Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Angel Clemente Rojas, más conocido como Rojitas en el ambiente futbolístico, es considerado por la parcialidad de Boca como uno de los máximos ídolos de la historia.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
22 de julio de 2020
depo.com.ar
Fue gran protagonista en la década del ’60, hizo explotar con su juego alucinante a la Bombonera infinidad de veces Los que tuvieron el privilegio de ver ese quiebre de cintura, su arma letal, no lo olvidarán jamás. Su forma de jugar resultaba, para todos, un hecho impresionante y convocante.

Podía dejar en el piso a toda una defensa. Plasmaba en la cancha lo que traía de sus orígenes, la sabiduría del potrero. Rojitas brindaba espectáculo, ofrecía lo que más gustaba: atrevimiento, desenfado, caños y goles. Más de 20 peñas de Boca, a lo largo y ancho del país, llevan su nombre, e inclujso en el exterior; superando incluso a Diego Maradona, Juan Román Riquelme y Martín Palermo, entre otros grandes del club. Quizá por todo esto es que restan detalles para que se sume al Xeneize como dirigente, más precisamente como presidente de la Mutual de ex Jugadores de la entidad.




–¿Es cierto que fuiste convocado por Riquelme?

–Sí, y fue una enorme alegría. Me llamó a casa ofreciéndome que me hiciera cargo de la Mutual de ex jugadores. Si bien estamos en la etapa de tratativas, es un hecho que aceptaré el cargo. Con Román mantenemos una relación excelente, todos los funcionarios amamos a Boca y eso es fundamental. Debo confesar que la Mutual funciona muy bien, y todos los ex jugadores afiliados, el 30 de cada mes tienen depositados sus haberes. Antes, este cargo lo ocupaba Antonio Ubaldo Rattin, mi padre futbolístico. De jugador compartíamos la habitación, por orden de Adolfo Pedernera; así que nos conocemos muy bien y espero que pueda superar el difícil problema de salud por el que está atravesando.


–¿Con el presidente Jorge Amor Ameal también tenés mucha reciprocidad?

–Sí, es muy buena persona y nos conocemos desde hace más de 9 años. En privado, cuando nos reímos, lo llamo Clemental. A pesar que tiene su temperamento, es muy honesto y quiere muchísimo a la institución, que es mi segunda casa, ya que desde los 13 años estoy en Boca. Los conozco a todos y esta administración entró con el pie derecho, ya ganamos el primer campeonato que disputamos.



Angel Clemente Rojas debutó a los 18 años y se retiró joven a los 33. Estuvo en el equipo auriazul desde 1963 hasta 1971, participando de 220 partidos, entre ellos 16 Superclásicos y siendo estrella en muchos de ellos. Marcó 78 goles y obtuvo 5 títulos.

–Rojitas, ¿para los que no te vieron jugar, tu juego era parecido a qué jugador?

–Veo mucho fútbol, sobre todo los que jugaban en puestos similares. El más parecido a mí creo que fue el Burrito Ortega. Y algunas cosas las hacía mejor que yo. Teníamos un pique corto y un freno impresionante, demoledor, y una repentización semejante. Y él también, como yo, se agrandaba en los Superclásicos; los dos llevábamos el potrero a la cancha.

–¿Hay algún Superclásico que te quedó grabado para siempre?

–Hay uno que no lo olvidaré jamás y lo cuento muy seguido. En cada mesa de café me preguntan. Sucedió en el año de mi despedida, junio de 1971, en cancha de Racing, donde River hacía de local. El arquero de ellos era Carballo y el técnico era el brasileño Didí. Nosotros formábamos con Coch, después entró Curioni, yo y Tarabini, y Silvero el técnico. Perdíamos 3 a 1 y en menos de 15 minutos hice dos goles y empaté el partido. ¡Fue un sueño inolvidable!





ROJITAS SE REFIRIÓ A SU FUTURO EN BOCA, CONVOCADO POR RIQUELME
Compartir la nota

FÚTBOL ARGENTINO
FÚTBOL INTERNACIONAL
SELECCIÓN
POLIDEPORTIVO
TURF
MIRE, MIRE QUÉ LOCURA
INDUMENTARIA DEPORTIVA
DEPO GAMING
VIDEOS
ESTADÍSTICAS
Buscar en el sitio

¡SEGUINOS Y NO TE PIERDAS NINGUNA NOVEDAD!

FACEBOOK
TWITTER
INSTAGRAM

ENTREVISTA EXCLUSIVA
ROJITAS SE REFIRIÓ A SU FUTURO EN BOCA, CONVOCADO POR RIQUELME
21-07-2020 17:30

Angel Clemente Rojas, más conocido como Rojitas en el ambiente futbolístico, es considerado por la parcialidad de Boca como uno de los máximos ídolos de la historia. Fue gran protagonista en la década del ’60, hizo explotar con su juego alucinante a la Bombonera infinidad de veces Los que tuvieron el privilegio de ver ese quiebre de cintura, su arma letal, no lo olvidarán jamás. Su forma de jugar resultaba, para todos, un hecho impresionante y convocante. Podía dejar en el piso a toda una defensa. Plasmaba en la cancha lo que traía de sus orígenes, la sabiduría del potrero. Rojitas brindaba espectáculo, ofrecía lo que más gustaba: atrevimiento, desenfado, caños y goles. Más de 20 peñas de Boca, a lo largo y ancho del país, llevan su nombre, e inclujso en el exterior; superando incluso a Diego Maradona, Juan Román Riquelme y Martín Palermo, entre otros grandes del club. Quizá por todo esto es que restan detalles para que se sume al Xeneize como dirigente, más precisamente como presidente de la Mutual de ex Jugadores de la entidad.


En uno de los últimos partidos en La Bombonera, con Riquelme ya como dirigente del club, Rojitas fue invitado al palco y agasajado.
–¿Es cierto que fuiste convocado por Riquelme?

–Sí, y fue una enorme alegría. Me llamó a casa ofreciéndome que me hiciera cargo de la Mutual de ex jugadores. Si bien estamos en la etapa de tratativas, es un hecho que aceptaré el cargo. Con Román mantenemos una relación excelente, todos los funcionarios amamos a Boca y eso es fundamental. Debo confesar que la Mutual funciona muy bien, y todos los ex jugadores afiliados, el 30 de cada mes tienen depositados sus haberes. Antes, este cargo lo ocupaba Antonio Ubaldo Rattin, mi padre futbolístico. De jugador compartíamos la habitación, por orden de Adolfo Pedernera; así que nos conocemos muy bien y espero que pueda superar el difícil problema de salud por el que está atravesando.


–¿Con el presidente Jorge Amor Ameal también tenés mucha reciprocidad?

–Sí, es muy buena persona y nos conocemos desde hace más de 9 años. En privado, cuando nos reímos, lo llamo Clemental. A pesar que tiene su temperamento, es muy honesto y quiere muchísimo a la institución, que es mi segunda casa, ya que desde los 13 años estoy en Boca. Los conozco a todos y esta administración entró con el pie derecho, ya ganamos el primer campeonato que disputamos.


La amistad entre ellos viene desde hace varios años, cuando Román era jugador.
Angel Clemente Rojas debutó a los 18 años y se retiró joven a los 33. Estuvo en el equipo auriazul desde 1963 hasta 1971, participando de 220 partidos, entre ellos 16 Superclásicos y siendo estrella en muchos de ellos. Marcó 78 goles y obtuvo 5 títulos.


–Rojitas, ¿para los que no te vieron jugar, tu juego era parecido a qué jugador?

–Veo mucho fútbol, sobre todo los que jugaban en puestos similares. El más parecido a mí creo que fue el Burrito Ortega. Y algunas cosas las hacía mejor que yo. Teníamos un pique corto y un freno impresionante, demoledor, y una repentización semejante. Y él también, como yo, se agrandaba en los Superclásicos; los dos llevábamos el potrero a la cancha.

–¿Hay algún Superclásico que te quedó grabado para siempre?


–Hay uno que no lo olvidaré jamás y lo cuento muy seguido. En cada mesa de café me preguntan. Sucedió en el año de mi despedida, junio de 1971, en cancha de Racing, donde River hacía de local. El arquero de ellos era Carballo y el técnico era el brasileño Didí. Nosotros formábamos con Coch, después entró Curioni, yo y Tarabini, y Silvero el técnico. Perdíamos 3 a 1 y en menos de 15 minutos hice dos goles y empaté el partido. ¡Fue un sueño inolvidable!


Fue uno de los mejores jugadores de la historia de Boca y, sin dudas, sigue siendo uno de los máximos ídolos para la gente.
–¿Te arrepentiste de algo en tu enorme trayectoria?

–Sí, y es el día de hoy que sigo arrepentido. Fue en el desafío frente a River, el día de la fatídica Puerta 12, donde fallecieron más de 70 hinchas, en junio de 1968. El gran Amadeo usaba una gorra como cábala para atajar. Nos sacamos una foto en el medio de la cancha, y los grandes del plantel, sobre todo Silvio Marzolini y Antonio Rattin, me pidieron que se la robe. Le toqué el hombro, Carrizo se dio vuelta y le robé la gorra y entré a correr, me corrió unos metros y abandonó su intento. Después, los chicos que alcanzaban la pelota la recuperaron. No me perdono esa falta de respeto al mejor arquero de la Argentina. Me dolió mucho esa actitud desmedida y traicionera que tuve. Por suerte, pude pedirle perdón en una cena. Y en marzo de este año, cuando falleció, llamé a la casa y hablé con la hija y le expresé mis condolencias. Pero fue una ingratitud que Amadeo no merecía. Fue un monstruo y reitero mis disculpas.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?