Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Carlitos no se olvida nunca de su lugar en el mundo y este martes pasó por su barrio: miró un partido que jugaron sus amigos de toda la vida y los saludó por las Fiestas.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
30 de diciembre de 2020
ole.com.ar

Russo todavía no definió si irá o no de titular ante River...

Nunca se olvida de su lugar en el mundo. Y cuando puede, va. Regresa. Aparece. Por eso, en estas horas, Carlos Tevez se dio una vueltita por Fuerte Apache a modo de despedida del año, para estar un rato con sus amigos, con su gente, con sus raíces. La excusa fue un partido de fútbol del que él, claro, no participó por razones lógicas, pero al que llegó para compartir un momento en el final del día.

Su presencia en el Fuerte ya no es una sorpresa, pero no deja de ser una novedad. Cada vez que Carlitos vuelve a esa canchita donde juegan todos y donde él pateó sus primeras pelotas, es un momento en el que se mezclan miles de recuerdos, de anécdotas, de momentos. De paso, teniendo en cuenta que será un fin de año especial, con Boca entrenando tanto el 31 de diciembre como el 1 de enero, encontró el momento para saludar a los suyos.





Es por eso que el martes se apareció por el barrio: allí jugaron un partido desafío el equipo de la familia Tevez, con su hermano Diego como capitán, y el equipo del Zurdo, un amigo de toda la vida del capitán de Boca. Y el 10 xeneize, que venía de jugar al golf (el deporte que lo divierte y a su vez le quita tensiones), fue un espectador de los últimos minutos.



Luego, claro, se quedó un ratito al asado del final, el que compartieron los dos equipos pero, principalmente, su gente. Allí, en el escenario donde se grabó la serie El Apache, la vida de Carlos Tevez, el ídolo sigue disfrutando, justamente, de parte de su vida. Sin olvidar sus raíces y siempre presente para estar con amigos o darle una mano a ese lugar en el que se siente uno más. Y en el que se lo ve siempre con una sonrisa. "Ahí está su tierra, su familia y lo ves al natural, como es él", cuentan quienes estuvieron en esa canchita donde de fondo se ve uno de los enormes murales con su rostro.



Tevez, así, buscó refugio en los suyos en la previa a un superclásico muy especial. Todavía no está definido si va a jugar o no con River, porque cuatro días después Boca recibe a Santos en la primera semi de la Copa, pero sus deseo de jugar siempre los partidos importantes nunca falta. Y más, teniendo en cuenta que puede llegar a ser el último o uno de los últimos clásicos de su carrera, en caso de que no haya otra final por la Copa.

Así, entonces, lo espera Carlitos. Revitalizado después de haberse dado la última vuelta del año con los suyos, con su familia, en su lugar en el mundo, en su cable a tierra...

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?