Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El equipo paraguayo se sintió cerca de eliminar a Boca luego de empatar en la Bombonera, pero Román la descosió en la vuelta en Paraguay y, desgarrado, clavó un golazo.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
18 de septiembre de 2020
ole.com.ar
Y se armó...

Fue por los cuartos de final de la Copa Libertadores 2007. Clemente Rodríguez hizo un rodeo sobre el lateral izquierdo para evitar la presión de Aquino y jugó atrás para el Cata Díaz, que controló la pelota y buscó atravesar el mediocampo. Allí, de espaldas, Juan Román Riquelme bancó el embate de Cáceres y giró hacia su derecha con un control orientado. Tocó tres o cuatro veces la pelota. Avanzó desde la izquierda hacia el centro del campo. Volvió a sacarse a su rival protegiéndose con el brazo estirado, fiel a su estilo. Pisó la medialuna. Lo cerraron dos rivales, además del tercero que seguía comiéndole los talones. Y el derechazo bajo y cruzado superó al arquero para abrir el marcador en la revancha como visitante ante Libertad de Paraguay y encaminar a su equipo rumbo a una victoria que parecía complicada, después de un duro empate conseguido en la ida en la Bombonera.



Fue el día en que el ídolo ganó el partido jugando desgarrado y le quitó al conjunto paraguayo la ilusión que sintieron más al alcanza de la mano de ganarle a Boca. Tan grande fue el golpe que al día siguiente acusaron al 10 de haber jugado dopado...



La realidad es que en Libertad siempre recuerdan lo cerca que se sintieron en esa oportunidad de eliminar a Boca. Nunca se habían sentido tan cerca. El 1-1 en el partido de ida jugado el 17 de mayo de 2007 en una Bombonera que explotaba (y tenía a Maradona y Tevez en los palcos) hizo que se ilusionaran con lo que en la previa parecía imposible, y se visualizaron en las semifinales. "Libertad queda en la Boca de la semifinal", tituló el diario paraguayo ABC. Y otros compararon el empate en la ida con las veces que el popular Olimpia sacó a Boca de la competencia e incluso con la final que le ganó en 1979 al bicampeón de América del Toto Lorenzo. Demasiado. No contaron con que ese número 10 que había vuelta a préstamo del Villarreal estaba mentalizado en levantar su tercera Libertadores...

Esa noche del 24 de mayo de 2007, con Miguel Russo como técnico, Boca formó con Caranta; Ibarra, Díaz, Morel Rodríguez, Clemente; Ledesma, Banega, Cardozo; Riquelme; Palacio y Palermo. Un equipazo, y no sólo por la presencia de Román... "Veníamos del 1-1 con el gol de Palermo sobre el final y resolvió de manera simple la revancha", dijo el DT tiempo atrás a Olé. "Jugó con una molestia importante, pero él siempre tuvo la capacidad de entender el juego. Eligió el momento que tenía que acelerar y fue gol", agregó.



El golazo, uno de los ocho que hizo en 11 partidos de esa competencia, llegó a los 16 minutos del segundo tiempo. "Pedazo de jugador que es", "el gol salvador" y "genialidad del único, que es Riquelme", gritó Mariano Closs en su relato. "Al 50% de su rendimiento físico", agregó Fernando Niembro en el comentario, mientras JR celebraba con el Topo Gigio frente a la gente de Boca.

Luego, nueve minutos después, llegaría el 2-0 a través de Rodrigo Palacio y la fiesta total en el estadio Defensores del Chaco.



Pero la bronca que quedó en Paraguay esa noche del 24 de mayo del 2007 fue tal que enseguida aparecieron las acusaciones. "La zona donde fue infiltrado el señor Riquelme no era una zona muscular", dijo Edgar Alcaraz, el médico de Libertad, y también señaló al Cata Díaz y a Matías Silvestre.



Lógicamente, la acusación llegó rápidamente a la Argentina y en Boca se hicieron eco. Russo puso a Riquelme en el banco en el siguiente partido por el torneo para que participara del sorteo del control antidóping y evitar las suspicacias que hubieran surgido en caso de haberlo guardado. "Para disipar cualquier duda sobre la denuncia de doping que hizo el médico de Libertad de Paraguay", explicó el entrenador. "El objetivo era que siendo suplente también podría estar sometido a un control antidóping".

Hasta el cuerpo médico de Boca tuvo que dar una conferencia. "Nosotros presentamos la documentación sobre la infiltración a Riquelme en tiempo y forma. Me dolió mucho esta acusación, ya que todo se hizo reglamentariamente. De no haber sido así, no se habría podido realizar el control antidoping", explicó el médico Jorge Batista, quien mostró a la prensa las planillas en las que constaba el control realizado en ese partido justamente a Riquelme y también a Caranta, ambos sorteados parta el antidóping.



A fin de cuentas, en semifinales Boca superaría a Cúcuta ?de Colombia por 1-3 y 3-0 y vencería en los duelos decisivos con Gremio con triunfos 3-0 y 2-0. Para dar la vuelta olímpica en Brasil.







Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?