Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Caracas logró un triunfazo en Medellín e igualó a Boca en el segundo puesto del Grupo H.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
17 de septiembre de 2020
ole.com.ar
El Xeneize deberá sumar ante Libertad.

No fue el mejor resultado el que seguramente vio Boca por televisión. De hecho, fue el que menos le convenía al equipo de Miguel Russo. Caracas, en la lejana Medellín, logró un triunfazo ante Independiente y se metió de lleno en la pelea del Grupo H de la Libertadores. Fue un 3-2 de locos, pero que le permitió a los de Sanvicente llegar a cuatro puntos, aunque con un partido más que el Xeneize. Fue tan importante lo que hizo el equipo venezolano, que fue el primero de su país en lograr un triunfo por Libertadores en tierras colombianas.

Todo empezó como terminó. Fue la visita el cuadro dominante. Se aprovechó de un DIM que lejos está de lo que alguna vez supo ser. Durante los seis meses de pandemia perdió a ocho jugadores, muchos de ellos titulares, y se las arregló con mayoría de pibes. Por eso sufrió ante un Caracas que no es la gran cosa ni mucho menos, pero siendo práctico y contundente se llevó los tres puntos para Venezuela y la ilusión de meterse entre los dos primeros.

Fue un partido de locos porque Independiente llegó al empate en los momentos clave del partido. La historia pareció escrita para que lo terminada dando vuelta: descontó de penal en la última del primer tiempo y llegó al 2-2 en la primera del segundo, tras un blooper del arquero. El 1 de Caracas sacó de arriba muy mal, le quedó la pelota a Leonardo Castro y el goleador puso el empate parcial. Era un gran resultado para Boca.

Sin embargo, duró menos de diez minutos. Un centro encontró la cabeza de Alexis Blanco, argentino que pasó por muchos clubes del Ascenso, y se terminó convirtiendo en el triunfo de los visitantes, que lo festejaron con alma y vida. La semana que viene, en casa, se jugarán gran parte de la clasificación. Recibirán en casa a Libertad con el objetivo de meterse ya entre los dos que pasan a la próxima fase.

No fue el mejor resultado el que seguramente vio Boca por televisión. De hecho, fue el que menos le convenía al equipo de Miguel Russo. Caracas, en la lejana Medellín, logró un triunfazo ante Independiente y se metió de lleno en la pelea del Grupo H de la Libertadores. Fue n 3-2 de locos, pero que le permitió a los de Sanvicente llegar a cuatro puntos, aunque con un partido más que el Xeneize. Fue tan importante lo que hizo el equipo venezolano, que fue el primero de su país en lograr un triunfo por Libertadores en tierras colombianas.

Todo empezó como terminó. Fue la visita el cuadro dominante. Se aprovechó de un DIM que lejos está de lo que alguna vez supo ser. Durante los seis meses de pandemia perdió a ocho jugadores, muchos de ellos titulares, y se las arregló con mayoría de pibes. Por eso sufrió ante un Caracas que no es la gran cosa ni mucho menos, pero siendo práctico y contundente se llevó los tres puntos para Venezuela y la ilusión de meterse entre los dos primeros.

Fue un partido de locos porque Independiente llegó al empate en los momentos clave del partido. La historia pareció escrita para que lo terminada dando vuelta: descontó de penal en la última del primer tiempo y llegó al 2-2 en la primera del segundo, tras un blooper del arquero. El 1 de Caracas sacó de arriba muy mal, le quedó la pelota a Leonardo Castro y el goleador puso el empate parcial. Era un gran resultado para Boca.

Sin embargo, duró menos de diez minutos. Un centro encontró la cabeza de Alexis Blanco, argentino que pasó por muchos clubes del Ascenso, y se terminó convirtiendo en el triunfo de los visitantes, que lo festejaron con alma y vida.

La semana que viene, en casa, se jugarán gran parte de la clasificación. Recibirán en casa a Libertad con el objetivo de meterse ya entre los dos que pasan a la próxima fase.



Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?