Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El Xeneize elegirá presidente y algo más a metros de la Bombonera.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
08 de diciembre de 2019
ole.com.ar
Gribaudo, el Principito del oficialismo. Riquelme, el caudillo de Ameal y Pergolini. Beraldi y Batistuta, la otra opción. Acá, la historia detrás y todo lo que tenés que saber. Mientras, Alfaro y compañía buscan defender la punta en Rosario.

Si es cierto aquéllo de que Boca es un país, la frase popular cobra cuerpo, se hace carne, realidad y se expresa en toda su dimensión en estas elecciones a presidente 2019. Por lejos, su nivel de rosca, de chicana barata, de triquiñuela de cuarto oscuro, no tiene nada que envidiarle a cualquier otro acto electoral de la época más áspera entre peronistas y radicales, unitarios y federales o conservadores y liberales. No hubo hasta aquí en la historia de ningún club -ni siquiera en la dramática votación que Daniel Passarella le ganó a Rodolfo D'Onofrio por seis votos en River en 2009-, una situación semejante. El barrio hace semanas que cambió de maquillaje: las paredes acumulan capa sobre capa de afiches. El de Angelici de ayer, lo tapa el de Ameal hoy y será de Beraldi mañana. Pintadas pro Román, anti Román. Pasacalles que se cruzan los piolines y el vote a tal o vote a cuál se mezclan en una ensalada indescifrable.

Mientras, a 301 kilómetros de La Boca, el equipo de Gustavo Alfaro (¿su despedida?) visita a Rosario Central en un partido especial por el pasado entre estos equipos y por el presente de la tabla: su el Xeneize gana, se asegura ser uno de los punteros hasta el año que viene. Puede ser en soledad o junto a Argentinos.



Acaso fue desde que Boca catapultó a Mauricio Macri al primer plano de la política nacional -de ser jefe de Gobierno de la ciudad a presidente de la Nación- que el sillón de la calle Brandsen 905 tomó un peso similar al de Balcarce 50, el de Rivadavia. La influencia de la política nacional está marcada a fuego en esta elección. Detrás de algunos candidatos hay armadores que juegan en las grandes ligas de de los partidos políticos tradicionales. Si Coti Nosiglia teje detrás de la candidatura de Ameal, si Juan Cabandié (el sábado nombrado ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable) cabildeó el acercamiento de Juan Román Riquelme a la lista de Identidad Xeneize, nombres como Marcos Peña articularon para Christian Gribaudo, un hombre de alta responsabilidades en el gobierno de María Eugenia Vidal. Y a nadie le escapa cómo el mismo presidente Macri se involucró en el armado de la lista del oficialismo, que le mandó mensajes personales a Riquelme para que se sumara a la candidatura del Principito, como se lo conoce a Gribaudo en la interna del club, y hasta hizo una última gestión personal para intentar convencer a Beraldi (que no tiene articuladores políticos, vale aclararlo) para que acuerde con Angelici. Hay, también, un componente coyuntural de alto impacto, que es la posibilidad de que el macrismo deje el poder en Boca después de 24 años, una gestión indudablemente exitosa a nivel deportivo y económico, en el que el club explotó parte de su potencial, pero que después de muchos años hay un evidente desgaste, que se refleja en las figuras políticas que fueron abandonando el sector. Tanto Ameal como Beraldi formaron alguna vez, con cargos de alto perfil, parte del mismo ciclo que hoy intentan destronar.



El actor que modificó la estructura del mapa electoral se metió de lleno en barro de la política y se movió como un pez en el agua prístina de un lago del Sur fue Juan Román Riquelme. Con evidente vocación de poder, exploró un acuerdo político con las tres listas que competirán hoy, con la fachada fingida de la búsqueda quimérica de la unidad . Más allá de las acusaciones de que Román condicionó su participación a cambio de frondosas sumas de dinero, JR supo moverse en el laberinto de chicanas con la misma soltura con la que gambeteaba piernas rivales. Riquelme se bancó las zancadillas de los mismos que tantas veces le palmearon la espalda y no se inmutó. Jugó tan rudo como le jugaron. Y se metió en la cloaca de cabeza, si temor a manchar su nombre hasta hace semanas inmaculado. El tiempo dirá si perdió más de lo que ganó. Pero lo hizo, y terminó arreglando con Ameal, en una decisión lógica por el enfrentamiento histórico que tuvo con el angelicismo. Si sobrevivía una relación de cordialidad, tenía más que ver con la necesidad de Riquelme por su partido homenaje. Al final, ni el espanto los unió.



En este marco, hacer una predicción de resultados es más propio de la ciencia esotérica que del análisis político. Si las encuestas es un terreno resbaladizo en las elecciones nacionales, en la de los clubes es directamente un berenjenal. Se pueden hacer mil sondeos, pero en el fondo el encuestador nunca sabrá si ese socio que le anticipa su decisión va a ir a votar o no. El número de electores, aquí, resulta crucial. Porque a menor nivel de votantes pesa más el aparato político de cada agrupación. En eso, el oficialismo le saca ventaja a sus competidores. Dicen cerca de Gribaudo que tienen un piso de 12.000 votos cautivos. Por eso Riquelme reclamó tanto que 'vayan todos a votar'. Se anticipa unos 30.000 votos en un universo de casi 90.000 socios en condiciones de hacerlo. Con 140 mesas habilitadas, el tiempo físico de nueve horas de acto comicial (de 9 a 18) no da para muchos más. Evidentemente, si el oficialismo buscó desesperadamente un acuerdo (Riquelme, Beraldi) es porque siente que la elección será la más dificil de todo el ciclo. La presencia de Román en la lista de Ameal, indudablemente, elevó la expectativa de una agrupación que estuvo bien posicionada en los sondeos, con el riesgo que esta afirmación conlleva. Y en la búnker de Beraldi confían en un dúo sólido (el otro Tano es un dirigente de larga historia en el club, con un Royco Ferrari de mucho arraigo en el Interior) y en que pueda recibir algún arrastre del oficialismo si éste, conforme la llegada de las boca de urnas, se siente perdedor. En definitiva, puras especulaciones de comité. Es de esperar que este clima enrarecido y cloacal que acompañó esta campaña para el olvido, se transforme en lo que Riquelme anticipó: una fiesta. Los últimos movimientos predicen un ambiente hostil, con mucho campo fértil para la guerra sucia. El nivel de histeria no ayuda, y en esto las elecciones nacionales fueron un bálsamo en comparación a la locura que se vive en el club. Y sí, Boca es un país...



TODO LO QUE TENÉS QUE SABER
¿CUÁNDO Y DÓNDE SE CELEBRAN LAS ELECCIONES?

Los comicios se van a llevar a cabo este domingo 8 de diciembre de 2019, de 9 a 18 horas, en la enorme carpa de 320 metros de largo que el club montó en la playa de estacionamiento que está ubicada sobre las vías del ferrocarril, a espaldas del sector de las plateas.



¿POR DÓNDE SE INGRESA?

Se dispondrá de tres lugares de acceso al sector de votación, por donde solo podrán ingresar los socios habilitados para participar de los comicios. Los mismos se establecerán sobre la calle Brandsen al 800 y sobre la intersección de las calles Irala y Aristóbulo del Valle y de Del Valle Iberlucea y Aristóbulo del Valle.



¿QUIÉNES PUEDEN VOTAR?

Podrán votar los socios vitalicios, activos y del interior, de ambos sexos, con un mínimo de dos años de antigüedad (anteriores al 5/11, fecha en la cual la Comisión Directiva llamó a elecciones) y que reúnan las siguientes condiciones: a) Estar empadronados; b) Tener paga la cuota social del mes de noviembre o certificado de estar al día o en el caso de los vitalicios el cupón del año de la elección; c) Acreditar identidad mediante la presentación del Documento Nacional de Identidad ó Pasaporte.



¿CUANTOS SOCIOS FIGURAN EN EL PADRÓN ELECTORAL?

El Reglamento General de Comicios establece que debe haber una mesa receptora de votos por cada 600 electores. Boca informó que el domingo habrá 143 mesas, es decir que son casi 86 mil los socios habilitados a emitir su voto.

¿QUIÉNES SON LOS CANDIDATOS?

Las fórmulas están compuestas por Christian Gribaudo y Juan Carlos Crespi (La Mitad Más Vos, del oficialismo), Jorge Amor Ameal y Mario Pergolini (Frente para recuperar la Identidad Xeneize, la lista de la oposición que tiene en sus filas a Juan Román Riquelme), y José Beraldi y Royco Ferrari (Volver a Ganar, oposición).



¿QUÉ PASA SI HAY EMPATE ENTRE DOS O MÁS LISTAS?

En caso de igualar dos o más fracciones el número de votos obtenidos, la Junta decidirá por aquella lista cuyo candidato a Presidente tenga más antigüedad como socio de la Institución.

¿QUÉ AUTORIDADES CONFORMAN LAS MESAS Y CÓMO FUERON DESIGNADOS?

Cada mesa tendrá un presidente -nombrado por la Comisión Directiva- y tres fiscales, uno por lista. Todas las autoridades de mesa deben estar empadronados como electores. Las mesas podrán funcionar con la presencia del presidente o suplente del mismo y en caso de ausencia de éstos, con cualquier suplente que designe la Comisión Electoral, aún cuando la mesa a la hora fijada para el comienzo de la recepción de votos no contase con la presencia de fiscales titulares o suplentes.



¿QUÉ PASA SI EL RELOJ MARCA LAS 18 HORAS Y TODAVÍA NO VOTÉ?

A la hora establecida para el cierre de los comicios la Comisión Electoral procederá a disponer la clausura de las puertas de acceso, pero las mesas recibirán el voto de los socios que se hallen dentro del recinto donde funcionan los mismos.

¿CÓMO SE CUENTAN LOS VOTOS Y QUIÉN ESTÁ A CARGO DE HACERLO?

El conteo estará a cargo de la Junta Escrutadora, constituida por cinco miembros titulares y tres suplentes, todos designados por la Comisión Directiva. En caso de ausencia de algún titular la Junta será integrada con los suplentes, en el orden de designación. Tanto los miembros titulares como suplentes deberán ser electores con una antigüedad mínima de cinco años y no ser miembros de ningún órgano social. El día de los comicios, momentos antes de que éstos finalicen, designarán entre sí un Presidente y un Secretario, no pudiendo la Junta adoptar ninguna resolución sin la presencia de -por lo menos- tres de sus miembros.

Finalizada la recepción de votos, el presidente de cada mesa labrará un acta de clausura, llenando los claros del formulario impreso que le será facilitado por los miembros de la Comisión Electoral, y la firmará conjuntamente con los fiscales que deseen hacerlo, introduciéndola en la respectiva urna, clausurando ésta con una faja de garantía que también firmará junto con los fiscales. De inmediato hará entrega de dicha urna a los miembros de la Junta Escrutadora de votos, que procederá a comprobar la inviolabilidad de la misma.



Acto seguido, la Junta Escrutadora verificará si las urnas contienen el número de sobres correspondientes a los electores que votaron según las actas de las respectivas mesas. Después procederá a abrir los sobres y contar los votos correspondientes a cada fracción, proclamando el resultado en voz alta.

La Junta Escrutadora podrá declarar nula la elección de una mesa cuando mediaren algunas de las siguientes circunstancias: a) No hubiera acta de la elección de la mesa; b) Hubiera sido maliciosamente adulterada el acta; c) El número de sufragantes consignados en el acta difiriera en más de cuatro sobres, en faltante o exceso con respecto a los hallados dentro de la urna.

Practicado el escrutinio el presidente de la Junta Escrutadora anunciará el resultado final, proclamando a los candidatos triunfantes, siendo éstos los candidatos que reciban mayor cantidad de votos.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?