Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

A pedido de Ameal, el Xeneize jugará todos los partidos de local con la camiseta tradicional.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
27 de septiembre de 2020
ole.com.ar
Por eso, el nuevo modelo dorado, en homenaje al 80º aniversario de la Bombonera, no se estrenará frente a Libertad.

En Boca, con la de Boca. Podría ser un slogan de campaña o hashtag por el Día del Hincha. Pero no lo es. Se trata de una decisión política del club, una iniciativa de Jorge Amor Ameal para que el Xeneize continúe recuperando su "identidad". Por decisión del presidente, el equipo de Miguel Russo jugará todos sus partidos en la Bombonera con camiseta azul y amarilla. Sí, la tradicional, con la que Boca conquistó sus seis Libertadores de América.



"Es así: vamos a jugar de local con la camiseta azul y oro, tal cual marca la historia", le confirmó a Olé Ameal, quien en 2019 ganó las elecciones con una lista a la que no por casualidad resolvió llamar "Frente para Recuperar la Identidad Xeneize". Años atrás, Boca llegó a vestir camisetas violetas, rosas, verde fluorescente y otra blanca y negra a bastones.



La novedad surgió a raíz del lanzamiento de un nuevo modelo dorado con vivos azules y amarillos que debía estrenarse en mayo, con motivo del 80º aniversario de la Bombonera, pero que no llegó a lucirse por la pandemia. Ese modelo saldría a la venta este martes en la previa del partido ante Libertad a un valor estimado de $6.800. Eso sí: frente al Gumarelo, Boca vestirá su casaca original.



En lo que va del 2020 (es decir, de la gestión Ameal), Boca jugó todos sus partidos de local con la azul y oro: Independiente, Atlético Tucumán, Godoy Cruz (por la Superliga), Gimnasia y DIM. Y sólo usó la blanca con la franja amarilla en tres de sus cinco partidos como visitante: Colón, Caracas y nuevamente Godoy Cruz, pero por la Copa Superliga. "Se trata ni más ni menos que de recuperar la identidad xeneize, que es algo en lo que venimos trabajando desde hace mucho tiempo y que vamos a seguir haciendo. Debemos ser un club de puertas abiertas y fuertemente identificado con nuestros orígenes, de nuestro barrio y de nuestra historia", agregó Ameal.



¿Qué indica el reglamento en estos casos? El de Conmebol, por ejemplo, limita de cierto modo la libertad de Boca para elegir con qué camiseta jugar. De acuerdo al artículo 5.7 del Manual de la Copa Libertadores, referido a "Uniformes y equipamiento", antes del inicio de la competencia cada club debe enviar a Conmebol las tres combinaciones posibles de camiseta, pantalón y medias que serán utilizadas a lo largo del certamen: uno "oficial" y otras dos alternativas "contrastantes" entre sí. Luego, la misma Conmebol informa con diez días de antelación a cada partido los colores que vestirá cada equipo. De todos modos, aclara que "siempre que sea posible", designará el uniforme que haya sido declarado como "principal".



En cuanto al torneo local, el tema es mucho más flexible. Las disposiciones generales de la Liga Profesional aún no fueron oficializadas (ni siquiera se conoce el formato del nuevo torneo), pero el reglamento de la Superliga 2019/20 era bastante más permisivo con respecto a la elección de los colores. Los equipos también tenían que enviar sus tres modelos de indumentaria en la previa del torneo, pero llegado el caso podían solicitar un permiso especial para modificar esos modelos partido. Por ejemplo, por el lanzamiento de una nueva camiseta.

Igualmente, todo es conversable. En el último partido con Libertad, por ejemplo, los paraguayos pidieron jugar con camiseta rayada, pantalones y medias negras, el uniforme que viste históricamente en cada presentación como local, por lo que Boca respetó su indumentaria azul y amarilla pero aceptó cambiar las medias azules por las blancas para que no hubiera confusiones.

Aquello de "recuperar la identidad xeneize" no quedó sólo en palabras. Si bien queda mucho por hacer, el club fue dando pequeños pasos en pos de un Boca mucho más arraigado a sus raíces. Por empezar, volvió a abrirles las puertas del club a Juan Román Riquelme, el máximo ídolo de la institución, y junto con el 10 a varias otras glorias de Boca como el Patrón Bermúdez, el Chelo Delgado y Raúl Cascini, todos miembros del Consejo de Fútbol.



Y además de contratar a Russo, último DT campeón de la Copa Libertadores con Boca, renovó la estructura de Inferiores con apellidos que, en la mayoría de los casos, dejaron una huella en el club: Sebastián Battaglia (al frente de la Reserva), el Mono Navarro Montoya (ex coordinador, ya se despidió), Chiche Soñora, Blas Giunta, Tito Pompei, Walter Pico, el Chavo Pinto, Matías Donnet, Jorge Martínez y el Chipi Barijho.



Y las obras en la Bombonera también van por esa línea. Más allá de quitar los acrílicos de varias tribunas y reconvertir en popular la platea K (arriba de La Doce), además se renovó por completo la pintura del estadio y en estos días terminarán de colocarse las nuevas butacas azules en reemplazo de las celestes, que poco tenían que ver con los colores del club. Ah, también se decidió que la nueva publicad de Garbarino en la camiseta no incluya el logo de la marca por tener los mismos tonos que el escudo de River.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?