Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

'Hacía cosas estúpidas'.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
23 de septiembre de 2019
biobiochile.cl
Uno de los ‘10’ más talentosos del fútbol en los últimos años se despide. Juan Román Riquelme anunció hace unos días que dejará la actividad, con un partido de despedida el próximo 12 de diciembre.

El ídolo de Boca Juniors tuvo en Argentina una exitosa carrera, donde ganó absolutamente todo, incluidas tres Copas Libertadores. Sin embargo, los últimos años fueron más irregulares, aunque siempre fue prenda de garantía a la hora de mostrar talento y magia, características propias de un creador.

El trasandino pasó en 2003 de Boca a Barcelona, donde pocos minutos lo llevaron al Villarreal, equipo en el que sumó grandes campañas, pero también un adiós al fútbol europeo sin pena ni gloria. El otro protagonista de esa historia fue un chileno, que el talentoso jugador quizás no recuerde con mucho cariño al momento de colgar los botines.

Manuel Pellegrini lo dirigió en el club español durante 3 años, y aunque fue clave en la campaña del ‘Submarino Amarillo’ en la Champions League, en la cual llegó a semifinales en 2006, Riquelme se fue peleado con el chileno, en una historia que tuvo más polémicas y conflictos que una armoniosa relación.

DEL AMOR AL ODIO
Pellegrini y Riquelme coincidieron en quizás la mejor época del Villarreal en su historia. Buenas temporadas en la liga se sumaron al logro de llegar a semifinales de Champions. Ahí estuvieron cerca de pasar a la final, pero un penal desperdiciado por el mismo Juan Román sería clave para ver destrozadas sus aspiraciones europeas.

Pero el error del seleccionado argentino nada tuvo que ver en lo que vendría después. Hasta ese punto este era figura y referente en el once del ‘Ingeniero’. Titularidad indiscutida, talento y goles eran más que suficientes para tener al campeón de la Libertadores como pieza clave en el esquema del técnico que descendió con Universidad de Chile.



Pero en la siguiente temporada, 2006-2007, vendría el quiebre. De un momento a otro el mediocampista empezó a perder protagonismo y minutos, a tal punto de ser excluido del plantel.

Los motivos que se dijeron en aquella época fueron muchos. Desde problemas de Riquelme con la autoridad del club, hasta falta de compromiso y querer tener más vacaciones. Lo que sí se confirmaría más adelante era la mala relación con el presidente del Villarreal, Fernando Roig, quien siempre fue de la confianza de Pellegrini. Y claro, el empresario español confió en él y lo llevó a Europa. Además, la cero tolerancia del chileno era conocida al momento de tener jugadores conflictivos. Esto desgastó la relación futbolista-entrenador.

El técnico nacional ni se inmutó al sacar a Román del equipo, aunque eso le trajera críticas de la prensa deportiva: “Riquelme fue el que renunció a jugar en el Villarreal bajo los conceptos que uno da como técnico. El día que levante esta renuncia, estudiaremos y veremos qué es lo que sucede (…) no es que nosotros estemos perjudicando a Riquelme. Él está aquí, se entrena bien, no hay ningún tipo de problemas, ni pasa ningún sufrimiento, ni tortura alguna”, explicó el chileno en una conferencia en el momento, en declaraciones recogidas por El País.

La falta de compromiso fue el motivo que dio el DT. Lo cierto es que el volante creativo no jugaría más en el ‘Submarino Amarillo’, y a final de temporada fue prestado a Boca Juniors, equipo que a la postre lo compraría.

Luego del conflicto ambos irían por sus caminos, y con bastante éxito. Juan Román Riquelme ganaría nuevamente la Libertadores con el club de sus amores. Por el otro lado, Pellegrini lograría llegar al Real Madrid, y triunfar en equipos como el Málaga y Manchester City, donde levantó la Premier League.



Pero la situación no sería indiferente para ninguno. Con el tiempo, el entrenador dejaría su clásico hermetismo y sería bastante duro con el futbolista, etiquetándolo como el hombre más complicado que había dirigido.

“No era uno de los mejores jugadores, porque tiene otros problemas. Hace muchos años, en ese momento tenía falta de madurez, quería ser el número uno, hacía cosas estúpidas. Pero como jugador, puede hacer lo que quiera. Puede jugar en todas las ligas donde quiera“, comentó a The Independent, Manuel Pellegrini.

El ‘10’ de Boca también tendría palabras para el actual técnico del West Ham, donde negó un conflicto, pero de igual forma lo repasó: “La convivencia con Pellegrini fue normal. (Pero) Es complicado cuando una persona de 50 años tiene que hacer lo que le piden los dirigentes”, en declaraciones recogidas por El Mundo a la emisora La Red.

Finalmente lo que gatilló el distanciamiento entre ambos fue la pelea del argentino con el presidente del Villarreal, y el apoyo de Pellegrini a éste, lo que molestó al volante. Al menos así lo aclararía el jugador hace un tiempo en el programa argentino Pasión Futbolera: “Con Pellegrini nunca pasó nada, nunca discutí. Mi pelea fue con el presidente y Pellegrini se prestó a hacer lo que el presidente le pidió”.

Riquelme dirá adiós a una carrera con victorias y polémicas, en una despedida en que destacarán sus excompañeros de Boca Juniors y amigos del fútbol en La Bombonera, lugar en que seguramente no será invitado Manuel Pellegrini.





Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?