Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

Román siguió la final desde su casa y felicitó al plantel por la consagración.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
18 de enero de 2021
ole.com.ar

Pero antes del partido, le dejó un chat con aire premonitorio al colombiano. Así lo vivió el vice y su Consejo...

Fue diferente todo. El escenario, el contexto, la circunstancia. Esta vez, no hubo palco con Juan Román Riquelme en la Bombonera. Esta vez, no hubo celebración con fotos en el campo. Esta vez, de alguna forma, todo fue con otra distancia, de otro modo. Lo concreto es que el segundo título de la gestión JR se vivió de una forma particular. Aunque la estrella 70 tiene razones para pesar en la historia, más allá de la decepción en la Libertadores, el gran objetivo gran.

Riquelme siguió el partido desde su casa, con su familia. Distinto a lo que ocurrió en la Superliga, con una Bombonera a tope, en la que se lo vio con mate en mano abrazado a su hermano Cristian. El domingo, todo fue en la intimidad. De todos modos, el vice y hombre fuerte del fútbol del club le hizo llegar las felicitaciones al plantel y al cuerpo técnico. Pero antes, le había dejado un mensaje a Cardona que hoy, a resultado puesto, puede parecer premonitorio...

El vice le envió un chat con el colombiano antes del partido, cuando Edwin estaba en el vestuario preparándose para salir a la cancha. "Jugá y disfrutá", fueron esas dos palabras que seguramente encendieron al colombiano más que nunca. Se sabe de la afinidad que el vice tiene para Cardona y también de la idolatría que el cafetero le tiene a JR. Román fue el hombre que lo trajo otra vez al club y le tiene mucha confianza. La respuesta, en la cancha, llegó con ese golazo...



Después, su Consejo vivió el partido desde uno de los palcos del Bicentenario de San Juan, con mucha intensidad y sufrimiento primero. Sobre todo, por el final del partido. Aunque luego lo festejaron mucho. "Lo importante en este caso era ganar", dicen que se les escuchó decir. Tanto Bermúdez, Cascini, Delgado como Cristian, el hermano de JR, se mantuvieron a un costado en la celebración de los jugadores, pero igualmente bajaron al campo al compartir ese momento. El que sí estuvo en el escenario de la premiación fue el presidente, Jorge Ameal.

Esto no quieren decir que puertas adentros no se haya valorado este título por la eliminación con Santos. Es cierto que la Copa era el gran objetivo y que hay una frase, made in Riquelme, que dice que "una Libertadores vale 10 campeonatos locales", pero la evaluación le apunta a la gestión de estos 13 meses y también al esfuerzo de la doble competencia, representada en esa frase de Russo, que tuvo buena recepción en el plantel. "Mientras la mayoría estaba de vacaciones, nosotros estábamos jugando otra final", les dijo el DT.



Riquelme y su Consejo entienden que en estos 385 días a cargo el balance deportivo es positivo, más allá del cómo y la forma en la que Boca se despidió de la Libertadores, que no es menor, que hay que atender y que generó gran preocupación interna. Pero en el repaso, la cuenta da dos títulos locales en 385 días, una semifinal de América, cuatro debuts de juveniles (Exequiel Zeballos, Alan Varela, Gastón Avila y Luis Vázquez) y todo con seis meses de parate por una pandemia que complicaron cualquier planificación.

A eso, habrá que sumarle un plus: Boca ganó los dos títulos que se disputaron en el fútbol argentino y dejó en el camino a River, algo que en la general también cuenta. En uno, la Superliga, se lo ganó cabeza a cabeza. Y en el otro, la Copa Diego Maradona, lo dejó afuera de la final de San Juan. Así, también, le impidió a Marcelo Gallardo lograr uno de los trofeos que le falta y, a su vez, permitió que el Xeneize alcanzara al Millo en la historia, con 48 estrellas locales por bando.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?