Copa Libertadores 2021 (de llegar, firmaría por tres temporadas).

El contexto familiar

El defensor fue papá en octubre del año pasado de su tercera hija, Luna. Y esa situación, después de casi una década en Europa, también empieza a pesar en el deseo del jugador de volver a su país, para estar más cerca de su familia y de sus afectos. El hecho de haber pasado gran parte del 2020 en Argentina, por la pandemia, también alimentaron y potenciaron esas ganas de regresar para instalarse acá. "Le costó muchísimo volver a irse a Manchester", contaron quienes más lo conocen.



También la escolaridad de sus otras dos hijas, Morena y Martina, juegan en esta historia de volver al país. Por eso, con su pareja, Eugenia Lusardo, también está analizando la chance de radicarse definitivamente en La Plata para que ellas puedan acomodarse en ese sentido, sobre todo en el caso de Morena, que ya está en la primaria. Un detalle que no es menor.

El sueño de papá

El padre del defensor, que tiene dos de sus tres nombres (Marcos y Faustino), pero que en el barrio es más conocido como Tití, es fanático de Boca. Y más de una vez, le metió fichas a su hijo para verlo jugar con la azul y oro. Por eso, cuando Riquelme lo llamó por primera vez, al central se le vino encima ese sueño de su papá.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Marcos Rojo ?? (@marcosrojo)



“Mi viejo era de meterse en La Doce. Y varias veces me presionó para que fuera a Boca. Mi vieja es de River. Y cada vez que mi papá me tiraba eso, ella decía: "No, vos estás loco", contó el defensor sobre el superclásico familiar. Es por eso que, en alguna ficha de chiquito en el club Malvinas de La Plata, Marcos figuró como hincha del Millo. Pero en realidad, fue por influencia de la mamá. De grande se hizo del Pincha, aunque el sueño paterno para que se ponga alguna vez la azul y oro y la idolatría por Riquelme, hacen que ahora el Xeneize le tire más.

La Selección, siempre presente

Cuando volvió a Estudiantes a principio del 2019, lo hizo también para volver a estar cerca de la Selección, en ese momento incluso, de la Copa América que se iba a jugar con sede en Colombia y en Argentina. Sin embargo, la pandemia, el parate del fútbol, la suspensión de esa competencia y su vuelta al United sin continuidad, lo dejaron out de la posibilidad de volver a ponerse la camiseta argentina.



Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Marcos Rojo ?? (@marcosrojo)



Rojo, después de haber jugado dos Mundiales y tres Copas América, se sigue sintiendo "jugador de Selección". Y considera que, a los 30 años, por experiencia y la jerarquía europea, todavía tiene mucho para dar si logra recuperar la continuidad perdida. Por eso, tiene claro que para volver a estar en consideración, la azul y oro asoma como la mejor vidriera posible. "Sabe que si la rompe en Boca, sí o sí lo van a volver a citar", dicen en su entorno.

Por todo, Rojo se acerca a Boca. ¿Y Estudiantes? Marcos sabe que hizo todo lo posible para volver el año pasado y que resignó mucho para hacerlo. Y si no pudo seguir fue por causas de fuerza mayor. Por eso, aunque muchos hinchas puedan enojarse, sabe que todavía tiene edad para volver al Pincha en algún momento... Así, si todo va bien, a más tardar en junio podría vestirse de azul y oro...

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?