Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

En un momento en el que Boca podía quedarse sin nada, Miguel se guardó a los dos ídolos en un partido ante Colón.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
09 de junio de 2020
ole.com.ar
Mirá cómo fue y por qué tomó esa decisión...

No es común que un entrenador guarde a sus dos mejores jugadores mientras pelea un campeonato. Y menos si son Martín Palermo y Juan Román Riquelme, dos ídolos del club. Bueno, Miguel Ángel Russo lo hizo. Se acercaba el final del primer semestre del 2007, Boca luchaba el Clausura con San Lorenzo y estaba en semifinales de la Copa Libertadores, donde había perdido la ida contra Deportivo Cúcuta 3-1 en Colombia. Por eso, el DT se la jugó fuerte para intentar revertir el mal resultado por la Copa y, a tres fechas de terminar el torneo, puso en el banco a Martín y a Román.





Ya lo había hecho la fecha anterior contra Gimnasia de Jujuy, en la Bombonera previo a la ida de la semi en Colombia y el Xeneize se impuso 3-1, pero en su visita a Colón de Santa Fe volvió a jugársela a pleno, porque con ese triunfo ante los jujeños seguía peleando el título local. Russo dispuso en la cancha un 11 con muchos suplentes, que tuvo a Pablo Migliore; Clemente Rodríguez, Matías Silvestre, Cata Díaz, Morel Rodríguez; Neri Cardozo, Sergio Orteman, Sebastián Battaglia, Jesús Dátolo; Mauro Boselli y Bruno Marioni. Además, Ever Banega tampoco podía jugar ya que había llegado a las cinco tarjetas amarillas.


Boca arrancó abajo en el encuentro, pero en el final del primer tiempo, Boselli puso el 1-1. Y fue en la segunda parte cuando Miguel se decidió a poner toda la carne en el asador: a los 10' entró Riquelme, cinco minutos después Palermo y a los 28' Palacio. Y aunque Boca intentó, no pudo llevarse la victoria. Es más, a poco del final, con el Xeneize volcado en ataque, Colón salió de contra y puso el 2-1 definitivo. Así, a dos fechas del final, se quedaban a cuatro puntos del Ciclón.

Además de los dos máximos ídolos, ese día también se sentaron en el banco Rodrigo Palacio, Hugo Ibarra, Pablo Ledesma, otros tres titulares indiscutidos. Así, Boca se despedía del torneo y tenía que remontar una semi durísima en la Libertadores. Pero el final es conocido: San Lorenzo fue el campeón del Clausura con seis puntos de ventaja, los de Russo derrotaron 3 a 0 a Cúcuta de local, pasaron a la final y aplastaron a Gremio para lograr la Sexta, el premio mayor. No por nada Román lo eligió como su primer DT en su nueva faceta como dirigente, si hasta lo dejó a él y a Palermo en el banco...




Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?