Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Carlitos no se quiere perder el superclásico, pero Miguel deberá evaluar si lo arriesga o no justo antes de la Copa.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
29 de diciembre de 2020
ole.com.ar

Si el Apache no juega el sábado, llegará a la semi con Santos con 14 días sin fútbol. El DT y su capitán, ante una decisión clave.

Suelen decir los jugadores de su edad que la mejor receta para mantenerse pleno, competitivo, a la altura, es jugar, jugar y jugar. Que cualquier parate, por la circunstancia que fuera, puede afectar esa necesidad, ese ritmo, esa fórmula. Y que pasados los 35 años, hasta los partidos tienen mejor rédito que los propios entrenamientos. Pues en ese escenario se encuentra hoy Carlos Tevez. ¿Será titular ante River el sábado para no perder esa continuidad/necesidad? ¿O Russo lo guardará para la semi de la Copa, teniendo en cuenta que el objetivo principal está ahí y que se juega apenas cuatro días después del Súper?

La imagen lo mostró el domingo en la Bombonera con un look pintoresco, un mate con el sello de su marca Apache y rodeado de los titulares que no estuvieron con el Globo. Ahí mismo, la situación de Tevez empezó a tomar forma: el capitán de Boca ya tuvo su descanso tras la clasificación a la semi y ahora, con la primera semana libre después de mucho tiempo por delante, se plantea la disyuntiva. Porque al sábado, se entiende, llegará fresco.



Hay un dato clave: entre la clasificación con Racing y la primera semi con Santos, transcurrirán 14 días. Es decir, si Tevez no jugara contra River, llegaría al partido contra los brasileños con dos semanas sin competencia. Lo cual no asoma como el mejor panorama para él. Algo que Russo, claro, también tiene en cuenta.

La última vez que Carlitos vivió una situación parecida fue en la previa al choque contra Inter, en Brasil. El 10 fue titular contra Talleres en el 0-1 en la Bombonera por el torneo local y recién volvió a jugar el 2 de diciembre ante Inter, en Porto Alegre, 17 días después. En el medio, no estuvo con Lanús el 20/11, luego el fallecimiento de Maradona impidió que se disputará el cruce con el Colorado justamente en ese triste 25/11 y tampoco fue citado para el choque contra Newell"s el 28/11, golpeado por la muerte del Diez.



Es cierto que, a pesar de esa inactividad de 17 días, en Brasil marcó el gol de la victoria, el que festejó en honor a Maradona, con la camiseta que Diego le regaló y que usó en el "81, pero él no se sintió en ese partido de la mejor manera, le costó meterse en el ritmo de juego. Y ese antecedente hoy juega en su cabeza.

Por eso mismo, el deseo de Tevez es jugar el superclásico. Si Russo le consultara, seguramente su posición será estar en los dos partidos, tanto con River como con Santos, aunque haya cuatro días de diferencia. Por esa razón física/futbolística, pero también porque esos dos encuentros serán trascendentes para definir el destino de Boca tanto en la Copa Maradona como en la Libertadores. Y no se los quiere perder.

Como si fuera poco, también hay en juego una cuestión sentimental. El del sábado también podría ser el último superclásico de la carrera de Tevez, si es que no hay cruce en la final de la Libertadores. De hecho, de lo que suceda en esta Copa puede marcar el futuro de Carlitos, por lo cual, el Boca-River más seguro que tiene por delante es el que se disputará el 2 de enero en la Bombonera. Y a eso habrá que agregarle la sed de revancha del capitán por cómo le fue en los recientes choques con el Millo. De hecho, su último Súper fue la eliminación de la semi 2019, justamente el último que se jugó.



Después, claro, Russo deberá evaluar los pro y los contra. Entre ellos, el fundamental: el riesgo que implica un partido con el peso emocional que tienen los Boca-River, la intensidad de disputa que suelen tener esos partidos y todo eso, con la cabeza también puesta en una semifinal de Copa, que nunca se puede subestimar, ni por instancia ni por rival, algo que Boca y Tevez tienen muy claro a partir del episodio con Independiente del Valle, en el 2016.

El escenario está planteado y será uno de los temas de la semana de Boca. La idea de Russo será armar un mix con titulares y suplentes y entre quienes estén capacitados para jugar dos partidos en cuatro días, deberá definir la situación de Carlitos. El capitán quiere estar. ¿Qué hará Miguel con él?

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?