Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

El Apache sigue de duelo por la muerte de su padre.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
01 de marzo de 2021
elintransigente.com

Carlos Tevez está pasando por uno de los peores momentos de su vida.

El capitán de Boca sufrió la pérdida de su padre el domingo de la semana pasada, justo en la previa al encuentro contra Newells en Rosario. El Apache abandonó la concentración de la ciudad santafesina y viajó hacia Buenos Aires para estar con sus familiares y darle el último adiós al hombre que lo crio. Desde entonces no pareció por las instalaciones del Xeneize.

El Diez se ausentó durante toda la semana pasada, aunque muchos se animaron a presagiar su presencia en el día de hoy. Sin embargo, el atacante volvió a faltar, y puertas para adentro ya se empezaron a encender las alarmar entorno a su continuidad como jugador profesional. Lo que en principio parecía casi imposible la chance de que Tevez decida colgar los botines de un día para el otro, ahora nadie se anima a descartarlo.

Carlitos decidió darle prioridad total a su familia en este momento, y de hecho se refugió en su campo junto con su círculo íntimo, alejado de absolutamente todo. La madre del nacido en Fuerte Apache es uno de los que la peor la está pasando, y es por eso que más allá de que Tevez tiene un profundo compromiso con Boca, no quiere dejar desamparados a las personas que siempre estuvieron a su lado. Por eso ahora mismo no hay fecha de regreso.

El en seno íntimo del Xeneize son contemplativos, y entienden la situación que está pasando su figura. Por eso se comunican solamente para consultar su estado de ánimo, sin meter presiones ni apurar procesos. No obstante, ya empiezan a pensar en un posible retiro del jugador, aunque la intención del cuerpo técnico y del Consejo de Fútbol es alentarlo para que deje de jugar adentro de una cancha, tal como se merece su brillante carrera.

Ahora será momento de esperar, y ver qué determinación toma Carlitos. La realidad es que por su mente pasa la idea de dejar todo para avocarse a su familia, aunque también tiene el deseo de volver a jugar con el club de sus amores. Russo anhela por su retorno todos los días, y más aún ahora con lo que tiene que ver con las lesiones de Eduardo Salvio, quien se rompió los ligamentos y estará un mínimo de seis meses afuera, y Carlos Izquierdoz, que tuvo un golpe en la zona de las costillas y apunta directamente al Superclásico.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?