elintransigente.com

Estuve un año sin jugar; el fútbol me mostró las dos caras