Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El ídolo de Boca despidió a Segundo rodeado de su familia y de afectos cercanos, como el ex presidente Mauricio Macri, Chiqui Tapia y ex compañeros.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
23 de febrero de 2021
ole.com.ar

Russo le dio libertad para reincorporarse cuando lo considere necesario. ¡Fuerza, Apache!

Más allá de que Carlos Tevez ya venía asimilando lo que podía llegar a pasar, el golpe no deja de ser duro. El fallecimiento de su papá Segundo afectó mucho al 10, que este domingo abandonó la concentración de Boca en Rosario e inmediatamente se reunió con sus familiares para despedir a quién lo acogió de muy pibe. Y casualmente, este lunes se llevó a cabo la ceremonia en la que le dieron el último adiós.



Rodeado de sus amigos íntimos, algunos ex compañeros y por supuesto su familia, Carlitos vivió el entierro de su papá con mucha congoja, tristeza y dolor. Los restos de Segundo, quien en 2020 tuvo Covid-19 y luego presentó otras afecciones por las que terminó internando durante un largo tiempo, se encuentran en el Jardín de la Paz de Pilar, lugar que eligió la familia Tevez para que descanse.

Allí estuvo el ex presidente de Boca y de la Nación, Mauricio Macri, quien siempre fue muy cercano el ídolo de Boca. De hecho, el Apache debutó durante su gestión en el club. También asistió Claudio Tapia, el presidente de la AFA, de muy buena relación con el Apache. Y apoyando a Carlitos en este difícil momento además se lo vio al Flaco Schiavi, amigo del 10 y ex compañero con la azul y oro.



Por su lado, Miguel Angel Russo y su cuerpo técnico se pusieron inmediatamente a disposición de Tevez y su familia, si de hecho no sólo obviamente le dieron vía libre para que se volviera de Rosario unas horas antes de jugar con Newell"s, sino que además le dieron total libertad para que se reincorpore al plante y a los trabajos cuando lo considere necesario.

Por ahora no se sabe todavía qué día Tevez se sumará al grupo, aunque él mismo reconoció que en el peor momento de salud de su papá el fútbol era su distracción. Más allá de contar que lloraba en los entretiempos y que, incluso, antes de ser campeón de la Copa Diego Maradona le tocó contarles a sus hijas que su abuelo no tenía más posibilidades, el Apache dijo que el hecho de entrenarse, de jugar a la pelota, de estar en contacto con sus compañeros y gracias al cariño de los hinchas de Boca era una especie de escape y de refugio a mismo tiempo para no caer.

De momento es tiempo para que el capitán vuelva a tomar fuerzas junto a su familiares, junto a su mamá, una de las personas a las que más tuvo que contener el delantero de 37 años, y por supuesto junto a su esposa y sus hijos. Ya habrá tiempo para el fútbol y para lo que se viene, que, sabiendo de la personalidad que tiene Tevez, se cree que no será dentro de mucho. ¡Fuerza, Apache!



Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?