Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

No es la primera vez que un equipo de Brasil le gana la pulseada al Xeneize.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
24 de septiembre de 2020
elintransigente.com
Desde que Juan Román Riquelme asumió como Vicepresidente segundo de Boca, se pudo al frente de todo lo que tiene que ver con el proyecto de fútbol.

Esto no sólo implica a la primera división sino también a las divisiones inferiores. Algo que siempre buscó en cada mercado de pases fueron jugadores de Selección, que tengan las cualidades de darle un verdadero salto de calidad al plantel, pensando en ganar la Copa Libertadores.

Uno de los apellidos que se convirtió una una obsesión para el Diez fue Mauricio Isla, lateral derecho que se consagró bicampeón de la Copa América con la Selección de Chile. Había sido tentado por el Xeneize en enero, pero en su momento fue imposible sacarlo de su club. El pasado 30 de junio quedó libre del Fenerbahce de Turquía, y parecía que estaba todo dado para que sume a Boca. Sin embargo, el defensor terminó firmando con Flamengo de Brasil.

Esto trastocó bastante los planes de Riquelme, que tenía el deseo de sumar a un lateral derecho de categoría. Fue así que comenzó a analizar otros apellidos y posó sus ojos en uno de los defensores más prometedores de la Argentina. El club de la ribera fue a la carga por Fabricio Bustos, uno de los hombres más importantes de Independiente. El canterano del Rojo fue parte del equipo que ganó la Copa Sudamericana en el 2017 y hasta fue citado a la Selección Argentina.

Con 24 años tiene mucho para dar en el presente y un potencial aún mayor para explotar a futuro. Sin embargo, nuevamente el deseo de Román quedó trunco ya que el club de Avellaneda se negó a negociar. Para colmo, ahora parece que Bustos tiene muchas chances de terminar en un gigante de Brasil. Palmeiras viene a la carga por el lateral de Independiente, y están dispuestos a hacer una oferta importante para quedárselo.

Curiosamente todo esto se produce gracias Ángel Romero. Palmeiras estaba a punto de cerrar la compra de Andrés Herrera, defensor de San Lorenzo. Pero el atacante paraguayo quebró a su compañero en una práctica en algo que se convirtió en escándalo. Finalmente el club paulista debió pensar en una alternativa y posó sus ojos en uno de los jugadores apuntados por Riquelme. Nuevamente una serie de hechos hace que Boca se quede sin el refuerzo buscado.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?