Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El defensor está muy cerca de ser nuevo refuerzo del Xeneize, que ya había intentado contratarlo a lo largo del último año.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
05 de enero de 2021
goal.com

La probable llegada de Marcos Rojo a Boca sosprendió a todos porque no era un nombre que se hubiera mencionado en las últimas semanas, pero sí durante la primera parte del 2020.

Al mejor estilo Riquelme, en caso de cerrarse la operación, será una jugada cocinada a fuego lento.

Hace un año, cuando el Covid apenas comenzaba a amenazar a una ciudad de China y nadie en occidente imaginaba sus trágicas consecuencias, el defensor dos veces mundialista sabía que sus días en Manchester United estaban contados y Estudiantes le abrió la puerta para regresar luego de nueve años. Juan Sebastián Verón lograba en el mismo mercado de pases fichar a Mascherano y a Rojo, pero la experiencia del zurdo acabaría demasiado pronto: un partido jugado, una lesión muscular, la suspensión de toda la actividad.

En los primeros meses del Aislamiento, había sido noticia por "romper la cuarentena", aunque en una de las ocasiones, de forma llamativa: jugando un "picado" con amigos y la camiseta de Boca con el 10 de Román, fotografiado por su propio hermano y posteado en Instagram.

Sus constantes problemas de disciplina cayeron mal en la dirigencia del Pincha, aunque la idea seguía siendo retenerlo. Simultáneamente, Agustín Alayes se sinceraba respecto al interés del Xeneize: "lo veo difícil que juegue en otro club, verlo con otra camiseta me resulta raro pero nunca digas nunca. La decisión ya es del Manchester United".



Para Rojo, continuar en La Plata seguía siendo su deseo, aunque al mismo tiempo llegaba el primer contacto formal con su ídolo, durante el mes de junio: "Fue una locura. Primero me manda un mensaje el hermano diciéndome que Román quería hablar conmigo. Si no me molestaba. Le digo "¿cómo me va a molestar?". Pasaron dos o tres días. Ahí me mandan un mensaje, un sábado, que decía "hola, soy Román. Marcos, disculpame que te moleste. ¿Te puedo llamar?". Yo estaba en mi casa y digo "noooo, voy a hablar con Riquelme". Me temblaban las piernas. Lo había visto una sola vez".

Y agregó que "me dijo de su idea en Boca. De entrada no cerré nada porque se terminaba mi préstamo en Estudiantes, tenía que volver a Inglaterra. No es lo mismo Boca que Estudiantes, son mucho más conocidos. Por dentro pensé "quizá Manchester acepta la oferta de ellos". "Dejame pensarlo, lo voy a hablar con mi familia", le respondí. Hablé con mi mujer, con mi hermano, con mis amigos... Pero yo si viera que otro jugador en mi lugar se va a Boca pensaría que no está bien. Que de la nada aparezca en Boca no me parece. Esto se lo dije a Román en otra llamada que tuvimos".

El 10 de agosto llegó el anuncio de su regreso a Manchester United, para jugar apenas 45 minutos en el equipo U23, el 23 de octubre. Desde ese día que no disputa un partido profesional, pero para Riquelme eso no fue problema. Mientras el equipo se prepara para la semifinal ante Santos, levantó el teléfono y el platense, que intentó hasta donde pudo mantener los "códigos" con el Pincha, esta vez se mostró dispuesto a negociar. Y Román, con paciencia, comienza a abrochar un refuerzo, a priori, de lujo.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?