Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Cuando vuelva el fútbol en Argentina habrá que ver si ganan las urgencias o la memoria.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
19 de mayo de 2020
tycsports.com
uando Carlos Tevez volvió a Boca después de su expedición a China, se puso mucho énfasis en el tiempo que había pasado desde su último partido en Shanghai en 2017 y el primero en Boca en 2018.

Fueron 83 días para ser precisos. La lógica explicación de Carlitos y de quienes lo entrenaban en ese momento, tanto los mellizos Barros Schelotto como el Profesor Javier Valdecantos, era que necesitaría varios partidos para reencontrarse con su mejor versión. Todo esto siempre y cuando las lesiones no aparecieran para alterar el dibujo. Pero Boca no te da tiempo, las urgencias exceden nombres, ídolos, trayectorias y capitanías.


La continuidad anhelada chocó con molestias musculares y flojos desempeños, y Tevez nunca fue Tevez en todo 2018. Diría que casi tampoco en 2019, salvo pinceladas propias de un futbolista de élite. El arranque de 2020 nos trajo, me animaría a decir, su mejor versión en Boca desde que se fue a fines de 2004. Es decir, nunca se olvidó de jugar y la categoría no vence. Es solo cuestión de conseguir el ritmo que necesita todo jugador, sobre todo los que pasaron la barrera de los 30 años de edad. Es algo que aprendió Javier Mascherano en Barcelona. En 2017 había perdido la titularidad y jugaba a veces, poco, mucho menos de lo que estaba acostumbrado, y se lesionó como nunca antes en toda su carrera. Preocupado ante semejante seguidilla, el fisioterapeuta del club catalán le explicó que cuando se llega a determinada edad el verdadero mantenimiento físico se consigue en la competencia, no en los entrenamientos. Se fue a China y nunca más tuvo problemas físicos; jugó siempre. Volvió al país para representar a Estudiantes y ya vimos su excelente estado.


Boca no es el único equipo que tendrá jugadores grandes e importantes enfrentando el desafío de superar este intervalo eterno sin sobresaltos. Cada quien con sus tiempos y maneras de conducir. El dilema de Gallardo con su columna vertebral será resolver si los exige a fondo de entrada o les da el rodaje necesario para recibir de ellos (Pinola, Enzo Pérez, Fernández y el delantero que acompañe a Borré) lo que sabe que le pueden dar, porque ya se lo dieron. Lisandro López se ganó el derecho de que haya tolerancia si la necesitara, Maxi Rodríguez debería poder jugar mal 3 años completos para que alguien se atreva a sacarlo del equipo en Newell's. Sobran ejemplos en nuestro país. También sobran antecedentes de injusticias, ingratitudes, olvidos y atropellos. Sinceramente, deseo de todo corazón que el día que esta pandemia haya pasado de largo y vuelva a rodar la pelota en la Argentina los que supieron escribir páginas de gloria en nuestro fútbol y aún tienen ganas de seguir buscando más bronce encuentren en su camino cómplices y no impacientes, tanto en los bancos de suplentes como en las comisiones directivas y en las tribunas.


Volviendo al comienzo, por ser el ejemplo más visible, si Carlos Tevez continuara en Boca, para Miguel Angel Russo debería ser 'Tevez y 10 más'. Y si no fuera esa la idea, quizás lo más lógico sería no renovarle en julio. Lo saben el DT y Riquelme. En 40 días veremos si ganan las urgencias o la memoria. En Boca y en varios clubes más. Con Tevez y con varios más.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?