Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

La muerte del héroe de la selección italiana que ganó el Mundial 82, por el que se guardará hoy un minuto de silencio en Nápoles, llega el día en el que se jugará oficialmente por primera vez en San Paolo bajo la denominación del argentino.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
10 de diciembre de 2020
mundodeportivo.com

En el día en el que San Paolo le pasará los trastos oficialmente a Diego Armando Maradona, murió Paolo Rossi (Santa Lucía, Italia, 1956). Palabras mayores en Italia.

El héroe, y máximo goleador, de la selección azzurra que se proclamó campeona del mundo en 1982 ha fallecido hoy como consecuencia de una enfermedad incurable, dos semanas después de la muerte del astro argentino. Como no podía ser de otra manera, se guardará un sepulcral minuto de silencio en los prolegómenos del partido que la Real jugará hoy contra el Nápoles por el ‘Bambino de Oro’ que, aunque sea por 60 segundos, le robará el protagonismo a Maradona en el estadio en el que fueron rivales, primero con la Juventus, luego con el Milan y finalmente con el Hellas Verona, último equipo en el que jugó Rossi antes de retirarse en 1987 a los 31 años.

Rossi fue un delantero legendario a finales de los setenta y principios de los ochenta que, tras jugar sus primeros años en el Vicenza, con el que ascendió a la Serie A, y en el Perugia, fichó por la Juventus en 1981 tras haber marcado 52 goles en 86 partidos en sus primeras tres campañas en la Primera italiana. Antes, en 1980, fue sancionado con dos años por jugar al ser involucrado en una red de apuestas que fue conocida como el ‘Totonero’. Ya en la Juve, el entonces seleccionador italiano, Enzo Bearzot, lo convocó para el Mundial de España 82 pese a que se criticó la decisión ya que no tenía ritmo ni forma física y acabó siendo el héroe del campeonato.

Italia eliminó a Brasil (3-2) con un inolvidable hat-trick de Rossi -sus primeros goles del Mundial- que les dio el pase a semifinales y en la semifinal anotó los dos con los que los ‘azzurri’ se metieron en la final apeando a la Polonia de Boniek. En el partido decisivo ante Alemania, en el Bernabéu, una Italia superior (3-1) se llevó la Copa del Mundo, marcando Rossi el tanto que abrió el marcador, el sexto en su cuenta personal. El triunfo regaló las eternas imágenes de Sandro Pertini, presidente de la república italiana, celebrando la victoria en el palco saltándose todo el protocolo.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?