Menu Cerrar menu
Club de fans de Riquelme
¿Cuánto sabes de Riquelme?

La crítica de Angelici es lógica: Pipa había firmado y dado su palabra.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
12 de agosto de 2019
ole.com.ar
Cambió, forzó para irse y pasó de mimado top a despedida por la puerta de atrás.



Para qué prometer? ¿Para qué vender un mensaje si no e necesario, si igual la gente te quiere? Hace ruido ver así a Darío Benedetto, entrando en Marsella y ser aplaudido por franceses; a muchos hinchas y también a Angelici, quien blanqueó con razón que se quedó con bronca por la actitud del 9, que hizo todo para mudarse pese a los aumentos salariales, la palabra y al contrato, a que lo trataron como a un ídolo.

Cuando un jugador se quiere ir, es dificilísimo retenerlo más allá de cualquier papel, en todos lados. Pero hay formas de despedirse y Pipa se fue por la puerta de atrás, pasando inadvertido en la Bombonera que ovacionó a Nández en su adiós. Nada tapa su calidad y sus goles importantes (poco más de medio grito de promedio, aunque desperdiciando varios en su último partido de final con Tigre), pero tampoco eso tapa que haya defraudado con su manejo orquestado y toda la presión para salir anticipadamente aunque Boca lo necesitaba.



Puede ser el más fanático, puede amar los colores de chico, y por eso justamente debió manejarse de otra forma. El fue quien aseguró que seguiría hasta fin de año tras firmar un contrato millonario, hace no tanto. La decisión parece más un paso al costado ante un contexto complejo que el desafío de jugar en Europa, siendo que el Olympique no es un grande ni tampoco es una liga recontra competitiva, más allá de que esa haya sido su explicación. ¿Y el sueño de ganar la Copa, ya estando en octavos de final?

Pipa ganó títulos, incluso cumplió en la Libertadores pese a la derrota en Madrid, en la que pidió salir, con una ráfaga de goles clave. Esta salida así, forzada, por decisión propia y no de Boca, que lo necesitaba mucho más que al dinero y que terminó trayendo a una apuesta como Soldano, lo hizo perder crédito más allá del afecto que pueda haber. Y pasó de aquella ovación top en la Bombonera en el primer partido post final a esta huida veloz. Se fue lesionado e inactivo, llegó y al toque debutó...



Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
¿Cuánto sabes de Riquelme?